MOTO3 | GP DE TERUEL | ARENAS

"Me gustaría ganar el título a la vez que Rins el de MotoGP"

Entrevista con Albert Arenas, líder de Moto3, que sueña con verse en la foto de campeones de final de temporada junto a su moto y su amigo Álex.

"Me gustaría ganar el título a la vez que Rins el de MotoGP"
motogp.com

Para ser referencia en MotoGP, el motociclismo español ha de seguir brillando en Moto3, y esta temporada vuelve a haber posibilidades españolas de título en esta categoría con Albert Arenas. El piloto del Solunion Aspar Team Moto3 goza de 12+1 puntos de ventaja sobre Ogura y 18 sobre Vietti. A sus 23 años (11-12-96), el de Girona sueña desde el GP de Teruel con esa corona y, a ser posible, que coincida con la de Álex Rins en MotoGP, su íntimo amigo con el que incluso ha convivido y no para de entrenar, y soñar.

-Agradecido de que atienda a AS, porque no es fácil cubrir la información de los GGPP en los tiempos que corren.

-Lo sé, lo sé. No es fácil para nadie, así que encantado.

-A veces tengo la sensación de que MotoGP lo que acapara todo y su temporada va hacia el título de Moto3, lo que sería importantísimo conseguir. ¿Cómo se siente al frente de la general con 12+1 puntos sobre Ogura?

-Pues mira, como llevo mucho tiempo de líder, me ha dado tiempo a pensar muchas cosas diferentes. Al principio sí que me ponía un poco más de presión el hecho de liderar, porque no quería perder el liderato y ser siempre líder. Luego, fui aprendiendo un poco de eso, sobre cómo afrontar las carreras, y ahora me gusta serlo, porque me siento bien y confiado. Ser líder después de que hayan pasado 11 carreras, haber perdido en ese tiempo el liderato y haberlo recuperado hace poco, aún me da mucha más fuerza para encarar las cuatro que quedan.

-¿Es más rival Ogura o Vietti?

-El mayor rival soy yo mismo y el equipo, porque tenemos que concentrarnos. Ellos también tienen muchas ganas de ganar. La responsabilidad cae en mí y hemos conseguido varias victorias, pero todo tiene que seguir igual. Debemos concentrarnos en nosotros mismos. Ya me pasó hace algunas carreras que nos fijamos que si en Ogura o McPhee y yo no sabía aún como gestionarlo, porque era muy pronto en el campeonato. Eso me hizo cometer algún error y ahora es distinto. Intento no pensar en los demás sino en nosotros mismos, en mejorar, y es lo que estamos haciendo, porque me siento muy cómodo con la moto últimamente. La moto y yo somos uno. Eso es lo mejor para encarar las últimas carreras.

-¿Es precisamente Moto3 la categoría en la que menos sirve plantearse estrategias de cara al campeonato? Lo digo por lo igualada que está cada carrera.

-Sí. Es difícil hacer aquí alguna estrategia. Hay que estar al cien por cien, como se vio en la última carrera, donde no estuve fino en la última vuelta como me hubiese gustado. Estoy seguro que eso fue por ponerme a gestionar el Mundial. Si hubiera sido en la segunda o en la tercera carrera habría luchado hasta la última curva por ganar.

-¿Estaba ahí al tanto de la posición de Ogura, que iba retrasado?

En la última carrera, no estuve fino en la última vuelta. Estoy seguro que eso fue por ponerme a gestionar el Mundial

Arenas

-No estuve pendiente, porque no me marcaron en ningún momento su posición, pero sí que estuve toda la carrera en posiciones de podio y vi que era un grupo pequeño en el que no estaban Ogura y Vietti. Me sentía a gusto delante, pero mientras Masiá quería ganar y otros el podio, yo, sin pensarlo, estuve un poco más precavido. Eso fue la clave de la última vuelta de la pasada carrera y de la que he aprendido. Ahora vamos a intentar ser aún más fuertes.

