AS COLOR Nº237

Los fans ‘desnudan’ a Lorenzo

El mallorquín publica una biografía en la que habla de su vida a través de las preguntas de los aficionados. Lorenzo habla de competición, pero también muestra su lado más íntimo. GP Italia 2017

Los fans ‘desnudan’ a Lorenzo
AFP

Exigente (sobre todo conmigo mismo), autodidacta, honesto, constante y perfeccionista”. Con esas cualidades se presenta Jorge Lorenzo. El mallorquín siempre ha sido diferente, cualidad que ha vuelto a demostrar al publicar su biografía. El 99 no quería una autobiografía ‘clásica’, por ello se ha abierto a los fans, los cuales le preguntaron sobre todo tipo de cuestiones relacionadas con su vida a través de la plataforma ‘eFanswer’, unas dudas de sus incondicionales que dejan al desnudo al tres veces campeón de MotoGP.

Jorge Lorenzo repasa sus 29 años de manera lineal, haciendo especial hincapié en sus primeros años. El mallorquín comenzó con una moto que su padre le construyó con sus propias manos, pero en sus primeras competiciones se subió a una moto cedida por la familia Salom, para quienes trabajaba su padre. Una familia a la que “agradece” ese primer empujón, motivo que le hizo sentir mucho más la pérdida de un compañero, como fue el fallecimiento de Luis Salom. “Tengo especialmente grabado en la memoria lo que le ocurrió a Luis Salom en Montmeló, en junio de 2016: el momento en el que me lo comunicaron, el vacío que te queda dentro, las ganas de llorar, las miradas perdidas de toda la gente en el paddock… Es algo que no se olvida nunca”, afirma el 99. 

Regresando a sus inicios, Lorenzo recuerda cómo fue su marcha a Barcelona, un momento “muy difícil”, como califica en el libro. El piloto no duda tampoco en reflejar la tremenda importancia que tiene en su vida su familia: “Fuera de las motos estoy feliz mientras estoy con mi familia. Soy muy familiar”.

De la familia extrae una de las curiosidades de su infancia. Antes de partir hacia Barcelona, vivía con su padre (tras la separación de sus progenitores), el cual le comenzó a llamar ‘Giorgio’, un apodo por el que le continúa llamando hoy en día. Aunque, eso sí, el mallorquín puntualiza: “Sólo él me llama así”.

La carrera de Lorenzo acababa de comenzar, una trayectoria que estuvo a punto de quedarse en un sueño, ya que “Chicho” sopesó la retirada de su hijo tras una grave caída. “Mi padre se sintió culpable. Pensó que no merecía la pena y que los riesgos eran demasiado elevados. Me dijo que tal vez tendríamos que dejarlo todo. Fui yo quien le convenció de que debíamos seguir luchando por nuestro sueño”, cuenta el piloto. Una retirada que no fue la única vez que Lorenzo se planteó, ya que años más tarde, por otra caída también pensó en dejar la moto. “En Montmeló 2008 tuve una muy mala caída y perdí el conocimiento. También perdí la memoria temporalmente; de hecho, durante un tiempo seguí haciendo las mismas preguntas sobre el accidente. Una vez restablecido, me pregunté si realmente mereciá la pena seguir con tantos sacrificios y riesgos. Y ahora puedo contestar que sí, merecía la pena”.

Lorenzo festeja su primera victoria en el mundial. Fue en 125º en Brasil en el año 2003.

Lejos de esos dos momentos de duda, Lorenzo siempre se ha mostrado ambicioso en su carrera, teniendo su momento más feliz en Brasil 2003, dónde logró su primera victoria. Poco a poco fue creciendo en el Mundial hasta que en 2008 se subió la Yamaha oficial, oportunidad de la que está “muy agradecido”, justo ahora que abandona la marca nipona para probar suerte en Ducati. Con los italianos tiene una ambición, “seguir ganando”.

De sus años en Yamaha, los fans se interesan por varias situaciones. La principal, su rivalidad con Valentino Rossi. El 99 no cambia el discurso que siempre ha mantenido sobre el famoso muro en el box de Yamaha. Lorenzo, breve y conciso, culpa al italiano. “La decisión de levantar una pared en el box de Yamaha en 2008 fue exclusiva de Rossi, y no pude hacer más que aceptarla”. Eso sí, el español puntualiza que su relación mejoró en 2013, con el regreso de ‘Il Dottore’ a la marca japonesa. “Cuando Valentino Rossi volvió a Yamaha en 2013 nuestra relación mejoró muchísimo”, asegura.

Cómo no, el mallorquín habla de su último título y la carrera de Valencia, dónde también mantiene la misma línea que siempre ha presentado: “De la carrera de Valencia ya se ha hablado demasiado, Pedrosa y Márquez me obligaron a dar el máximo, ellos mismos explicaron que iban al límite. Además, los únicos que realmente reconocieron estar dispuestos a ayudar a Rossi a ganar fueron los italianos”.

Lorenzo se sinceró sobre su carrera y todo lo que le rodea, pero también habla de su lado más personal. Lorenzo se muestra fan incondicional de Ayrton Senna, Michael Jordan y Muhhamad Ali. De los tres, Lorenzo suele compartir frases en sus redes sociales, las cuales destaca que le definen a la perfección. Destaca la pasión que comparte con Ali, ya que a Lorenzo le gusta el boxeo, aunque afirma que no lo sigue con regularidad, tanto es así que durante más de un año tuvo un ring de boxeo en su casa. Además, Lorenzo destapa sus gustos musicales: U2, Oasis, Red Hot Chili Peppers o Linkin Park, sus grupos de referencia, de los cuales escucha música para concentrarse antes de las carreras.

Jorge Lorenzo, un niño que creció viendo Oliver y Benji, Dragon Ball o Doraemon y que poco a poco a base de constancia y trabajo logró su sueño: ser campeón del mundo de motociclismo, un sueño que ahora comparte con sus fans en su autobiografía.

MOTO-ESP-PRIX-VALENCIA-MOTOGP-PODIUMJorge Lorenzo celebra su último campeonato mundial en 2015 junto con Danny Kent (izquierda) y Johann Zarco (derecha)