RALLYS

Sainz: “Sería absurdo pensar que tengo poderes sobrenaturales”

El madrileño cumple hoy 58 años y reconoce: “Recordaré siempre este día por la situación, vivirlo en confinamiento, aunque con la esperanza de que pase rápido”.

Sainz: “Sería absurdo pensar que tengo poderes sobrenaturales”
Twitter

Tal día como hoy, el 12 de abril de 1962, llegaba al mundo en una clínica de la madrileña calle Claudio Coello Carlos Sainz Cenamor. Nadie hubiera imaginado entonces lo que ese recién nacido podía llegar a conseguir en el automovilismo. Los grandes titulares son dos campeonatos del mundo de rallys y tres victorias en el Dakar, pero por encima del palmarés está la huella que ha dejado esta leyenda del deporte que hoy cumple 58 años.

-Feliz cumpleaños. ¿Cómo está viviendo este día?

-Recordaré siempre este día de cumplir 58 bajo una situación mundial que ninguno podíamos imaginar. Parece más una película de cine que una realidad en el siglo XXI. Lo recordaré por eso, por cumplirlos en confinamiento, en casa y después de llevar un montón de semanas en esta situación. Con la esperanza de que pase rápido y con la tristeza de lo que está pasando.

-¿Cómo lleva el confinamiento una persona tan activa?

-También es un ejercicio de disciplina, y en ese sentido, una vez que ocurre, es cuestión de mentalizarse. Hay que hacerse un plan y crear una rutina diaria, ya que es un tema mental. No lo estoy llevando tan mal, y no me quejo porque hay mucha gente que está en peores condiciones.

-¿Se imaginaba cuando debutó en 1980 con un Renault 5 TS en el Rally Shalymar que seguiría en la cresta de la ola con 58 años, cuatro décadas después?

-No sé si estoy en la cresta, pero sí que estoy corriendo el Dakar, disfrutando y, efectivamente, con la suerte de ganarlo. Realmente nunca piensas tan a largo plazo, sobre todo cuando eres joven.

-¿Orgulloso de lo que ha conseguido?

-Por supuesto que estoy contento, orgulloso y agradecido por haber tenido una carrera tan larga y habiendo disfrutado de lo que era mi pasión de niño, que es lo más importante.

-Haciendo retrospectiva, ¿qué momentos son los que recuerda con especial cariño?

-Es recurrente, pero es así. La primera vez siempre es de la que se guarda un mejor recuerdo. La primera vez que corres una carrera, la primera victoria, el primer campeonato, el primer rally del Mundial, la primera victoria en el Mundial…siempre las primeras veces son tan especiales. En ese sentido, en mi carrera hay muchas primeras veces y son todas especiales. Aparte de esas primeras veces, también hay situaciones que son un poco más especiales, de las que me siento orgulloso.

-Visto desde fuera, esta tercera victoria en el Dakar le ha sentado de maravilla.

-Ha sido una alegría diferente. No sé si más o menos que las anteriores, pero hay muchas razones para que sea diferente. En primer lugar, por la edad, ya que los sentimientos no son los mismos según vas cumpliendo años. Luego, es el tercer coche diferente con el que gano, fue una prueba en un continente nuevo, hubo mucha incertidumbre en la lucha por la victoria peleando con los dos mejores pilotos de la historia. Había muchos más ingredientes para hacer esta victoria un poquito más especial. Pero eso no quiere decir que me haya producido más o menos alegría, sólo que es diferente.

-Dadas las circunstancias, quizás sea mejor ahorrarse hablar sobre el próximo Dakar, aunque ya ha expresado su interés por volver.

-La incertidumbre general es tremenda en estos momentos, y entonces el deporte pasa a un segundo o tercer plano. Ahora toca tener paciencia, encauzar todas las energías a aportar lo que se pueda a la sociedad para que esto pase cuando antes, y a partir de ahí consolidar una estrategia en la vida y en los negocios personales, intentando que tenga las menores consecuencias, y ya entonces retomar el objetivo de volver a correr el Dakar, si es que hay Dakar y si hay oportunidad.

-Le pongo en un compromiso: ¿prefiere una cuarta victoria en el Dakar o el Princesa de Asturias?

-El Princesa de Asturias es un premio muy bonito, porque además es español, es el más importante que te pueden dar en tu país a una trayectoria, y por tanto es importante. Es difícil de otorgar porque es español, pero a la vez internacional, y es normal que se intente dar esa dimensión internacional, y entiendo que es difícil la posición del jurado porque hay mucha gente que lo merece. Yo hace ya tiempo que decidí no pensar demasiado en ello y centrarme más en objetivos que estén en mi mano, y dar motivos al jurado para que me lo den si lo consideran oportuno.

-Otra complicada: ¿un cuarto Dakar o una victoria de su hijo en Fórmula 1?

-Esa ya la he contestado. Como uno no es nada egoísta con sus hijos, cualquiera que sea padre comprenderá cuál es la respuesta. En primer lugar creo que no tiene mucho sentido porque no es real, pero sentimentalmente diría que sí, porque no soy egoísta, y menos con mis hijos. Yo creo que lo va a conseguir por sí mismo, sin que nadie con un poder mágico se la facilite.

-Se acerca peligrosamente a los 60. ¿Se ve a esa edad dando brincos por las dunas?

-No lo sé. Obviamente, cada año que pasa físicamente es más complicado, y prepararse como hay que hacerlo para un Dakar es más difícil. Sería absurdo pensar que uno tiene dones sobrenaturales, y no sé cómo estaré dentro de dos años, así que no puedo contestar.