DAKAR

Carlos Sainz: "Solo hay un resultado... ir a ganar"

Nuevo proyecto, misma ambición. El madrileño habla con AS sobre su llegada a Audi y sus impresiones con el RS Q e-tron: "El coche puede ser competitivo".

0

Va por 14 participaciones en el Dakar, tres de ellas ganadas (2010, 2018 y 2020), y ya se acerca a los 60 años, pero Carlos Sainz (Madrid, 1962) todavía no ha dicho su última palabra en la gran carrera del desierto. Cuando cada vez son más los que se empeñan en jubilarle, se embarca en un nuevo reto que le tiene entusiasmado, el de la incursión de Audi en los raids con un 4x4 de motorización eléctrica, el RS Q e-tron. Todo un desafío que analiza con AS.

—Cuando empiece el próximo Dakar le quedarán poco más de cuatro meses para cumplir los 60, quizá haya quien se pregunte por qué afrontar un reto de esta magnitud a esa edad. ¿Qué les diría?

—En primer lugar, creo que el reto es suficientemente importante y atractivo para que a un piloto veterano como yo me seduzca y me apetezca afrontarlo. A nivel tecnológico, es el reto más importante y complicado en el que he participado, el coche la verdad es que es una pasada.

—¿Ese es el mayor atractivo del proyecto?

—Sí, y aparte, tener un equipo técnico tan fuerte detrás, una tecnología nueva, empezar a trabajar con cosas que yo no había trabajado, como todo el tema eléctrico... Eso implica, por ejemplo, diferenciales virtuales, recuperación de frenada… Una serie de cosas que hasta ahora nunca había hecho y didácticamente también es emocionante hacer cosas nuevas, incluso a estas alturas

—La gente también puede decir que ha dejado un coche ganador para apostar por un proyecto que ahora mismo es una incógnita…

—No he tenido ninguna duda. Conseguí ganar con Volkswagen, con Peugeot y con Mini y la vida siempre está llena de retos, y este no es uno normal, es un gran reto. Y a mí me gustan los grandes retos, por eso estoy embarcado en él.

—¿Que nunca haya corrido con Audi también ha influido?

—Influye, claro que sí. Audi es una marca icónica dentro del mundo de la competición, ha conseguido retos muy importantes, y además algunos en un campo tan cercano para mí como los rallys. No nos olvidemos que marcó un hito cuando introdujo las cuatro ruedas motrices con el Audi Quattro, y aquí creo que va a hacer algo similar, que es intentar ganar un Dakar con una nueva tecnología híbrida, con unos nuevos motores eléctricos, y eso dice mucho de una marca como Audi.

—Supongo que el objetivo será ganar el Dakar por cuarta vez con una cuarta marca diferente, ¿eso significa que aún le queda recorrido? Porque hará falta tiempo para tener un Audi ganador...

—Ganar el Dakar con una cuarta marca, en este caso con Audi, sería un sueño y es el objetivo, pero ahora estamos pensando en otras cosas, en llegar al Dakar lo mejor preparados posible, y el objetivo de aquí a que empiece la carrera es hacer todos los deberes que tenemos por ambas partes lo mejor posible, es un reto muy difícil. El primer año para una marca que hace el Dakar, sea la que sea, es muy complicado, pero si además hay que sumarle esta nueva tecnología, pues mucho más.

"Es el reto más importante y complicado en el que he participado"

—¿Pero es un compromiso a más largo plazo?

—Bueno, nuestro acuerdo es solo de un año, no de más, pero lo importante es centrarnos en el Dakar del próximo año para hacerlo muy bien desde el inicio.

—Continúa con Lucas Cruz a su lado, por supuesto. Pese a las dificultades del último Dakar confía al máximo en él.

—Sin duda. He ganado tres dakares con Lucas y tengo plena confianza en él. Además, comparto la responsabilidad de los problemas que tuvimos la última edición y lo que tenemos que hacer es aprender y poner los medios para que no vuelvan a ocurrir.

—Hablemos del coche, ¿ha podido sentir ya que tiene potencial?

—Creo de verdad que el coche puede ser competitivo. Dependerá un poco al final de la potencia que nos dejen a nosotros y a los demás, pero mis sensaciones son buenas conduciéndolo. Es un coche pesado lógicamente, con el tiempo Audi tratará de ir acercándose al límite de peso, ahora estamos bastante por encima, pero tiene otras virtudes: un centro de gravedad muy bajo, una potencia eléctrica que permite tener una respuesta inmediata, un par motor fantástico, te olvidas de en que marcha vas, siempre que aceleras hay potencia… Son ventajas que hacen que el coche sea divertido de conducir.

—¿Ha nacido bien o está dando más quebraderos de cabeza de los previstos?

—Ha nacido bien. Es un coche rápido y ahora lo que hay tratar es de hacerlo además muy fiable.

—Audi sabe hacer coches, eso está claro.

—Bueno, yo creo que sí, lo que pasa es que Audi se pone un listón muy alto, se pone retos importantes y muy difíciles y por eso es una marca icónica dentro de la competición.

Carlos Sainz.

—Habrá sido muy importante ese primer test en Marruecos, ¿qué tal se comporta el coche sobre la arena?

—Bien, dentro del planning que teníamos. Primero fue probarlo simplemente para ver cómo andaba, luego hicimos unos test en Alemania, después en Zaragoza y por último en Marruecos. Hemos decidido no acudir al Rally de Marruecos, pero volveremos allí para hacer unos test más adelante y la verdad es que el coche se ha comportado bien. Lógicamente, hay pegas y problemillas que hay que solucionar, pero para eso se hacen las pruebas, son los problemas normales dentro de un coche nuevo que afronta un reto tan importante.

