DAKAR

Himoinsa pone rumbo al Dakar: "Somos más y mejores"

El equipo liderado por Miguel Puertas presentó sus armas en Madrid: Romero, Farrés, Cervantes, Oliveras, Gimeno y Ramos.

Himoinsa pone rumbo al Dakar: "Somos más y mejores"
HIMPOINSA

Es 'La Roja' del Dakar. Es, salvo que alguien demuestre lo contrario, la mayor apuesta española en la carrera más dura del mundo, porque no resulta fácil presentarse en Asunción (donde arranca la edición 2017) con un equipo integrado por seis pilotos. "Veo que me hago viejo... pero la ilusión es la misma", confesaba Gerard Farrés, el alma del equipo Himoinsa que hoy se presentaba en Madrid.

Suman en total 32 dakares, una excelente tarjeta de presentación de esa estructura dirigida por Miguel Puertas, que presenta 11 en su hoja de servicios. Y que se huele un Dakar con muchas curvas. "Indudablemente va a ser más duro, la idea de Marc (Coma) es que así sea. Hay los mismos kilómetros que en ediciones pasadas, pero en dos días menos. Haciendo un cálculo más o menos aproximado, salen alrededor de 100 kilómetros más diarios, lo que supone una hora y media para los pilotos punteros y unas dos para los amateurs. Es decir, que van a llevar al límite a los pilotos", afirmaba el granadino.

Junto a él estaban sus armas en la carrera: de izquierda a derecha, Dani Oliveras, acompañado por unas muletas que no le van a impedir estar el 2 de enero en Asunción. "Me rompí el peroné en la última carrera de extremo que hice, pero en 15 ó 20 días me ha dicho el doctor que podré subirme a la moto. Tengo más ganas que nunca y siento que puedo dar mucho más de mí".

A continuación fueron hablando quienes comparten con él el sueño del equipo Himoinsa y Yanmar. Gerard Farrés, octavo en el Dakar 2016: "Salimos a por todas, con un año más de experiencia y la lección aprendida. Hemos trabajado bien durante todo el año y ahora hay que hacer una buena carrera, sin cometer fallos e intentando atacar con más constancia”. Rosa Romero, que afronta su sexto Dakar: "Lo afronto con la misma ilusión de siempre, es lo que soñaba de pequeña. Y sobre todo este año, en el que he podido hacer muchas más carreras de las que estaba acostumbrada".

Iván Cervantes, que disputará su segundo Dakar ya con el adiós definitivo al enduro: "El año pasado, alguna novatada pagué. Tras finalizar con el enduro, ahora me toca centrarme en el papelito (el roadbook), en no perderme. Y tratar de correr un poquito más". Antonio Gimeno, que ha disputado tres ediciones y que en 2016 fue 24º: "Subir un peldaño más siempre es complicado. El primer objetivo, como siempre, es terminar. La carrera ha dado un giro de 180 grados en los últimos años, ahora se va a toda velocidad, con muchos riesgos. Pero habría que buscar, por qué no, un Top 20". Y Antonio Ramos, un veterano en mil dakares que regresa tras varios años alejado de la carrera: "Después de media vida en el Dakar como llanero solitario, cuando me llamó Miguel y me ofreció la posibilidad de incorporarme a este gran equipo, no me lo podía creer y por supuesto que no lo dudé, espero no defraudarles y aportar toda mi experiencia".

Será el 2 de enero cuando la carrera empiece en Asunción, con más de 9.000 kilómetros por delante y Buenos Aires como destino final. Una edición en la que la altura supondrá un rival extra (incluso la jornada de descanso tendrá lugar en La Paz, a 3.600 metros), lo que obliga a todos a aclimatarse. "Nos preparamos para ello de dos modos. Bien pasando tiempo en una cámara de hipoxia en la que se simula la atmósfera a 4.000 metros. Se hará dos semanas  en diciembre, pero con una de descanso antes del Dakar. Y también trabajaremos en bicicleta estática y con cámara de oxígeno para simular esa actitud", afirma Puertas.

Todos están listos, las motos, esas KTM 450 Rally competitivas a más no poder, también. Sólo queda seguir adelante con esa cuenta atrás hasta el 2 de enero, cuando la carrera arranque en Paraguay. "Somos más y mejores", anuncia Puertas. No tenemos ninguna duda.