AUTOMOVILISMO

Belén García regresa al pasado tras cancelar las W Series

La piloto de L’Ametlla del Vallès ha decidido inscribirse en el campeonato de España de karting: "Lo único que quiero es volver a disfrutar de este deporte".

Belén García regresa al pasado tras cancelar las W Series

Regreso al pasado. Así se podría titular el 'plan B' que Belén García va a ejecutar a lo largo del 2020 tras conocer a principios de junio que la W Series había decidido cancelar la temporada 2020 debido a la crisis mundial del coronavirus.

Una hoja de ruta que contempla diversos test y la participación en dos carreras de la Formula Renault Eurocup, así como correr el campeonato de España de Karting (CEK) en la categoría KZ-2, cuyo calendario provisional que incluye tres citas en Campillos (25-27 de septiembre), Chiva (16-18 octubre) y Zuera (13-15 noviembre) todavía necesita la aprobación de la comisión delegada de la Real Federación Española de Automovilismo (RFEdA).

"Terminé la temporada pasada con la ilusión de que este 2020 tendría asegurada mi participación en el campeonato y esto ha sido un golpe duro, pero entiendo la decisión. En la situación actual es muy difícil poder reunir a todas en un mismo lugar y no podían dejar a ninguna piloto fuera. Tendría poco sentido hacer una temporada a medias pudiendo completar una entera el año que viene. Aún no me lo han confirmado, pero confío que estaré allí y que podré demostrar lo que puedo hacer. De todas las disciplinas del motor que he probado, el karting es una de las que más me gusta. En el campeonato de España hay mucha competitividad y creo que me puede ayudar para mantener la forma hasta que pueda volver a correr con fórmulas", asegura la piloto de L’Ametlla del Vallès.

De igual modo, Belén García espera que no haber decidado tantas horas al simulador en pos de su carrera de ingeniería telemática no sea un handicap para mejorar su décima posición conseguida en 2018: "Lo único que quiero ahora mismo es volver a disfrutar de este deporte, al que echo mucho de menos. De no poder subirme a un coche, a poder hacerlo y competir, hay una gran diferencia. Este año no está claro qué se podrá hacer y qué no, y prefiero estar en un campeonato como el CEK, que es más factible que se celebre. Me tomo el campeonato como un complemento más a mi rutina habitual de entrenamiento. De momento no he tenido demasiada suerte en cuanto a resultados, pero sí que percibo que he evolucionado en mi pilotaje y en cómo afrontar diferentes situaciones de carrera. Es complejo porque no puedo dedicar todas las horas que me gustaría al simulador, pero igualmente espero estar más adelante en las próximas carreras”.