—Es muy diferente al Mini, ¿cuáles son las principales diferencias que encuentra al pilotarlo?

—Lo primero es que es un coche eléctrico, cuatro ruedas motrices, más pesado, con menos recorrido de suspensión. Conducir un coche así por las dunas, en el que no tienes que preocuparte de en que marcha vas, es una ventaja. En cada test seguimos aprendiendo, descubriendo cosas, mejorando con los ingenieros de Audi y analizando datos para llegar lo mejor preparados.

—De aquí al Dakar, ¿cuáles son los aspectos en los que centrar el trabajo de desarrollo del coche?

—No, yo creo que el coche está ya al nivel, lo que más nos interesa ahora es fiabilizar al cien por cien, hacerlo lo más robusto posible. Ten en cuenta que es un coche que se autogestiona de alguna manera, él solo arranca el motor de explosión cuando lo considera, recarga a un régimen o a otro, y todo eso de una manera autónoma. Poco a poco hay que ir consiguiendo que todas esas cosas las haga de la mejor manera y más eficiente posible, y luego que ninguno de esos sensores, el software, los programas fallen y se pare por una tontería, porque en el Dakar basta que tengas un problema tonto de una conexión o un sensor, que se pare el coche un día y pierdas las opciones de ganar la carrera.

—¿Qué pautas ha ido dando sobre lo que se puede mejorar?

—Hay una cosa evidente, al final tienes experiencia de hacer coches ganadores, no solo en los raids, también en rallys, y eso yo creo que es importante. Creo que puedo ayudar a Audi a hacer un coche competitivo, por ejemplo, a nivel de suspensiones creo que sé lo que hace falta para ganar un Dakar, o al menos a mí, y en ese sentido no tengo ninguna duda.

—¿Qué hoja de ruta tienen de aquí al Dakar?

—Ahora se están tratando de solucionar cosas que vimos en el último test, a partir de ahí volveremos a Marruecos y, dependiendo de cómo vaya, se decidirá si corremos en alguna carrera a final de año. ¿En Arabia? Todo dependerá de cómo vaya el test y lo que decida el equipo.

"Creo que puedo ayudar a Audi a hacer un coche competitivo"

—Y en caso de llegar al Dakar sin kilómetros de competición, ¿sería una preocupación?

—A mí personalmente me gustaría hacer alguna carrera, siempre es bueno. Cosas que ves en carrera. Un día tienes que tomar una salida, hacer una serie de kilómetros, volver al vivac, hacer enlaces… Siempre aprendes cosas que durante el Dakar te van a servir. Hacer una carrera creo que puede ser interesante, habrá que ver si existe esa posibilidad y si estamos preparados para hacerla.

—Aspirar a ser competitivos en tan poco tiempo es todo un reto, pero no será por calidad en el equipo... Y se conocen bien, porque casi es Mini pero con cuatro aros. Eso le dará confianza.

—(Ríe). Efectivamente, creo que con la ayuda de nuestro equipo anterior y pilotos como Peterhansel o Ekstrom que tienen mucha experiencia tenemos todos los ingredientes para que en el menor tiempo posible podamos conseguir hacer el mejor coche posible. Dependerá de que cómo vayan estos últimos meses, pero también hay que pensar que si no es este año, será el siguiente.

—Ahora, a menos de cien días para que empiece el Dakar, ¿con qué resultado acabaría satisfecho?

—Solo hay un resultado… El equipo puede decir que hay que terminar, pero en el fondo, todos los que estamos en este proyecto somos un equipo ganador y nuestro objetivo tiene que ser desde el primer año intentar ir a por la victoria. A día de hoy, a lo mejor luego me preguntas dentro de dos o tres meses y te digo que no.

—¿Y es un objetivo realista?

—No lo sé, a día de hoy para mí sí. Ya te digo, que a lo mejor me preguntas en la salida del Dakar y te digo que el objetivo es acabar, pero teniendo todavía cuatro meses por delante, tenemos que intentar ir al Dakar a ganar.

Lucas Cruz y una oportunidad de lucirse

Si Sainz se muestra entusiasmado con su llegada a Audi, Lucas Cruz (Barcelona, 1974) no está menos animado. El copiloto califica el "proyecto híbrido" de la firma de los cuatro aros como "totalmente diferente y algo tecnológicamente innovador": "Es único, la oportunidad de una marca de poder lucirse". Y comparte el mismo objetivo que su pareja en el RS Q e-tron. "El objetivo es ganar. No ha habido ninguna marca que lo haya conseguido con un coche nuevo, pero los esfuerzos están yendo en esta línea", asegura, aunque reconoce que "siempre te falta tiempo".

Para empezar, el comportamiento del coche le "da mucha confianza": "Es bastante noble, estamos contentos del desarrollo de las suspensiones y te has de preocupar relativamente de pocas cosas de la parte mecánica. Ahora es más afinar con la puesta a punto de ciertas cosas". Y atrás quedan las dificultades que tuvieron con la navegación del último Dakar: "Unas veces me pasan a mí las cosas, otras a él… En las carreras nunca estás exento de que te puedas pasar cosas, pero estamos los dos con ganas y motivados. Fue un aprendizaje y volveremos otra vez al ataque".