Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Liga Endesa ACB
EN JUEGO
Baxi Manresa MAN

55

Iberostar Tenerife TEN

75

Kirolbet Baskonia BAS

-

Coosur Real Betis BET

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

UCAM Murcia MUR

-

Valencia Basket VAL

-

Unicaja MAL

-

Premier League
Liga Holandesa
EN JUEGO
Zwolle Zwolle ZWO

2

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

1

Groningen Groningen GRO

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heracles Heracles HCL

-

Estás leyendo

Campanal II, el coco del Madrid

Campanal II, el coco del Madrid

Repasando revistas antiguas, topé con una entrevista a Di Stéfano en El Gráfico, mítico semanario argentino. Le preguntaban por los defensas centrales de España:

—En España hay muy buenos defensas centrales, como Garay, Parra... Pero cuando me tengo que enfrentar siempre a ellos, suelo dormir bien la noche antes. Sin embargo, cuando tengo que jugar contra Campanal no puedo conciliar el sueño.

Una vez le pregunté por él a Kopa, y enarcó las cejas:

—¿Campanal? ¡La catastrof!

Marcelino Campanal, Campanal II en sus inicios, se llamó así en honor a su tío materno, delantero centro de la delantera sevillista conocida como Los Stuka: López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal. Huérfano de guerra, su madre le mandó a Sevilla, con su tío. Ni uno ni otro se llamaban Campanal. Ese nombre era el de una marca de fabadas de la familia. Campanal I se llamaba en realidad Guillermo González, y Campanal II, Marcelino Vaquero González. Pero entre ambos hicieron de aquella vieja marca de fabadas una palabra con resonancias de leyenda futbolística.


Si Guillermo Campanal, Campanal I, fue un gran delantero centro, su sobrino, Campanal II, fue un defensa de rompe y rasga, espléndido jugador, atleta superdotado que no despuntó en esta modalidad deportiva porque no se dedicó a ella. Le midieron 10,8s en 100 metros lisos y 7,25m en longitud, registros que en su momento le hubieran dado sendos récords de España. Se discutía si en 60 metros ganaría Gento o ganaría él, pero nadie discutía su superioridad en el salto sobre cualquier otro, porque tal cosa se podía comprobar palmariamente en las fotos, en las que se le veía siempre dominando a cualquiera con la misma superioridad que mostró años después Santillana: la cadera, o incluso las rodillas, a la altura de la cabeza del rival.

Era un tipo caliente, un camión sin frenos, un bravo dispuesto a dejarse el último centímetro cuadrado de piel en cualquier jugada. Ganador. O el que nunca se entrega en caso de derrota. Tanto carácter le costó una vez dos días de prisión en Portugal, hecho sin precedentes ni consecuentes, que yo conozca. Fue con ocasión de un partido amistoso en Oporto, que no lo fue tanto. El Oporto esperaba en aquel partido al Sevilla con sangre en el ojo, por la lesión grave pocos días antes de su jugador Duarte en partido jugado contra el Espanyol. Poco tenía que ver el Sevilla en aquello, pero la rivalidad hispano-lusa, muy latente en aquellos años, cargó de tensión el partido. Avanzada la segunda parte, un salto del lateral sevillista Santín, sobre el extremo izquierda portugués, Morais, desencadenó la tormenta. Teixeira, delantero centro portugués, acudió a agredir a Santín y allí se lió la de San Quintín.

Saltó la policía, el árbitro dio por terminado el partido y todo el Sevilla ganó el túnel salvo Campanal, que se hizo con un banderín de córner y no dejó títere con cabeza. Atacado por todos, público, policía y jugadores del Oporto supervivientes, se refugió en el rincón de una portería para protegerse con la red y que no le atacaran por detrás. Cuando por fin fue reducido, le llevaron a un calabozo, donde pasó dos días, hasta ser rescatado previo pago de una fuerte multa y con la intervención del embajador de España en Portugal, a la sazón José Ibáñez, sucesor en el cargo de Nicolás Franco.

Pero estaba con el Sevilla y el Madrid. Se enfrentaron en la tercera Copa de Europa, temporada 57-58. El Madrid había ganado el curso anterior Liga y Copa de Europa. Participaba como campeón de Europa. Su plaza como campeón de Liga corrió a favor del Sevilla, segundo en la Liga 56-57. El Sevilla había alcanzado esa plaza gracias a la buena mano de Helenio Herrera, pero este ya se había ido, y nada era lo mismo. Con todo, el Sevilla avanzó eliminatorias hasta cuartos de final, cuando choca con el Madrid. Poco antes han jugado en la Liga, en el Sánchez Pizjuán, y ha ganado el Sevilla 3-2.

El partido del Bernabéu se juega con pasión por ambas partes, y con el fútbol encendido. Es el primer choque entre dos equipos españoles en Europa. Al descanso se llega 2-0 y el segundo gol del Madrid es de antología, con un centro de Gento desde la izquierda que dejan pasar entre las piernas Di Stéfano y Marsal y finalmente Kopa remata a gol. Quizá el tanto más bonito del Madrid en aquel serial de las cinco primeras copas. En la segunda parte, el Sevilla defiende el fondo sur, helado, porque allí nunca daba el sol y estábamos a 23 de enero. El marcador se eleva hasta el 8-0. Con el 4-0, hay una bronca. Campanal pega a Marsal, el árbitro expulsa a los dos. Luego se sabrá que Marsal había escupido al sevillista.

