Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

SUPERBIKE | ENTREVISTA

Álvaro Bautista: "Corrí en Ímola con una vértebra partida"

El líder del Mundial de Superbike confiesa a As que se lesionó con una moto de cross. Además, analiza lo que supone en la Ducati la pérdida de 250 revoluciones.

Álvaro Bautista: "Corrí en Ímola con una vértebra partida"
Javier Cebollada EFE

Álvaro Bautista llegó anoche a Jerez, para tomar parte en la sexta cita de la temporada de SBK que se disputa este fin de semana en el Ángel Nieto. Lidera el campeonato con 43 puntos de ventaja sobre Rea, ganador de la única carrera que se pudo disputar en Ímola, por el mal tiempo. Todas las anteriores, las 11 anteriores, las ganó el talaverano con su Ducati. Ahora confiesa en As que corrió lesionado en la cita italiana, le pide al público que acuda en masa al trazado andaluz y analiza con ojo experto lo acontecido en MotoGP en Mugello.

-¿Qué supone para usted correr por vez primera en el Circuito de Jerez-Ángel Nieto como piloto de Superbike?

-Allí me estrené como piloto invitado en el Mundial de 125 en 2002 y ahora, 17 años después, me voy a estrenar como piloto de SBK y espero que vaya mucha gente. Sé que no va a haber tanta como en MotoGP, pero seguro que el ambiente será bueno. Correr en España siempre es especial para los pilotos españoles, sea en el campeonato que sea. En Jerez conseguí mi primera victoria mundialista (2006) y a ver si ahora podemos hacer un buen fin de semana para nosotros y para la gente.

-¿Cuánta gente sería una buena cifra?

-No sabría muy bien decir. Casi cien mil van a MotoGP el domingo, así que si va la mitad del público sería un gran éxito.

-Anime a la afición para que vaya.

-Animo a la afición a que venga a Jerez con las SBK. Voy a dar lo mejor de mí y, aparte del espectáculo que hay en pista, en la que se ven carreras muy bonitas, con lucha, como se ha visto en Holanda e Ímola, también van a disfrutar mucho del paddock. Es abierto al público y pueden estar cerca de los pilotos y de los equipos. Hay espectáculos, con el paddock show en el que los pilotos firmamos y nos hacemos fotos, más un montón de actividades. Es totalmente distinto a lo que están acostumbrados en MotoGP.

-Vamos, una fiesta en toda regla.

-El ambiente es más relajado que en MotoGP y hay más tiempo para estar con los aficionados.

-Ha pasado casi un mes desde la cita anterior, en Italia. ¿Perjudica o beneficia un parón tan largo?

-Yo no estoy acostumbrado a estos parones, pero la semana pasada tuvimos dos días de test en Misano. Llovió durante uno y medio, pero por lo menos nos subimos a la moto. El parón en este caso me ha venido bien por una cosa que no sabe nadie. Te voy a dar una exclusiva…

-Cuente, cuente.

-Una semana antes de la carrera de Ímola, tuve un percance con la moto de cross y me hice daño en la espalda y en el tobillo izquierdo. Aguanté el dolor y tiré adelante porque los pilotos somos así, pero el dolor no se pasaba y a la vuelta de Ímola visité a nuestro queridísimo doctor Villamor. Hay que hacerse el duro, pero con límites, y como el dolor era extraño me fui a verle y me dijo que me había partido una vértebra y tenía el ligamento del tobillo bastante fastidiado. Por eso me ha venido muy bien este parón, para recuperarme físicamente.

-Pregunta obligada entonces: ¿perdió en Ímola por su estado físico o le hubiera ganado Rea de todas las maneras allí?

-(Sonríe). Fue un poco todo. El no conocer la pista, los defectos de nuestra moto se agrandan en esa pista y físicamente no estaba al cien por cien. A eso le sumas que se rodó rápido y que Rea y Davies han ganado las últimas carreras en ese circuito. Es la suma de todo. No digo que sea cien por cien por mi estado físico, pero afectó.

