MOTOGP

Álex Crivillé y Franco Unicini, nuevas Leyendas de MotoGP

Los campeones del mundo de 500cc en 1999 y 1982, respectivamente, se unen a ese selecto club en el que figuran Nieto, Doohan o Agostini.

Álex Crivillé y Franco Unicini, nuevas Leyendas de MotoGP
MOTOGP

Álex Crivillé y Franco Uncini están de enhorabuena. Ambos son serán nombrados próximamente Leyendas de MotoGP, selecto club en el que se unen a los pilotos más grandes en la historia del motociclismo. Un éxito para el español y el italiano, quienes fueran campeones del mundo de 500cc en 1999 y 1982, respectivamente.

Se unen en esa lista a leyendas como Ángel Nieto, Mick Doohan o Giacomo Agostini. En los últimos años los pilotos españoles han dominado las tres categorías del Mundial, especialmente la de MotoGP. Sin embargo, no siempre fue así. Antes de la llegada de Álex Crivillé los éxitos españoles habían resultado mínimos en la categoría reina. Sus inicios en el Campeonato del Mundo resultaron impresionantes, conquistando el subcampeonato del mundo en 80cc en su primera temporada completa en 1988. Al año siguiente se haría con el título mundial de 125cc al primer intento, logrando cinco victorias durante la temporada.

La temporada de 1992 fue la primera de Crivillé en la categoría reina, formando parte del equipo de 500cc de otro ex campeón español, Sito Pons. Durante aquella temporada Crivillé se hizo con primera victoria de un español en 500cc al imponerse en el TT de Assen. En 1994 pasó a formar parte del equipo de fábrica Honda HRC junto a la Leyenda de MotoGP Mick Doohan.

Entre 1995 y 1998 Crivillé consiguió siete victorias y nunca acabó por debajo del cuarto puesto en el campeonato. Finalmente, en 1999 los astros se alineaban para que Crivillé lograse el primer título mundial de 500 de un piloto español, haciéndose con seis victorias durante el año. Crivillé se retiraría al final de la temporada de 2001 y hoy en día continúa ligado al campeonato como comentarista del canal de televisión Movistar +.

Mientras, Uncini, después de hacer su debut en 1976, participó durante los tres primeros años de su trayectoria en las categorías de 250 y 350cc, justo antes de centrar sus esfuerzos en la categoría reina a partir de 1979. La era de los 500cc resultó salvaje por el asombroso rendimiento de los motores de dos tiempos, lo que requería un talento especial para extraer su máximo rendimiento, especialmente en las décadas de los años 80 y 90. Uncini resultó uno de los pocos elegidos entonces, logrando ganar cinco carreras en 1982 para hacerse con el único título mundial de la categoría reina en su palmarés. Su título resultó el último de un piloto italiano en 500cc hasta el de Valentino Rossi en 2001.

La trayectoria de Uncini nunca fue fácil. En 1983 resultó herido de gravedad en Assen, cuando fue accidentalmente atropellado por un debutante llamado Wayne Gardner. Tras recuperarse de un coma, Uncini volvió a la acción en las temporadas de 1984 y 1985 antes de retirarse definitivamente. Ahora el italiano capitaliza su experiencia para contribuir a que el Mundial de MotoGP sea más seguro desde su posición de Oficial de Seguridad de la FIM. En esta faceta, Uncini trabaja estrechamente con pilotos, equipos y fabricantes para mejorar las condiciones de seguridad.