MOTOGP | GP DE ALEMANIA

Miller se frota las manos: dan lluvia en Sachsenring

Cancelado por el mal tiempo el partido de fútbol previsto para hoy entre pilotos de las tres categorías y se espera agua para el viernes y el domingo.

Sachsenring
0
Miller se frota las manos: dan lluvia en Sachsenring
MotoGP

Hohenstein-Ernstthal es el pueblo en el que está emplazado el circuito de Sachsenring, el escenario del GP de Alemania, y las previsiones meteorológicas no son muy esperanzadoras para los muchos que prefieren carreras en seco… El parte da agua para dos de los tres días del fin de semana, incluido el domingo de carreras. En teoría, el día que podría dar tregua es el sábado, jornada reservada para las calificaciones, y los pilotos arrancarán desde mañana en mojado. Por lo pronto, hoy se ha cancelado el partido de fútbol previsto entre los pilotos de las tres categorías por el mal tiempo. Con él se quería promocionar el GP, pero se ha optado por evitar arriesgarse a lesiones tontas por resbalones.

El cielo está cubierto, pero algunos lo ven resplandeciente… Y es que viendo cómo transcurrió la cita anterior, la de Assen, donde un fuerte aguacero obligó a la interrupción de la prueba con la bandera roja, para dar paso a una posterior manga a doce vueltas, Jack Miller se está frotando las manos con estas previsiones. El australiano estrenó su casillero de podios en MotoGP por la puerta grande, con una victoria, en una carrera muy accidentada en la que, por ejemplo, se cayeron pilotos tan experimentados como Valentino Rossi cuando iba primero.

La lluvia siempre abre los pronósticos y en la cita holandesa se vio también reflejado con el podio de Scott Redding, como tercero. De los tres favoritos al título, el único que supo sacar tajada fue Marc Márquez, con un segundo puesto muy rentable al combinarse con el cero ya mencionado de Rossi y un pobre décimo puesto de Jorge Lorenzo. Eso le permite al ilerdense llegar a la novena cita del año con 24 puntos de ventaja en la general sobre el mallorquín y 42 sobre el italiano. Eso sí, sabiendo que la lluvia de Sachsenring será una amenaza extra también para él, porque es traicionera para todos, incluso para los especialistas.