MOTOGP

Ducati: "Debemos ser originales"

"No somos tan grandes como los japoneses, si hacemos las cosas como ellos, es difícil conseguir ser competitivos", dice Ciabatti, director deportivo.

Ducati: "Debemos ser originales"
Ducati

Paolo Ciabatti es el director deportivo de Ducati, un caballero con el que da gusto siempre hablar y que cree que su fábrica es la que más echa de menos la presencia de aficionados en las gradas, porque los ducatistas son muy fieles e incondicionales de la casa de Borgo Panigale. Además, en sólo tres carreras ya han comprobado que han acertado apostando para este año por Miller, Bagnaia, Zarco, Martín, Bastianini y Marini, dejando atrás la época de Dovizioso y Petrucci.

-¿Puede ser Ducati la fábrica que más esté echando de menos al público en los circuitos?

-Pues sí, porque en casi todos los circuitos hay una tribuna Ducati donde hacen muchas actividades para apoyar a nuestros pilotos. La más famosa es la tribuna del Correntaio, en Mugello, completamente roja. Nos falta esto, porque para nosotros es importante estar cerca de nuestros clientes, que son también aficionados. Esperamos que la situación pueda ser un poco más abierta y mejor en los próximos meses.

-¿Sólo tres grandes premios han servido para constatar ya que Ducati ha acertado con su renovación de pilotos?

-Creo que sí. Hemos dado un giro de 360 grados, porque hemos cambiado los pilotos y la estrategia de los pilotos, pero también hemos trabajado mucho en la parte de la moto que no estaba congelada y me parece que ahora ya no es un problema actual lo de que la moto no gira. Eso se ha superado, porque la moto ha mejorado con todos los pilotos y con estos neumáticos. La gente nos pregunta por qué no ganamos en Qatar. Claro que nos hubiera gustado ganar allí, pero tuvimos la vuelta más rápida de siempre con Bagnaia, dos poles, dos pilotos en cada podio y Zarco salió de allí liderando el Mundial. Estamos contentos.

-¿Se siente Ducati más fuerte o más preparada que nunca en los últimos tiempos?

-Sí que lo creo. Tenemos tres pilotos con Miller, Bagnaia y Zarco que pueden luchar por el top 5 en cada carrera, con el paquete moto, equipo, neumáticos que tienen, y tenemos también a los tres mejores rookies, así que contentos por este año y por el futuro, y confiando en que Martín se ponga bien pronto.

-¿A Ducati le daría igual que el Mundial lo ganara el satélite Zarco que los oficiales Miller o Bagnaia?

-Es una Ducati. La última que ganamos el título de pilotos, y única, fue en 2007 con Stoner… Claro que el equipo oficial es el que debería luchar por el Mundial, pero el año pasado ya vimos que Morbidelli con la Yamaha de Petronas casi lo gana, así que el nivel técnico es el mismo de las motos de los cuatro pilotos (incluye también la Ducati de Martín por estar en el Pramac junto a Zarco). La gestión es la misma de Ducati, con ingenieros Ducati, con jefes de mecánico de Ducati, con ingeniero electrónico de Ducati… Y también el equipo Esponsorama tiene la misma situación técnica de gente Ducati. La diferencia es que Pramac tiene las mismas motos que el equipo oficial y Esponsorama las de Zarco de 2020. Así que, para nosotros, lo más importante es que gane una Ducati, sea la que sea.

-¿Siente que hacen pensar a Honda y Yamaha permanentemente y que van por delante de la competencia tecnológicamente?

-Tenemos ideas originales que después son adoptadas por otras fábricas. Empezamos con el tema aerodinámico, cuando nadie tenía las alas, y fuimos criticados, pero ahora la aerodinámica es esencial. Y otras cosas, como la famosa cuchara, que ahora tienen todos. Eso fue una idea de Yamaha para carreras de lluvia que nosotros aplicamos de manera diferente. También el sistema holeshot (sistema de salidas bajar la moto recortando las suspensiones). Y otras cosas. Para Ducati es importante tener ideas nuevas y nuestros ingenieros tienen la mente libre. Nosotros no somos tan grandes como los japoneses así que tenemos que pensar de manera más original. Si hacemos las cosas como ellos, es difícil conseguir ser competitivos. Debemos ser originales.

-¿Qué le pasó a Miller en Qatar con Mir yéndose a por él en la recta?

-Para juzgar lo que se vio por la tele tendríamos que haber visto lo que sucedió antes. También dijo Rins que Mir había tocado en las curvas anteriores a Miller bastante fuerte. Cuando un piloto te toca una vez por el interior en la pierna, dos veces y tres veces, piensas si esa es manera de conducir y lo que más se vio son los gestos que hizo, que fueron un poco exagerados. Dirección de Carrera decidió en base a lo que vieron ellos que pasó antes. Todos dicen que Miller hizo eso, pero de verdad creo que Mir tocó tres veces a Miller en la pierna, lo que es un lance de carrera, pero también una manera de conducir muy agresiva. Los dos fueron agresivos, pero con lo que se quedó la gente en la tele fue con esa manera de gesticular de Miller más que con lo que pasó en verdad.

