LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Premier League
Serie A
Liga Portuguesa
Liga Rumana
EN JUEGO
FC Hermannstadt HER

4

FC Voluntari VOL

0

Universitatea Craiova UNC

-

CS Concordia Chiajna CHI

-

Liga Turca
Kasimpasa KAS

-

Basaksehir BAS

-

Liga Mexicana - Apertura
Liga Venezolana - Clausura
FINALIZADO
Zamora F.C ZAM

2

Estudiantes de Caracas ECA

1

FINALIZADO
Academia Puerto Cabello APC

2

Caracas Fútbol Club CAR

0

Estás leyendo

Don Pepe y sus 40 hijos

MR. PENTLAND

Míster Pentland fue justo lo que la mayoría llevamos dentro: un entrenador. El precursor y más innovador. Este rincón tratará de su gremio. De los inicios, las trayectorias y las anécdotas de sus sucesores. Modestos y profesionales. Españoles y foráneos. De club o seleccionadores. Bienvenido. Pase y tome asiento.

Autor: Alfredo Matilla

Don Pepe y sus 40 hijos

Hace un par de semanas recibí una llamada del cineasta Juan Rodríguez Briso para pedirme el número de un mítico entrenador, Rudi Gutendorf, del que había escrito una entrada en este blog ‘Hormigas en el culo’, al estar en el Libro Guiness por su récord de equipos entrenados. Me alegró saber que quiere hacer un documental sobre su legendaria trayectoria. Sin quererlo, me volvió a confirmar que las buenas historias (estén mejor o peor escritas) siempre interesan. Así que me animó a buscar más. Aunque beban del anonimato. Zidane y compañía pueden esperar. Por eso, en este blog sobre técnicos, haré un hueco de honor al mejor técnico del mes, seguro que el mejor de lo que va de año y, si me apuran, del último trienio: José Julián López. No lo verán por la tele en la Champions, pero éste merece una peli.
 
A sus 52 primaveras, 25 años más tarde de que un servidor lo admirara bajo palos en mi añorado Gimnástico de Alcázar (Ciudad Real) y 16 después de que lo tuviera como entrenador en Tercera, este madrileño anda por Assouba (una aldea de dos mil habitantes en Costa de Marfil) haciendo de misionero, entrenador, profesor, padre (y casi madre), director deportivo, médico y todo lo que puede por un sueño llamado Academia Internacional de Sudcomoe. Un proyecto personal que, tras muchas penurias en su arranque en 2013, vive sus mejores días haciendo posible el desarrollo integral de la infancia a través del fútbol. Hasta LaLiga, implicada en proyectos solidarios, le ha subvencionado con 15.000 euros que provocarán 15.000 lágrimas de alegría.



Pepe, como le conocen en el mundo del fútbol tras sus años como portero (Alcorcón y Gimnástico, donde jugó en Copa contra el Sevilla de Maradona) y como entrenador (Gimnástico, Alcorcón, San Federico y Atlético Pinto), partió hace tres años junto a su amigo ‘Paquillo’ hacia un mundo lastrado por la pobreza, el analfabetismo, la malaria y el sida para crear una escuela de fútbol en la que, además de imitar a los ídolos, los chavales pudieran comer, creer, ilusionarse y mirar al futuro sin cerrar los ojos. “África y China son el futuro. Si hubiera mil locos más como yo saldrían cientos de profesionales. El objetivo prioritario es que vivan mejor y si alguno llega a ser futbolista, mejor. Ojalá. Por aquí vienen franceses y belgas a pescar, pero pronto se van. No les va lo de formar”, argumenta. En muchas puertas a las que llamó con sus planes le tildaron de loco. Pero tras presentar proyectos para Guinea Ecuatorial, Guinea Conakry y Uganda, un empresario francés le ‘compró’ sus ideas y le ayudó a emprender una nueva historia que tenía pinta de temporal, pero que ya lleva tres años en pie con 40 futbolistas. En septiembre, Merche, su mujer, se unirá al proyecto con planes incluso para la población femenina. “Ojalá nos quedemos allí toda la vida. Cuando me preguntan siempre digo que tengo 40 hijos”.
 
Pepe llegó, vio y ejecutó. Readaptó un residencia abandonada por unos jesuitas y la reformó (y la sigue reformando junto a dos entrenadores y dos profesores) para dar cabida a unos cuantos privilegiados. Tras hacer varias pruebas a unos dos mil niños y observar cientos de pachangas por las calles, los elegidos fueron dejando sus aldeas entre semana para instalarse en esta especie de Masia. “Muchos llegaban sin familia por la guerra. Algunos, como mucho, tenían abuelos. La mayoría comía lo que robaba”, reconoce Pepe. “Los primeros tres meses, en los que yo no hablaba nada de francés, fueron muy duros. Pensé volverme de inmediato. Lo peor, tanta enfermedad: llegué a enterrar a un niño de dos años. Jamás lo podré olvidar. Allí no tienen de nada. Pero cada vez que llegan a las seis de la mañana al campo de entrenamiento con una sonrisa, me dan la vida y hacen que siga trabajando. Jamás podría dejarles tirados”.
 