-¿Cómo fue la vuelta a casa? Se puso líder, pero decepcionado con el séptimo, y además su amigo y vecino Rins ganó en MotoGP, con lo que había cosas que celebrar en casa…

-Me encontré a Álex camino de su rueda de prensa, le felicité y le acompañé a esa rueda de prensa, para ver qué podía aprender en ella de él y de Mir, que su puso líder de MotoGP. Lo que no hice fue volver a casa. Me quedé aquí, en Aragón, por miedo a coger el coronavirus. El domingo por la tarde, me puse la carrera y me vi la última vuelta como cuatro veces. Acepté que no fue de mis mejores últimas vueltas y vi en qué no me ayudó la moto y mi pilotaje. Ya el martes, me fui a montar en bici, casi 100 kilómetros, y el miércoles me fui a entrenar al karting de Alcañiz a entrenar con la minimoto. Descargué adrenalina a tope y saqué fuerzas para volver este fin de semana.

-¿Qué media sacó en esos 100 kilómetros?

-31 con 900 o algo así. (Risas).

-Vaya pique ciclista hay en el paddock…

-Yo no tanto. No llego a los 2.000 kilómetros este año, pero cuando salgo, salgo a muerte y lo doy todo. No me entreno para in bici. Entreno con la bici porque me va bien mentalmente y me hace estar más fuerte en la moto.

-¿Es Aleix Espargaró el maillot amarillo del paddock?

-Sí, indiscutiblemente.

-¿Qué es lo que aprendió de esa rueda de prensa de MotoGP en la que estuvo o lo que le llamó la atención?

-Mi objetivo es llegar algún día a MotoGP y firmando para Moto2 es un paso para estar más cerca, pero hay que estar con los pies en el suelo y pensar que sigo en Moto3. Cuando entrené en Montmeló con las 600 con Aleix y Rins sentí como si estuviera con ellos en MotoGP, pero fue sólo ese momento, y en la rueda de prensa me gustó escuchar lo que decían. Vi contento a Álex y me gustó, porque yo estaba enfadado con mi carrera, y quería que me transmitiera esa energía después de ganar. Y luego ver cómo Mir afrontaba el liderato y las siguientes carreras. Escuché eso y algo saqué.

-¿Al lado de quién le gustaría estar en la foto de los campeones de este año y quién cree que estará en esa foto?

-Me lo pones muy complicado. Me gustaría que estuviéramos mi moto y yo, claro, y luego Álex está 36 puntos, con lo que aún es difícil, pero puede. Me gustaría poder conseguir mi título con Álex. Eso sería lo máximo, aunque lo va a tener difícil. Y en Moto2, veo muy fuerte a Lowes, pero no me da seguridad. Igual Bastianini en Moto2. Estará entre él y Luca (Marini).

-Ya sé quién quiere, pero no quién cree. Mójese.

-(Risas). Creo que Mir tiene más posibilidades que todos y que será entre él y Rins.

-Volviendo a usted. Recuerdo no hace tanto ir a verle al box tras una carrera y estar hundido, por la actuación y por tener el futuro negro. Ahora, en cambio, va a por el título de Moto3 y ya es seguro que correrá con Aspar en Moto2 el año que viene. Las vueltas que da la vida, ¿no?

-Desde luego, y los malos momentos recuerdo haberlos vivido y tengo la capacidad de aprender de ello. Me acuerdo de los fallos, sí, pero sobre todo de levantarme, de volver, y tener las cosas más claras de por qué estoy aquí, qué es lo que quiero y dónde quiero llegar.

-¿Cuáles son las respuestas a todo eso?

Me acuerdo de los fallos, sí, pero sobre todo de levantarme, de volver, y tener las cosas más claras de por qué estoy aquí, qué es lo que quiero y dónde quiero llega

Arenas

-Quiero ser campeón del mundo y llegar a MotoGP.

-¿Qué es Aspar para usted?

-Con Jorge hemos vivido buenos momentos y otros no tan buenos. Ahora mismo es una relación muy buena. Él le da todo al piloto. Es de sangre muy caliente y se ve que quiere ayudarte un montón. Hay que saber cómo coger lo que dice. Antes de las carreras él me dice que apriete y que disfrute y yo le digo que, sobre todo, disfrute él también y que se relaje, porque lo pasa muy en las carreras y lo transmite un poco a los mecánicos y al equipo. Siempre se comenta, y por eso yo aprovecho a decirle que se relaje y así yo también me relajo. (Risas).

-Yo creo que ni marchando en cabeza con veinte segundos de ventaja viviría la carrera tranquilo el bueno de Aspar…

-No, claro que no.

-Le deseo toda la suerte posible. A por el título.

-Claro que sí. Gracias.