MOTOGP

Binder gana en tres carreras y se pone al nivel de Lorenzo

Sólo Márquez, en dos carreras, ganó antes que el sudafricano en su debut en MotoGP, y Pedrosa lo hizo en cuatro, pero ninguno con una KTM.

Hay que frotarse los ojos para ver que es realidad y no una imaginación la clasificación de MotoGP en el GP de la República Checa. Primero, porque Brad Binder es un novato en la categoría y sólo ha necesitado tres carreras para lograr su primer triunfo, lo que le pone al nivel de Lorenzo en 2008. Segundo, porque pilota una KTM que hasta este año era considerada como una de los patitos feos de la categoría. Tanto es así que Pol Espargaró ha renunciado a firmar su renovación para irse a Honda y que Jorge Martín prefiere subir a MotoGP en el equipo satélite Pramac Ducati que de la mano de KTM, con la que lo tenía programado hace tiempo. Pero ahí está el histórico triunfo de Binder y KTM, el primero para ambos en la clase reina y también para Sudáfrica.

Binder no es un piloto cualquiera. Ya fue campeón del mundo de Moto3 en 2016 y el año pasado fue subcampeón en Moto2. Ahora, ha sido capaz de ganar por vez primera en MotoGP en sólo tres carreras, tras ser decimotercero en el GP de España y no acabar el GP de Andalucía. Eso, como ya está escrito, le permite ponerse al nivel del Lorenzo novato de 2008, que venció también al tercer intento, en Portugal. Por delante de Pedrosa, que en 2006 ganó en su cuarta carrera en MotoGP, en China. Sólo le supera en este sentido Márquez, que necesitó nada más que dos carreras para firmar su primer triunfo entre los mejores, en Texas 2013.

Y en todo ello hay que tener en cuenta que Binder lo ha hecho con la KTM, una moto inédita en el capítulo de victorias hasta que él la ha llevado a lo más alto, mientras que Dani y Marc lo hicieron con Honda y Jorge con Yamaha.

Durante la vuelta de honor de Brno, Binder ha recibido la felicitación de sus compañeros de parrilla y le ha esperado sobre el asfalto su hermano, Darryn, con la bandera sudafricana para que la paseara en la vuelta de honor. La alegría de ambos era enorme e hizo recordar lo que Brad dijo de Darryn al fichar por MotoGP, diciendo que era una buena noticia saltar de Moto2 antes de que su hermano llegara a esa categoría, porque así se ahorraría luchar con uno de los pilotos más duros del campeonato. Era su manera de vacilar con la fama de ‘guarrete’ en la pista que tiene el pequeño de los Binder.