Pepe convive con ellos. Los despierta a las cinco para entrenar con los primeros rayos de sol y los acuesta a las ocho y media, tras un duro día de clases (se ha erradicado el analfabetismo en la residencia) y entrenamientos y, por fin, con cuatro comidas en el cuerpo. “Comen arroz los 365 días del año con algo de pescado el 90% de las veces, alguna vez con carne dura de vaca y muy de vez en cuando con pollo, que es un lujo”. Los chavales son conscientes de todo lo que les ha cambiado la vida. Por eso han decidido comer todos un poco menos cada día para poner cinco platos de más e invitar a diario a otros niños de la aldea para que se unan a la mesa. Esa conciencia convierte a esta plantilla en una familia. Pepe, cada vez que regresa a España, aprovecha para volver cargado de material deportivo o escolar que le donan excompañeros, clubes, anónimos y mecenas de buen corazón. Pero no siempre es fácil adaptar el nuevo y desconocido mundo en un ambiente tan precario. “La primera vez que les llevé botas para que dejaran de jugar descalzos no fue fácil. A los pocos minutos se las tenía que quitar. No se adaptaban y les hacían daño. Preferían jugar sin ellas…”.
 
Pepe dirige chavales desde categoría benjamín hasta infantiles. Allí no hay competición, así que juegan amistosos con chavales bastante más grandes que ellos en edad juvenil. Llevan dos años y medios sin perder (120 partidos) y desde hace dos años, gracias a la esponsorización de ARC y Mirsalife, ya compitieron con las mejores canteras en España en la Madrid Sur Cup, donde ya fueron campeones, y en el Cotif Youth Cup (cuartofinalistas compitiendo con equipos dos años mayores). “Venir a España es un lujo. Verla a través de sus ojos es maravilloso. La primera vez que los traje, estuve un mes hablándoles del viaje. Para prepararles. Uno de los críos me preguntó que en cuántos aviones íbamos a desplazarnos. Creía que no le había entendido por el idioma. Me lo repitió y me quedé alucinado. Le dije que en uno, todos juntos y que con más gente. Me dijo que no me creía. ‘Yo los veo a veces por el cielo y son muy pequeñitos. Ahí no cabemos todos”. La llegada a Barajas resume sus vidas: “No querían bajar por las escaleras mecánicas ni meterse en los ascensores. Les daba miedo”.
 
Pepe hace todo esto porque siempre fueron antes los demás que él. En Costa de Marfil tiene un sueldo fijo pero que, en cualquier caso, es menor que el que tenía en Pinto como director deportivo. Pone todo de su parte para intentar esquivar los peligros. Sobre todo las enfermedades. Por eso, pese a entrenar a 40 grados, casi siempre va con su chándal y una camiseta de manga larga para no atraer a los mosquitos (“son aviones”). Alguna vez, en vez de comer arroz se da el lujo de hacerse una ensalada y hasta se ha alquilado un apartamento a cinco kilómetros de la residencia, donde va cuando llega la noche para contactar con la familia a través del WhatssApp o Skype. “Pedí a la compañía Orange que por qué no ponían una antena para que las comunicaciones fueran mejores y fueron tajantes: ‘si el 90% no tiene luz, ¿no querrás una para ti solo…?”.
 
Así vive y da su vida Pepe López, el mejor técnico del mes, seguro que el mejor de lo que va de año y, si me apuran, del último trienio. Tiene tanta fe en ampliar la residencia y consolidar esta academia que se está sacando el título de agente por si puede lograr que algún talento dé el salto a Europa cuando cumpla 18. Mientras, cuenta la aventura en www.afisudcomoe.com y lucha por recaudar más fondos para beneficio de sus hijos. No ya para que puedan progresar, que ya lo hacen, sino para mejorar y dar que hablar este verano cuando vengan a España, en aviones minúsculos, a seguir su racha triunfal.

Pepe11111

Pepe33333

Pepe444444

Pepe2222


1 Comentarios

Mostrar
avatar

miguel a campo

Me a encantado leer tu blog, y saber de pepe lopez despues de taitantos años, me alegra que le vaya bien puesto siempre a sido un tipo peculiar y con una mente inquieta que le ha llevado a nuevos retos, tambien me pone contento saber que a este que casi eres don alfredo jeje, a ver si nos vemos pronto un saludo cordial M Campo

02/19/2016 11:20:43 PM