F1 | GP DE ALEMANIA

Hamilton gana en casa de Rosberg; Alonso 12º y Sainz 14º

El inglés adelantó a su compañero de Mercedes, que tenía la pole, y es más líder. Los dos Red Bull de Ricciardo y Verstappen completaron el podio.

Hamilton gana en casa de Rosberg; Alonso 12º y Sainz 14º
THOMAS KIENZLE AFP

Clic, clac, apenas eran unos puntos en el suelo, unas gotas de lluvia en la visera de Lewis Hamilton. Esa era la amenaza. Si acaso. O nada. En las gradas repletas de Hockenheim aparecieron algunos paraguas. ¿Y si hubiera llegado una tormenta terrible que anegase el circuito? Esa era la única opción posible para que el campeón del mundo pudiera perder la carrera. Pero no. Ni por eso. Ni por nada. Hamilton después de ponerse líder en la pasada carrera temía que al llegar a Alemania su compañero Nico Rosberg se vengara, le devolviera la jugada, consiguiera la victoria y recuperase el liderato. Pero no. Imposible. Líder. 19 puntos al alemán. Cuarto título más allá del horizonte.

Cuando al talento se une un coche terriblemente bueno y además los astros y los poderes de la F-1 se alían como el universo conspirador de las novelas de autoayuda, entonces no hay nada que hacer. “Lo intentaremos”, me decía Georg, el ayudante de Rosberg. Pero no. Hay que hacerlo, nunca intentarlo. Y eso es lo que hace Hamilton, conseguirlo, ganar y ganar y volver a ganar una y otra vez. Esta es la época de Hamilton. Y poco hay que hacer.

El inglés comenzó como había que hacerlo mientras miraba a su compañero quedarse parado en la salida. Rosberg adelantado por los dos Red Bull también y algún Ferrari. Su compañero, primero y de ahí hasta el final.

En esa salida también Verstappen pasa a Ricciardo por fuera, el holandés es Ronaldinho, el australiano Iniesta. Y finalmente Daniel termina segundo con su joven compañero tercero. Dos en el podio de Red Bull. Pura energía.

Tras la salida hay varias batallas, la de Hamilton contra su sombra, la de Rosberg y Ricciardo, la de Kimi llegando a Vettel y por detrás Fernando Alonso encontrando sensaciones, pasando a Massa, una vez más más rápido que el brasileño, ¿recuerdan? Al paulista le pasa también Sainz, pero los dos españoles entran en boxes y pierden puestos.

El asturiano sale decimotercero, lejos de Button cuando estaba a dos segundos de su compañero antes de la parada, algo similar sucederá en los siguientes pit stop. 

“No te preocupes, después perderé el puesto al entrar en box, pero ya le pasare en pista luego”, dice Fernando a su equipo adelantando a Esteban Gutiérrez. Sainz pasa otra vez a Massa. El brasileño acaba abandonando.

Por delante Hamilton con Verstappen a siete segundos, Ricciardo a dos de su compañero y Rosberg a uno del australiano. Llega la segunda parada y uno de los momentos de la carrera. Rosberg entra antes y pasa a Verstappen al límite. Es la vuelta 30 y es sancionado con cinco segundos. Finalmente en la siguiente parada lo cumple, pero en su equipo hacen ocho segundos en realidad y Nico se queda muy atrás. Termina cuarto. Fuera del podio de casa.

El holandés queda tocado porque con una estrategia diferente de neumáticos su compañero Ricciardo vuela y le adelanta. Incluso entonces el chico de la sonrisa intenta ir a por Hamilton con superblandos nuevos y blandos usados del campeón. Pero no. Nada. Se quedará segundo.

Lógico. Como también lo era que Alonso luchase al límite por llegar a Button. Estaba a dos segundos otra vez cuando el británico advierte de que sufre mucho con sus neumáticos, el español le va quitando tiempo con usados por los nuevos del campeón de 2009. Hasta que las palabras del caballero ingles y sus Pirelli le dejan descalzo en la pista y le pasan los dos mejicanos. Pierde los puntos. Y acaba duodécimo por el octavo de Button. Y Sainz decimocuarto luchando y adelantando hasta donde puede y más. Pero no era el día. Disgusto que termina al salir del circuito… Vacaciones. Merecidas de los pilotos, los equipos, ingenieros, mecánicos y de los que viajamos por el mundo las hazañas de estos héroes. Respiremos. Volveremos con más fuerza. Todos. Más. Y mejor…