DAKAR

Alonso, tras terminar segundo: "Ya me puedo ir tranquilo"

El asturiano no podía estar más feliz después de haber luchado por ganar una etapa por primera vez con su Toyota: "Marc y yo casi nos íbamos pellizcando".

Fernando Alonso.
FRANCOIS FLAMAND DPPI / AFP7 /

-Segundo puesto, su mejor resultado en el Dakar.

-Veíamos los tiempos antes de llegar al vivac y casi que nos íbamos pellizcando uno a otro para creernos que había salido todo tan bien. La etapa iba sin incidentes, pero hemos tenido un pinchazo en el Km 350 más o menos, pero no creo que haya influido mucho. Y justo al final ya veíamos a los coches que iban delante nuestro y el polvo y no sabíamos muy bien quién estaba allí, pero cuando llegamos a meta, la cruzamos segundos y venían todos detrás, nos dimos cuenta de que habíamos hecho un muy buen tiempo. Que no pare.

-Está muy emocionado.

-Sí, para nosotros en el equipo, para Marc y para mí dentro del coche, son momentos de mucha alegría, de emoción, porque sabemos la dificultad que tiene, lo que vivimos en 470 km, las dunas que pasamos, los sustos que llevamos... y cuando cruzas la meta y estás entre los mejores la alegría es enorme viniendo de donde vinimos. Hace dos meses no sabíamos ni arrancar el coche prácticamente.

-En el último tramo han sido los más rápidos, ¿cómo era el tramo?

-Eran dunas, donde estaban la mayor parte de ellas, justo después del pinchazo, así que estábamos más enrabietados.

-Ya se le ve adaptado completamente adaptado a este mundo.

-Han pasado ocho días de rally y tienes ya un poco más el ritmo y los procedimientos que tienes que hacer con el coche, son pequeños detalles que ya vas cogiendo, haces con naturalidad y ya estás dentro de la carrera. Ojalá que lleguen los próximos días pronto que estamos en una buena inercia, que lleguen días duras, cuanto más mejor, cuanto más duras blandas y feas mejor... Porque creo que cuanto más se parta un poco la carrera y más dificultades haya, más podemos pescar en río revuelto. Así que con ganas de afrontar los últimos días.

-Su cabeza decía que era imposible ganar una etapa, pero sus manos han demostrado lo contrario, ¿piensa que pueda conseguirla?

-Hombre... Mañana va a ser un día que va a ser difícil saliendo delante. Intentaremos hacer una buena etapa y pasarla sin contratiempos. Quizá hacer un peor resultado mañana puede ser un poco beneficioso para pasado, que hay dunas el día siguiente. Así que, sin forzarlo, pero si hacemos un 10º o un 12º, puede ser una buena oportunidad para pasado intentar atacar y buscar una victoria. Pero con lo de hoy creo que ya me puedo ir tranquilo.

-Ahora llega el 'Cuarto Vacío', uno de los desiertos más inhóspitos del mundo, ¿cómo lo espera?

-Tuve la experiencia de un test en Abu Dhabi que hice hace tres semanas, era una zona muy parecida de dunas y era muy difícil. Fueron tres días de prácticamente un infierno, así que si son parecidas a esas dunas creo que van a ser días que van a pasar muchas cosas.

-Con este rendimiento, ¿pase lo que pase están los objetivos cumplidos?

-Mucho más que cumplidos, están sobrepasado cualquier objetivo personal que hubiese tenido antes de llegar al Dakar. Estuve solo en un Rally en Marruecos, en el que sentía bien y cómodo, pero estaba a 15-20 minutos de los líderes en etapas de 250 km, así que no sabía si aquí en 500 km iba a estar a media hora o incluso a más de los grandes especialistas. Así que estar con ellos, o en días como hoy delante, no estaba en ninguno de mis objetivos razonables. Disfruto el momento, y después de la Resistencia, los óvalos y ahora los raids estoy muy contento.