FÓRMULA 1

Ferrari: un no amable a Alonso y otro "lapidario" a Verstappen

Entre los ecos de la comida de navidad de Maranello están la negativa rotunda a 'Mad Max' por su acusación de trampas y otra más ligera sobre el asturiano.

El Ferrari de Vettel, en Brasil 2019. F1.
RUDY CAREZZEVOLI@CALLO ALBANESE

Los ecos de la comida de Ferrari siguen arrastrando afirmaciones de la cúpula de Maranello relativa al mercado de fichajes de 2021, que puede ser el más activo de la década igual que es muy posible que todos los pilotos mantengan sus volantes actuales. Leclerc tiene contrato a largo plazo con la 'Scuderia', pero el de Vettel termina en 2020 y le han advertido de que si hay un cambio de cromos será en su puesto, según "cómo encaje en el coche y cuáles sean sus planes y los de Ferrari", trasmitió Binotto. De Hamilton ya intentaron restar importancia a los encuentros recientes con su presidente.

Los otros dos nombres 'top' que circularán por el 'paddock' durante la próxima temporada en forma de fichaje estrella son Max Verstappen y Fernando Alonso. El primero es la piedra angular de Red Bull Honda, aunque si el coche no responde para luchar por el Mundial, su padre ya ha dejado claro que buscarán fuera. En Mercedes se le aprecia, y mucho. ¿En Ferrari? Su afirmación de Austin, diciendo que los italianos habían bajado el nivel porque "habían dejado de hacer trampas", ¿le permitiría correr allí en el futuro? Quienes lo presenciaron aseguran que el "no" que respondió Camilleri, CEO de Ferrari, "fue lapidario".

En cuanto al piloto asturiano, "lo hablamos, pero ya no entra en nuestros planes", explica Binotto. AS ya informó en Hungría de que en las perspectivas de la escudería no está juntar dos pilotos 'top', si bien es justo lo que tienen ahora con Vettel y Leclerc. El talante de Maranello con Alonso, sin embargo, ha cambiado mucho en el último año, del frío Arrivabene a Binotto, con saludos afectuosos y mensajes cruzados amables, nada que ver con el olvido de la anterior directiva. En el futuro, todo dependerá de las urgencias de Ferrari y su necesidad de ganar a Mercedes. Porque Hamilton, por ejemplo, sí entra en esos planes si se pone a tiro.

No obstante, el dirigente suizo despeja por ahora: "Las discusiones se centran en nuestros dos pilotos actuales, uno porque tiene contrato y el otro porque corre por Ferrari y es el centro de nuestro proyecto. Antes de evaluar otras opciones hablaremos con él. Charles es nuestra inversión de futuro, no cabe duda, y contamos con él para ser nuestra primera baza del futuro. Y entendemos que eso puede suceder rápido". A partir del GP de España, con la temporada europea por delante, se intensificarán charlas, precontratos, renovaciones... ¿y fichajes?