DAKAR

Coma y sus inicios con Alonso: "A veces me costaba un poco"

Marc cuenta cómo fueron sus inicios con Alonso dentro de un proyecto con Toyota que le ha devuelto la ilusión. "Mi desencanto con el Dakar llegó a un punto…", dice a AS.

Marc Coma.

"Con ganas de empezar". No hace falta que lo diga, ya se le ve en la cara, pero por si acaso, Marc Coma lo deja claro. Después de la intensa preparación que ha vivido junto a Alonso en escasos cinco meses, no puede esperar a cantar las primeras notas del ‘roadbook’ al asturiano en la primera etapa del Dakar. No tendrá que esperar mucho más, mañana empieza la ‘fiesta’ de Yeda a Al Wajh pero, mientras lo hace, habla con AS y un grupo reducido de medios sobre sus sensaciones previas.

Y si algo demuestra, es que Fernando y Toyota le han devuelto la ilusión con este proyecto. "Sinceramente, estaba un poco lejos de todo lo que era el Dakar, era una etapa pasada, y encontrar esta ilusión es algo que me hace muy feliz. Después de haber vivido un contexto muy complicado como organizador en Sudamérica, donde mi desencanto con la carrera había llegado a un cierto punto, ahora estoy muy contento", reconoce el pentacampeón de motos reconvertido a copiloto de coches.

"Si me lo dicen hace un año no lo hubiese creído, tenía ganas de subirme al coche con él para disfrutarlo", insiste con una sonrisa por su "tercera fase" en el Dakar y por su progreso con el Hilux: "Estoy muy contento con nuestro trabajo, hemos hecho una progresión buenísima, estamos cómodos con el coche. Toda preparación es poca, pero estamos en el punto de partida y ahora es la hora de la verdad. Veremos dónde estamos y cómo nos adaptamos, hay muchas cosas nuevas y quien se adapte mejor tendrá una ventaja importante".

Es cierto que ahora han "creado una relación humana" muy buena entre ambos, pero también que antes no se conocían personalmente y que al principio costaba decir según qué cosas. "A veces, depende de lo que decirle, me costaba un poco, porque con todo el respeto que le tienes… Pero al final tu función es esa y si tienes que identificar que el ritmo es demasiado alto, o bajo, aportarlo. No hay problema. Una relación de piloto y copiloto necesita un recorrido", admite el catalán.

Han superado con éxito los primeros pasos y ahora se ve con capacidad de afrontar cualquier dificultad juntos: "En algún momento seguro que habrá un error, es inevitable. Intentaremos minimizarlo sumando los dos, es el modo de que los problemas afecten los menos posible y de que seamos fuertes". Y habrá que serlo en una "carrera muy larga con navegación difícil y que puede cambiar mucho cada día", pero están listos: "Es el momento de competir con todo".