Estás leyendo

RTVE sacia el hambre de Giro

Pedaladas

Vamos a hablar de ciclismo, pedalada a pedalada. De sus gestas y de sus miserias. Desde mi experiencia como periodista en treinta grandes vueltas y en otras múltiples batallas...

Autor: Juan Gutiérrez

RTVE sacia el hambre de Giro

La gran noticia ciclista de la semana recién terminada fue el anuncio de que RTVE retransmitirá en directo el Giro de Italia. Y no lo digo porque haya sido yo quien adelantara la noticia, ni mucho menos. Al contrario, el lunes pasado escribí un tuit como tantas otras veces, con una intención meramente informativa. Y de repente me sentí abrumado por la cascada de retuits y de clics en favorito. Que la nueva era importante, estaba claro, pero esa reacción me demostró que los aficionados al ciclismo están hambrientos de Giro, deseosos de que una de las mejores carreras del calendario esté otra vez en la cadena estatal, donde no se asomaba desde 2006. RTVE regresa, además, con Alberto Contador entre los participantes. Garantía de audiencia.

Co

El anuncio del Giro no llegó solo. RTVE televisará también el paquete entero de RCS (Milán-San Remo, Tirreno-Adriático, Lombardía…), más una serie de carreras belgas y suizas. Si a eso se añaden las competiciones de ASO, con el Tour de Francia y la Vuelta a España al frente, resulta que Teledeporte ha pasado de estar a punto de desaparecer en una reestructuración del ente público, a retransmitir prácticamente entero el calendario ciclista más relevante.

El aficionado español al ciclismo estaba un poco cansado de tener que bucear en los streamings para ver carreras de primera fila, mientras que el canal público temático retransmitía insípidas rondas iniciales de torneos de tenis. El hastío llegó a tal punto que Teledeporte se ha ganado el sobrenombre de Teletenis. Yo no voy a atacar aquí a otros deportes, porque de todos es sabido mi espíritu polideportivo. Me gusta el tenis, me gusta el balonmano y me gusta prácticamente todo, pero servido en sus dosis, en su momento. Yo creo que nadie se va a ofender por un partido de Nadal o Federer, por un Masters 1.000 o un Grand Slam. Pero quedarse sin ver una gran clásica a cambio de un Fulanito-Menganito (no utilizaré nombres propios, por no ofender) encrespaba un poco al personal.

Tampoco voy a enseñar a los compañeros de Teledeporte cómo deben hacer su trabajo, porque desconozco los condicionantes a los que se enfrentan. Eso sí, desde fuera, puedo asegurar que mantener un equilibrio entre tenis y ciclismo, dos de los grandes deportes alternativos de este país, es mucho más justo para la audiencia. Siempre unido a esa función pública, que a mi entender está haciendo muy bien, de abrir sus puertas a otras disciplinas cuando las selecciones nacionales afrontan sus momentos cumbre de la temporada.

Tve

Hubo un momento en el que RTVE televisaba en La2 todo el calendario nacional. Muchas veces carreras insulsas, que acumulaban un soporífero sprint tras otro, en las que las figuras no se prodigaban o sólo acudían para rodar, y donde los organizadores estaban más pendientes de lucir autoridades y patrocinadores en el podio que de fomentar trazados atractivos. Aquello, entre otras varias cosas, mató al ciclismo español. Ahora Teledeporte vuelve con una visión más internacional, más enfocada a lo que verdaderamente interesa al público. Y a su estela, quizá, podrán volver las carreras españolas. Las pocas que han sobrevivido, creo que han aprendido la lección. Sólo hay que chequear y comparar sus recorridos con los de entonces para comprobarlo.