MOTOGP | GP DE ESTIRIA

Oliveira pesca la victoria en el río revuelto de Miller y Pol

La bandera roja por el accidente de Maverick le privó de la victoria a Mir, que iba escapado y en la reanudación fue cuarto.

La bandera roja que privó de la victoria a Pol Espargaró el domingo pasado estuvo a punto de devolvérsela hoy en el Red Bull Ring, pero un fallo en la última vuelta, al llegar a la curva 3, pemitió que Miller se pegara a su rueda y comenzara un zafarrancho de combate del que supo aprovecharse Oliveira a la salida de la última curva para ponerse líder en el último suspiro y darle a Portugal la primera victoria de la historia en la clase reina. Se trata, además de una victoria con la que KTM se queda sin concesiones en el reglamento, pero bienvenido sea algo así para la fábrica austriaca, que ya mira de igual a igual a Honda, Yamaha, Ducati y Suzuki.

La de MotoGP fue una carrera al más puro estilo Moto3, pero con motos gordas, de 1.000cc, 250 CV de potencia y con los mejores pilotos del planeta luchando a brazo partido. El destino quiso que a Mir se le negara su primera victoria en MotoGP por el accidente que sufrió Maverick. El de Suzuki iba escapado en solitario hacia un contundente triunfo, con 2.4 de ventaja sobre Nakagami y Miller cuando se habían disputado ya 16 vueltas completas y sólo quedaban 12, aunque lo realmente importante es que Viñales volvió a salir ileso por segundo domingo consecutivo de milagro. El de Yamaha se quedó sin frenos al final de recta y se tiró a 220 por hora, sin que le pasara nada, impactando su moto contra la defensa de aire, que destrozó, y saliendo la moto en llamas.

Oliveira pesca la victoria en el río revuelto de Miller y Pol

Eso propició una segunda carrera a 12 vueltas a la que Mir compareció con el neumático delantero de la carrera anterior y con menos fuelle para volver a pelear por la victoria. Se tuvo que conformar con la cuarta plaza y ver a seis décimas de distancia en meta el inesperado triunfo de Oliveira, el segundo de KTM en el que va de temporada y el primero de una moto distinta a Ducati desde que este circuito regresó al calendario mundialista en 2016. Con la victoria de Dovizioso el domingo pasado, iban ya cinco para la casa de Borgo Panigale, que en esta ocasión obtuvo como mejor resultado el quinto de Andrea, que recibió la bandera a cuadros por delante de Rins.

Decía Márquez minutos antes de esta carrera que pareciera que ninguno quisiera ganar el título este año, y así es, porque Dovizioso perdió la ocasión de ponerse líder con la nefasta carrera firmada por el líder, un Quartararo que sólo ha podido ser decimotercero. Resulta difícil contar el número de veces que se ha salido este fin de semana en este trazado el galo, aunque al menos conserva el liderato, ahora con sólo tres puntos de margen sobre Dovi. Yamaha estará como loca por salir de Austria y enfilar rumbo a Misano, un circuito que se le dará mucho mejor el próximo mes. La mejor de sus motos aquí hoy ha sido Rossi con la novena plaza, y con eso queda todo dicho.

En cuanto a Honda, iba camino de conseguir su primer podio de la temporada gracias a Nakagami, pero en la reanudación el nipón sólo pudo ser séptimo, lejos de un Miller con el que había peleado en la primera manga. El australiano fue el que facilitó en buena parte la primera victoria de Oliveira, aunque también el propio Pol con ese error ya comentado en la curva 3 de la última vuelta. El de Granollers entró demasiado cerrado y salió muy abierto, lo que permitió que se le acercara el del Pramac, para pasarle por vez primera en la cuarta curva.

En la novena, Pol le devolvió el hachazo a Jack, pero éste respondió en el último viraje demasiado forzado, lo que provocó que ambos se abrieran y que Oliveira pescara en río revuelto para su primera victoria. Se la regalaron en parte, pero había que estar ahí, y tiene mucho mérito hacerlo como piloto satélite de KTM en el Red Bull Tech 3 de Poncharal, así que felicidades para él y para todo Portugal.