MOTOGP | CATALUÑA

Rossi veía la victoria más a tiro que nunca en los últimos años

'El Doctor' estaba fastidiado como pocas veces tras su segunda caída consecutiva, algo impropio en él que explica: "Me pudieron las ganas de ganar".

Rossi veía la victoria más a tiro que nunca en los últimos años
LLUIS GENE AFP

Es muy raro ver a Valentino Rossi caerse en dos carreras consecutivas. Es cierto que le sucedió el año pasado y en tres ocasiones, pero en la tacada negativa de Mugello, Montmeló y Assen de 2019 medió el strike de Lorenzo en el trazado catalán, con el que tiró a Dovizioso, Maverick y el propio Valentino.

Ahora, sin embargo, las caídas de Misano 2 y Montmeló han sido errores propios e impropios en él, doliéndole especialmente el del GP de Cataluña, cuando marchaba segundo a sólo siete décimas de la cabeza. La razón es que se veía para ganar. Veía la victroria más a tiro que nunca en los últimos años y eso es algo que no saborea desde Assen 2017, cuando consiguió la 115 de su increíble palmarés.

El Doctor estaba fastidiado como pocas veces tras esta carrera: “Acabar así después de un gran fin de semana es una gran lástima, porque había sido rápido desde el viernes y había continuado mejorando. Seguramente habría acabado en el podio, incluso podría haber terminado por delante de Quartararo porque vi que en las últimas vueltas le bajó mucho el neumático".

Sobre la caída, dijo: “Estaba empujando para rodar cerca de Fabio, pero en la curva 2, el neumático llegó demasiado frío en el lado izquierdo. Sabíamos que teníamos que pilotar fuerte pero al mismo tiempo que tendríamos que gestionar los neumáticos. Hasta ese momento lo estaba haciendo, pero quizás me pudieron las ganas que tenía de ganar. Es una caída que cuesta explicar porque, si miras la telemetría, los datos son muy parecidos a los de la vuelta anterior; como le pasó a Bagnaia en Misano. No estaba arriesgando al máximo, porque sabía que al final de la carrera tendríamos problemas, pero en definitiva, cometí un gran error. Era rápido y me volví codicioso. Para no tirarme por la terraza esta noche tendré que pensar que hice un buen fin de semana, estuve ahí y estuve tocando la victoria".

El de Yamaha encuentra diferencias entre esta caída y la de la semana anterior: "El error de Misano fue completamente diferente porque no me sentía cómodo con la moto y no habría hecho una buena carrera porque ni el sábado ni el domingo me encontraba a gusto con la moto. Lo de aquí es distinto, porque quería ganar, pero en cualquier caso, no puedes cometer dos errores seguidos si quieres pelear por el Mundial”.

Antes de la cita de Momtmeló, el #46 se encontraba noveno de la general a 26 puntos del líder. Tras su dolorosa caída, ahora se encuentra a undécimo a 50 puntos de Quartararo, es decir, a dos carreras. El ansiado décimo título se vuelve a tornar imposible para él. Así lo piensa: “Necesitaba un podio después de un fin de semana así. Habría sido el segundo del año, pero sobre todo habría conseguido importantes puntos para el campeonato y ahora todavía estaría en la pelea. Para mí el campeonato ahora está acabado. Estoy a 50 puntos del líder, pero es cierto que hasta que las matemáticas no digan lo contrario… Pero ya tengo tres ceros en el campeonato y los dos últimos de manera consecutiva. Espero seguir siendo competitivo en las carreras que quedan, porque sigo teniendo motivaciones para ser rápido de aquí a final de temporada".