MOTOGP

Jorge Martín: "Llegaré a ser campeón de MotoGP"

El madrileño se estrena este año en MotoGP con el Pramac Ducati. "Me entreno con pilotos de mucho nivel y me veo a su altura", dice.

Jorge Martín: "Llegaré a ser campeón de MotoGP"
Pramac Ducati

Si hay un piloto para el que ha sido un varapalo el aplazamiento de la pretemporada de MotoGP, de febrero a marzo, ese es Jorge Martín. El madrileño, que esta temporada da el salto a MotoGP, aún no ha podido estrenarse con la Ducati Desmosedici del equipo Pramac y se desfoga mientras tanto con una Panigale de calle, lo que no quita que tenga muy claro que sube a la clase reina para dominarla algún día.

-Choca verle en la lista de inscritos de MotoGP con el 89 en vez del 88, un dorsal que tiene en propiedad Miguel Oliveira. ¿Qué tal lo aceptó?

-Bien. Es una lástima que no pueda correr de momento en MotoGP con el dorsal 88 y he escogido el 89 porque es bonito y porque estoy dando un paso más. El 89 es un paso más mientras no pueda volver al 88, que llevaba porque era el número con el que mi padre corría en el Trofeo RACE. Le tocó, se lo quedó para siempre y yo lo heredé.

-Su padre, Ángel, siempre le acompaña en las carreras desde crío. ¿Qué se dicen entre ustedes ahora que llega el salto a MotoGP?

-Mi padre está súper contento. Él y toda la familia, porque el duro trabajo hecho durante todos estos años ha servido para llegar hasta MotoGP. Él no me dice nada especial, porque no es de regalarme el oído ni de darme piropos gratuitos, pero siempre ha confiado en mí, lo mismo que yo, y sabía que llegaría este momento. Ahora, va a seguir a mi lado en el box, también en MotoGP, y está como loco por ponerse la camisa del equipo Pramac. Tiene casi más ganas de yo de que empiece la pretemporada. (Risas).

-Llega a un equipo que le ha servido de trampolín al equipo oficial Ducati a pilotos como Miller y Bagnaia, ahora, o antes Iannone y Petrucci. ¿Equipazo?

-Tiene una pinta fantástica. Tuve la oportunidad de estar con el equipo nada más que cinco minutos en Portimao y me causó muy buena impresión. Además, todo el mundo me ha hablado muy de ellos. Estoy con muchas ganas de empezar a trabajar juntos.

-Habrá maldecido el retraso del inicio de la pretemporada de febrero a marzo…

-Soy, seguro, de los que peor le ha sentado el retraso del arranque de la pretemporada, porque me muero de ganas por subirme a la Desmosedici. Además, los novatos hemos perdido tres días de entrenamientos respecto a otros años.

-Se ha ido desengrasando con el gimnasio, el motocross y la Ducati Panigale en algunos circuitos. ¿Qué tal con ella?

-Hasta ahora he tenido oportunidad de rodar con la Panigale V4 en Cartagena y Almería y, para ser una moto de calle, va muy bien. Es un poco blanda comparada con una de carreras, que es más rígida, pero a nivel de aceleración es lo más parecido que hay a una MotoGP. Vamos a rodar todos los pilotos Ducati con las Panigale en Jerez y también volveré a hacerlo en Almería antes de hacerlo el 5 de marzo en Qatar.

-Pues le sienta bien, porque se le ve más ancho y más fuerte.

-Sólo he ganado un kilito de peso. He pasado de 64 a 65, pero he perdido grasa y he ganado más músculo. Una cosa ha compensado la otra.

-¿Cómo se imagina la Desmosedici?

-Como aún no me he subido a ella, no lo sé bien, pero creo que voy a alucinar con la frenada, porque frena muy tarde y en muy poco tiempo. Por lo que veo en los vídeos, frena donde una Moto2, pero llegando mucho más rápido. Y creo que a nivel de aceleración voy a alucinar a partir de tercera y cuarta marcha.

-¿Qué modelo será el suyo?

-La de este año. La moto que voy a tener es como la de los oficiales. El mismo material es lo que está firmado y, además, tengo contrato por dos temporadas, lo que me tranquiliza mucho. Eso te permite ir aprendiendo el primer año y apretar el segundo. Siempre he firmado así a lo largo de mi carrera.

-Dice que ve vídeos. ¿Cuáles son los pilotos en los que más se fija o los que más le inspiran?

-Los pilotos en los que más me he fijado son Dovizioso, en su manera de frenar con la Ducati, y Miller, pero hasta que no me suba a la moto no sabré bien lo que es.

-¿Qué objetivo se marca para su estreno en la clase reina? Binder ganó siendo novato y Álex Márquez hizo dos podios…

-El objetivo es ser el mejor rookie de la temporada, pero está claro que ahí hay pilotos con los que ya he rodado en otras categorías, como Bagnaia o Mir, que es el campeón, así que yo también puedo llegar a estar ahí. No sé cuánto tiempo necesitaré para llegar arriba, pero creo que llegaré a ser campeón de MotoGP. Tengo diez o doce años por delante y, si las lesiones no lo impiden, que es algo que ya me ha sucedido, conseguiré pelear por ganar. Entreno con pilotos de mucho nivel, como Maverick y otros, y me veo a su altura.

-Por lo que dice, también se verá su versión 'Martinator' en MotoGP…

-Es lo que voy a intentar. Mi sueño es ser campeón de MotoGP.

-¿Qué piloto es con el que más ganas tiene de coincidir en la parrilla?

-Buena pregunta… Con el que más ganas tengo de encontrarme en la pista, y al que más ganas tengo de ganar, es a Mir. Lo digo porque hemos sido rivales desde pequeños. Ya peleamos juntos por un título en la Rookies Cup, con una edad que no es fácil de gestionar y con momentos mejores y peores entre nosotros. Luego, cuando fue campeón de Moto3, yo tenía la velocidad, asomaba la cabeza e hice nueve poles ese año. Tengo ganas de volver a pelear contra él, pero ya en MotoGP.

-¿Y entre Rossi y Márquez?

-Me hace más ilusión coincidir con Rossi en la parrilla, porque era mi ídolo de niño. Tengo una foto con él siendo crío en la que me está tocando la cabeza. ¡Creo que no me lavé la cabeza en una semana! Fue en Valencia 2006, pero no fue culpa mía que perdiera el título en aquella carrera. Ahora nos vamos a encontrar en la parrilla de MotoGP, él con 42 años y yo con 22. Podría ser perfectamente mi padre. Ya no es tan rápido como antes, pero tiene mucho mérito seguir ahí.

-¿Qué sabe del estado de Marc Márquez y qué espera de él?

-No tengo ni idea de cómo está Márquez y tampoco de si va a llegar a tiempo, pero está claro que lo suyo asusta. Su caso va a marcar un antes y un después en nuestro deporte, tanto para los médicos como para los pilotos. Los médicos no nos tratan a los pilotos como gente normal, porque queremos que así sea y tenemos prisa por volver, y a veces hacemos barbaridades. Yo mismo volví en Moto3 cinco meses después de una operación y me subí al podio en Austria, pero a partir de ahora, de esto que ha pasado con Márquez, nos lo vamos a pensar todos más para volver.

-Buena suerte y recuerdos a la familia.

-Muchas gracias.