La vuelta la gana el Sevilla 2-0. El Madrid sigue. Será campeón por tercera vez consecutiva. Queda sangre en el ojo.

El último día de agosto de ese mismo año vuelven a enfrentarse en el Trofeo Carranza. El Sevilla había ganado las tres primeras ediciones del Trofeo, que iba a más. Ya era un cuadrangular. Tras ganar respectivamente al Roma y al Austria de Viena, Sevilla y Madrid juegan la final en un ambiente apasionado. Está delante el Madrid 1-0, con gol de Di Stéfano, cuando al borde del descanso se desencadenan unos incidentes tremendos. En respuesta a una entrada de Marquitos a Arza, Campanal replica con otra tremenda a Santisteban, frágil medio madridista, en edad aún casi juvenil, y tenido por algo así como el benjamín por todo el equipo. El árbitro, Blanco Pérez expulsa a Campanal, pero este se niega a irse, porque aduce que antes debió ser expulsado Marquitos. (Para la época, sin tarjetas, las expulsiones directas, aunque contempladas por el reglamento, eran poco frecuentes).

Era el minuto 42. El árbitro decreta el descanso, a ver si así se calman los ánimos. Pero la tensión no baja. El Sevilla exige que juegue Campanal la segunda parte, el árbitro se niega. El Sevilla exige entonces que cuando menos se le permita sustituirle. Acaba por bajar el propio Santiago Bernabéu al vestuario, donde hay una negociación con el presidente del Sevilla, Ramón de Carranza, y su hermano, el alcalde de Cádiz, José León de Carranza, hijos ambos del hombre en cuya memoria se disputaba el trofeo. Al final, Bernabéu accede y el Sevilla sustituye a Campanal por Pepín. La segunda mitad se jugó 11 contra 11. El descano se alargó inusualmente, como es de suponer.

(La leyenda suele cambiar estos hechos y traducirlos en que el Madrid, en la persona de Bernabéu o Di Stéfano, según las versiones, expulsó a Campanal. Basta leer los periódicos del día siguiente para certificar lo que pasó).

El público sevillista, que era mayoría, la tomó con Di Stéfano, coreando un canto en su contra, a lo que él respondió moviendo los índices como si dirigiera la orquesta. Gento marcó otro gol y el Madrid ganó 2-0.

Hoy, Campanal vive feliz en su Asturias natal. Acumula ya más de 100 medallas de oro en campeonatos de atletismo de veteranos. Aun con una rodilla hecha polvo, hace marcas estimables en velocidad, salto y lanzamientos. Y recuerda con cariño aquellos buenos viejos tiempos. No hace mucho hablé con él de estas cosas:

—Eran buenos, pero se quejaban mucho. No lesioné a ninguno. Y la lesión más grave que yo tuve fue en un choque con Gento.

Campanal


15 Comentarios

Mostrar
avatar

Andrés Romero

Felicitarle en primer lugar por estas pinceladas de otras épocas de nuestro fútbol que muchos, por razón de edad, no han conocido. Grandes duelos aquellos de Campanal - Di Stefano.....

Y en segundo lugar, comentarle que el resultado de la vuelta de la eliminatoria de Copa de Europa, fue en realidad empate a dos goles y no victoria sevillista por dos a cero. Yo era muy niño, soy de Sevilla y lo recuerdo perfectamente.

Gracias.......

08/18/2014 08:52:58 AM

avatar

Manuel Miguel

Siendo muy meritoria la Historia de Marcelino Campanal,acabó jugando en el Real Aviles,su último partido de promoción a segunda contra el Santander,por cierto jugo lesionado,había jugado en el Deportivo de La Coruña su último año,era un jugador temperamental,y poco técnico,cierto es que el fútbol de aquella época se significaba por cierta agresividad que gustaba al público,y contaba con la permisibilidad de los árbitros,no cabe duda de que Campanal fue un jugador de fútbol muy Singular,por su carácter,y físico,que marcó un estilo en aquella época,con uno o más de técnica hubiese sido de lo mejor.

08/18/2014 10:08:10 AM

avatar

anyui

Sabido es por todos y omitido por usted , que en este partido fue Di stefano quien el vestuario comento que si jugaba Campanal el no salia a jugar..........

08/18/2014 10:49:18 AM

avatar

José Miguel Vidal Egea

El partido de vuelta con el Sevilla, de la tercera copa de Europa, acabó 2-2. Goles de Payá y Pahuet por el Sevilla y dos de Pereda por el Madrid. En su artículo indica que perdió el Madrid 2-0. Día 23 /2/1958.

08/18/2014 01:44:52 PM

avatar

JOXEAN

yo le trato a menudo en entrenamientos de gimnasio y atletismo,al margen de la amistad q nos une.Es un señor super ameno a pesar de estar a punto de cumplir 83 años.es como estar dentro de la historia de la segunda mitad del siglo XX cuando estas charlando con él,al margen de lo bien q analiza el futbol y los futbolistas de la actualidad. con lo q hay por las radios es un desperdicio.

