Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Albacete Albacete ALB

-

Liga Endesa ACB
Iberostar Tenerife TEN

-

Movistar Estudiantes EST

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Coosur Real Betis BET

-

Unicaja MAL

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Liga Holandesa
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Twente Twente TWE

-

Groningen Groningen GRO

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Willem II Willem II WII

-

Guardiola, los seis títulos y el villarato

Guardiola, los seis títulos y el villarato

Dijo Guardiola que seis títulos no se ganan por los árbitros, y tiene razón. Se ganan jugando estupendamente bien durante muchos meses, en muchos campos, ante muchos adversarios. En este periódico (en esta columna) se ha hablado con cierta frecuencia del villarato, pero con mucha mayor frecuencia aún de la excelencia del juego del Barça. Un fútbol bellísimo y efectivo, comparable sólo al de la Selección Española, con la que comparte varios jugadores. Un equipo además que goza de la superioridad moral que le da esa gran mayoría de cantera que tiene, tanto entre las estrellas como entre los jugadores de plantel.

Para ganar seis títulos hace falta jugar así, pero lo otro tampoco viene mal. Es como el dinero, que dicen que no da la felicidad, pero tampoco la quita. Digamos que ayuda. El villarato es lo mismo. El villarato permite ahorrarse penaltis, expulsiones, cosillas por aquí y por allá, y te hace la vida más cómoda. Si Messi hubiera sido expulsado por su patada a Diego Castro, quizás... No se sabe qué hubiera pasado, se sabe lo que pasó al no expulsarle: que jugó ante el Getafe, y la mar de bien. El Barça juega estupendamente bien, pero si lo de Xavi ante el Espanyol es penalti y lo de Ríos anteayer no, pues mejor que mejor...

Por lo demás, la irritación del Camp Nou ante una expulsión tan evidente como la de Piqué habla de que estaban mal acostumbrados. Había pegado Ibrahimovic a Godín y no pasó nada (ni en los resúmenes salió), había pegado Messi a Diego Castro y no pasó nada, así que, ¿por qué Piqué....? Pues porque esas cosas no se pueden hacer. El Barça puede ganar los títulos sin los árbitros, desde luego, pero reconozcamos que los fallos de Ovrebo en Londres abrieron la puerta a tres de ellos. Por mi parte, cuento lo que veo, no imaginen más allá. Y me encanta ver jugar al Barça, cuyo juego excelente merece ese record de seis títulos.