-¿Notó allí las 250 revoluciones que le quitaron al motor de su Ducati por el dominio mostrado en las primeras carreras?

-Se nota en Ímola y en todos los sitios. A diferencia de MotoGP, nosotros no podemos tocar el desarrollo interno de las velocidades. Nuestra primera, segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta marcha son siempre iguales. Lo único que cambiamos es el desarrollo final, el piñón y la corona, entonces, en muchos sitios, esas 250 vueltas de menos hace que no llegues al limitador y poder dejar un cambio un poquito más corto, y no tener que hacer todo el cambio con un par de veces que llegues al limitador. Más que la potencia en sí, es la comodidad de hacer un cambio que se adapte un poco más a las pistas. Eso es lo que más nos perjudica, probablemente, y en Holanda ya teníamos esa limitación, lo que no impidió que ganara la única carrera que se disputó allí.

-¿Cómo imagina el fin de semana de Jerez?

-Espero sufrir menos que en Ímola. Es una pista que me conozco, en la que tengo más vueltas dadas que un ventilador, que me gusta y en la que he conseguido buenos resultados. Espero estar al nivel que he estado en todas las carreras previas a Ímola. Estamos trabajando muy bien, porque Ducati me está ayudando a desarrollar la moto y creo que podemos estar como en las primeras carreras, competitivo y luchando por la victoria.

-¿Vio la carrera de MotoGP el pasado domingo en Mugello?

-Sí que la vi y fue muy buena carrera, muy bonita, luchada hasta el final por varios pilotos. Petrucci siempre ha ido muy bien en Mugello y ganar allí ha tenido que ser especial. Además, ganar a Dovizioso no es fácil, porque es su compañero de equipo y el jefe de filas. No es fácil su situación, pero al tío se le vio muy seguro e hizo un carrerón. Y Marc se defendió genial, porque era una pista para defenderse y salió más reforzado para el campeonato. Fue una carrera bastante chula y del que me esperaba un poquito más era de Lorenzo, porque allí siempre ha ido muy rápido. Lo está pasando mal, pero me lo esperaba en el top diez, pero parece que está sufriendo mucho.

-¿Se alegró por Petrucci o hubiera preferido que siguiera sin ganar por si Ducati tenía que recurrir al líder de las SBK?

-(Risas). A ver, sinceramente, no hay que desear que a otro le vaya mal para que a ti te vaya bien. Cada uno hace su máximo y luego hay otras personas que son las que deciden. Yo me alegré por Petrucci, porque este año le veo mucho más regular y más centrado. Me alegro. No soy de los que piensa que no gane para que no le renueven. No deseo el mal a otro piloto para beneficiarme yo. Estoy contento de que se vea que la Ducati no sólo funciona con Dovizioso. Petrucci dice que ha cumplido su objetivo y que ahora va a ayudar a Dovi a que gane el Mundial, pero no lo tengo yo tan claro eso. Se ha visto fuerte y, con la experiencia que va a coger en ese equipo, puede convertirse en un candidato a luchar por el título.

-Cree que le renovarán, ¿no?

-Yo creo que sí. También se habla de Miller, pero lleva la misma moto de Petrucci, aunque en un equipo satélite, y si tengo que elegir entre los dos creo que Petrucci ha demostrado más que Miller.

-Hablaba antes de Lorenzo, ¿qué cree que le pasa?

-Cuando tiene confianza en la moto y va como él quiere, Lorenzo es muy difícil de ganar, pero, como no vaya como él quiere, va peor de lo que podría ir. Es mi opinión visto desde fuera y de haber corrido con él. Le pasaba incluso en Yamaha, que cuando no lo tenía todo en su sitio estaba un poco perdido. La única opción que tiene es encontrar el 'feeling' para sentirse cómodo. Si lo hace, volverá a ir rápido. Si no, es complicado. No sé si Honda teniendo a Márquez, que gana, tirará también por su camino.

-Le deseo toda la suerte posible.

-Muchas gracias. Hasta la próxima.