08/18/2014 04:56:37 PM

avatar

arsenio

Efectivamente, Campanal era más un atleta, que un buen jugador de fútbol. Le ví un montón de veces, incluso en el 8-0 del Bernabéu.

Me gustaria saber que es de Mangriñán, aquel jugador del Valencia, que una tarde anuló a Don Alfredo Di Stefáno, a base de un marcaje duro, ferreo y encimista.

Gracias Sr. Relaño, una de las personas que más entienden y saben del fútbol.

08/18/2014 10:22:09 PM

avatar

manuel vazquez

aparte del resultado de vuelta que efectivamente fue de empate a 2, mi padre me conto, por que presencio el partido y ademas era amigo de un jugador sevillista que jugo ese partido, fue Diestefano quien impuso la expulsion de Campanal, si no era asi no saltaba al campo el Madrid, tan verdad es esto, que el Sevilla por decision de su asamblea estuvo mas de 20 años sin jugar el trofeo Carranza

08/18/2014 11:20:28 PM

avatar

manuel vazquez

Di Stefano tenia literalmente panico a jugar en Nervion. Referente a la foto del articulo, la que realmente es expectacular y la mas famosa en Sevilla, (yo la veia de niño en una peluqueria donde iba a cortarme el pelo) es una de Capanal saltando con Kubala en el viejo Nervion, donde los dos saltando, Campanal tiene los pies a la altura de la cabeza de kubala,simplemente expectacular y yo no he visto nadan igual, si pueden publicarla se lo agradeceria Sr. Relaño

08/18/2014 11:28:32 PM

avatar

roberto

En contestación a D. Arsenio, si es cierto que tuvo ud. la fortuna de ver a Campanal jugando, le presupongo cierta edad, por Dios no utilice ese ''ENCIMISTA'' por favor se lo pido, no nos dejemos influir por malos comentaristas que no saben utilizar su idioma, o pretenden ser originales e innovadores. En nuestro idioma existen palabras de sobra por ejemplo presionar, me puede explicar que es eso de encimar? añadir enzimas? por favor es lamentable como se inventan significados a palabras ya existentes. No colaboremos gracias y discúlpeme si le he podido ofender

08/19/2014 11:47:38 AM

avatar

Jorge

Una corrección a uno de los comentarios. El último partido de Marcelo ni fue ante el Santander ni fue de Promoción, sino ante el Bilbao Atlético, en San Mamés, el 18 de mayo de 1969. Era un partido importantísimo de cara a la Promoción de Ascenso y, con la derrota (2-1), el Real Avilés salió muy tocado de "La Catedral". Aún quedaban 3 partidos, pero Marcelo ya no jugaría más.

Relaño ¿por qué los medios de comunicación y, sobre todo, los organismos federativos, no tiran más por la historia de nuestro fútbol? Saludos desde Avilés.

08/19/2014 05:21:47 PM

avatar

joferto

PEDAZO DE JUGADOR, TODO GARRA Y TESÓN, VERDADERO EXPONENTE DE LA FURIA ESPAÑOLA, ADEMÁS DE CALIDAD, Y ENDEMONIADO EN SU ÉPOCA POR LOS DE SIEMPRE CON SU RESPALDO MEDIÁTICO COMO SIEMPRE, A LOS QUE LOS TENÍA CAGAÍTOS. FIGURA A RECORDAR CON LOS GRANDES DEL FÚTBOL ESPAÑOL.

08/19/2014 06:23:34 PM

avatar

Marcos

Grande Marcelo como deportista, pero mucho más grande como persona, tengo la gran suerte de ser su amigo y os puedo asegurar que es todo un ejemplo. Una lástima que en Avilés aún no le hayamos reconocido sus logros. Que menos que el Estadio o una calle llevase su nombre

08/20/2014 09:58:29 AM

avatar

Roberto

"No lesioné a ninguno...." que frase, que excusa mas fenomenal para ser un jugador antideportivo, seguro que ahora hay algunos que piensan lo mismo, las peores lesiones no son por entradas y las peores entradas quedan impunes, no está bien alabar ciertos comportamientos.

08/20/2014 09:11:46 PM

avatar

Javi

A los que intentan acusar a Di Stefano de nosequé, quizá deberían fijarse en lo que cuentan. O sea, Di Stefano dijo que si salía a jugar un jugador EXPULSADO por juego violento, él no salía. Pues qué queréis que os diga, si es verdad, me parece lo más natural del mundo. Y alucinante que alguien se lo reproche. Lo escandaloso es que se permitiera sustituir a un expulsado, la verdad. Muchas gracias al señor Relaño (porque Don Alfredo es otro) por estas historias.

08/21/2014 06:49:03 PM

avatar

NO-DO Nostálgico

Reescribiendo la historia en un agosto de 2014.

Encomiable tu esfuerzo propagandístico !!!

Espero que Flo te lo siga recompensando como tú sabes.

08/21/2014 08:18:49 PM