-¿Y qué le dijeron después a Miller?

-Jack es súper inteligente y lo comprende. Si te pasa lo que le pasó a él tres veces, puedes comprender, que no justificar, que se enfadara.

-¿Cuál es la situación de los seis pilotos Ducati para el año próximo?

-Tenemos opciones para el futuro con todos los pilotos que tenemos ahora. Ducati tiene la posibilidad de seguir con los seis. Lo único seguro en estos momentos es la continuidad con Pramac, pero estamos hablando con otros equipos para ver si podemos seguir con un segundo equipo independiente, mínimo 2022 y 2023 si es posible, porque nos gustaría seguir con los pilotos que tenemos. En las próximas tendremos todo un poco más claro.

-¿Qué ventaja saca Ducati de tener seis motos en pista y cuánto esfuerzo conlleva eso?

-Es algo que venimos haciendo de hace muchos años y hubo un tiempo en el que tuvimos incluso un equipo más, el de Aspar. Gestionar dos equipos independientes es algo que podemos hacer muy bien. Tenemos la gente, la estructura, la base logística y el material para hacerlo bien. Esto nos permite recibir muchas informaciones, porque todos los ingenieros son de Ducati Corse y comparten todos los datos. Además, esto nos permite también tener pilotos jóvenes sin la presión de estar en el equipo oficial, que te obliga a luchar siempre por el podio. Nosotros no tenemos Moto3 ni Moto2. Tuvimos la idea de Moto3, pero nunca llegó a ser un proyecto.

-¿Es verdad que el ambiente en el box oficial de Ducati ahora es mejor con Miller y Bagnaia de lo que era con Dovizioso y Petrucci?

-Sí, es verdad, y lo digo con toda la amistad que tengo con Andrea y Danilo. Después de muchos años juntos, a veces la mejor solución es ir cada uno por su lado. Pasa en las relaciones personales. Si sigues con algo que al final no funciona, no es bueno, porque empiezas la temporada pensando qué va a pasar, tanto por la parte del piloto como por la del equipo. Lo intentamos todo. Ganamos muchas carreras juntos, 14 con Andrea, y tres veces segundos en el Mundial, pero llegamos a un punto en el que tomamos la mejor decisión para ambas partes, que era cambiar. Y nosotros lo intentamos ahora con pilotos que tienen experiencia con Ducati, porque Miller llevaba tres años en el Pramac y Bagnaia dos. Para ellos subir al equipo oficial es un motivo de orgullo para intentar hacer más. Aún es pronto para saber si nos darán mejores resultados, pero en perspectiva era necesario este cambio para todos, con la esperanza de poder mejorar, mejorar y mejorar.

-¿Qué faltó para que Dovizioso y Ducati fueran campeones?

-Desafortunadamente, tuvimos a Dovizioso en el mejor momento de su carrera deportiva cuando había un Márquez en una forma espectacular. Eso fue lo que pasó. Ganarle a Marc no es fácil, porque es un piloto excepcional.

-¿Y el año pasado? ¿Se perdió la oportunidad porque la relación ya estaba rota?

-Fue todo extraño y se empezó tarde. Claro que estar en medio de las negociaciones, de si seguíamos juntos o no, es una parte, pero es una parte pequeña. Si Dovi hubiera tenido la posibilidad de ganar el Mundial con nosotros, lo hubiera hecho, porque era importante para su carrera y significaba también ganar más dinero donde fuera, pero tuvimos problemas para adaptar la moto a su estilo de conducir con unos neumáticos que necesitaban una manera de pilotar bastante diferente y sin la información que ahora tenemos. Lo ganó Mir y se lo merece, pero hay que ver cuándo fue la última vez que un piloto se llevó el título ganando una carrera.

-El peor porcentaje en la era MotoGP lo tiene Hayden, que lo ganó en 2006 con sólo dos victorias en 17 carreras.

-No es por no valorarlo. Mir estuvo fantástico con su regularidad, pero esto te dice que no fue una situación normal, porque normalmente el que gana el Mundial lo hace con cinco, seis, siete y u ochos victorias, salvo en el caso de Márquez, que desafortunadamente lo hace con más. Nos faltó que se alinearan todos los factores. No fue porque hubiera problemas entre Ducati y Dovizoso. Eso fue una parte pequeña. Con estos neumáticos y con este paquete había que pilotar de una forma diferente y él no se pudo adaptar, y más con tanta carrera seguida como hubo.

-Buena suerte y Forza Ducati.

-Muchas gracias.