MOTOGP

Ezpeleta: "No hace falta que Rossi y Márquez sean amigos"

El consejero delegado de Dorna ‘inauguró’ el Mundial 2016 con su tradicional visita a AS: "No firmaría para este año otro final de campeonato como el pasado".

Madrid
0

Duodécima visita de Carmelo Ezpeleta a la Redacción de AS en vísperas del arranque mundialista de MotoGP. No es extraño que el consejero delegado de Dorna dijera bromeando que "este es el primer acto del Mundial 2016". Alfredo Relaño le recibió con alegría, porque "siempre es una de las visitas más entretenidas del año", y en un pispás nos encontrábamos hablando del Mundial que se viene, a partir del 20 de marzo en Qatar, y del que nos dejó el año pasado, aún muy presente en todos los ámbitos moteros y, por supuesto, también en este tradicional almuerzo...

Fue Juan Mora quien le preguntó con quién iba en el caso Rossi-Márquez, a lo que contestó tajante: "Yo, con nadie". Y eso dio pie a que le cuestionara si volvería a reinar la paz en la parrilla de MotoGP, la que había antes de aquel GP de Malaisia de finales del octubre pasado que tanto, tantísimo, dio que hablar. Su respuesta sirve de termómetro para conocer la temperatura actual del ambiente y por dónde pueden ir los tiros durante la temporada: "Me da lo mismo que no haya paz. No puedes obligar a Messi a ser amigo de Cristiano Ronaldo, y con Rossi y Márquez pasa lo mismo, no hace falta que sean amigos".

Con que se traten con el debido respeto al que obliga toda rivalidad deportiva debería ser más que suficiente, pero que nadie se espere que vuelvan los tiempos felices en el que se abrazaban y gastaban bromas al acabar una carrera. "No quiero hablar mucho de aquello. Ellos dos y yo sabemos lo que pasó, pero es que todos los que ven habitualmente las motos lo saben", asegura con tintes de misterio el CEO de Dorna, que esta vez vino en coche y no en moto como otras veces, antes de dejar claro que "no firmaría este año otro final de campeonato como el del pasado, por muy mediático que fuera. No necesitamos eso para tener espectáculo en la pista y la atención de los aficionados al deporte. Si podemos obviar actuaciones como las de los dos últimos grandes premios, mejor. Firmo un Mundial tan mediático como fue hasta Malaisia. Lo que sucedido allí no es positivo".

¿Y lo que allí sucedió fue biscotto, amaño entre españoles como defienden El Doctor y los suyos? Nuestro invitado no compra esa teoría: "No creo que hubiera biscotto. Las cosas pasaron como pasaron y no hubo una confabulación entre Lorenzo y Márquez".

Como no podía ser de otro modo, Ángel Nieto también estuvo presente en el encuentro. No está tan claro que vaya a estarlo en el del año que viene, porque como se entere que será el decimotercero lo mismo se escaquea por aquello de las supersticiones... En esta ocasión no lo hizo y, tras deleitarnos con su victoria de finales de los 60 en el parque del Retiro, después de que se le rompiera la cadena y acabar la carrera por la inercia que llevaba, le dijo a nuestro invitado que "Valentino está caliente", a lo que Carmelo le devolvió un escueto y esclarecedor "sí", y confesó algo de lo que ha hablado con Márquez: "El año pasado le dije que él no había ido a clase el día que enseñaban a ser segundo o tercero, porque con esos puntos que fue perdiendo por no conformarse hubiera llegado a Valencia aún con opciones de título". Siendo cierto, un matiz a esas palabras, porque si Márquez se hubiera conformado, no sería Márquez y lo mismo no habría ganado el título de MotoGP al primer intento, como hizo en 2013 con sólo 20 años.

La resaca de esa guerra entre el italiano y el español ha traído consecuencias a nivel reglamentario que se pondrán en marcha a partir de esta temporada. Ezpeleta cuenta las líneas maestras: "Hubo quien dijo que habíamos penalizado a Rossi en Sepang porque somos españoles, así que a partir de ahora ya no sancionaremos nosotros. Se va a separar la Dirección de Carrera del organismo sancionador, estando formado por tres comisarios. Uno de ellos será Mike Webb, que continúa en Dirección de Carrera como representante de los equipos, donde también permanecen Franco Uncini en representación de los pilotos y Javier Alonso por parte de Dorna. Los otros dos ‘stewards’ saldrán de un grupo de ocho que iremos eligiendo y rotando".

Esa medida llegó tras la Grand Prix Commission de primeros de mes en Ginebra y este diario ya la contó en su momento. También se supo entonces que sancionarían a quien insulte al campeonato, como ya sucede en la NBA o en el fútbol español a través de la Federación, y a los pilotos que se salten compromisos como las firmas de autógrafos o las ruedas de prensa. Pero hay más novedades y Ezpeleta lo avanzó durante su amena visita de casi cinco horas de duración: "Se le ha pasado a los pilotos de MotoGP un catálogo de acciones y ellos han de devolverlo, sin firmar, para que resulte anónimo, poniendo qué penalizaciones habrían puesto ellos en cada caso. Evidentemente, no van a ser ellos los que decidan el baremo de las sanciones para cada caso, pero sí que lo veo como una consulta muy interesante. Vamos a utilizar eso, la opinión de la FIM y de los stewards. Vamos a crear una especie de jurisprudencia, para que casos iguales se juzguen igualmente. Los árbitros siempre pueden cometer errores, pero se ha de tener claro que la justicia es igual y neutral".

En ese sentido, el de las penalizaciones, más novedades: "Las sanciones de cada carrera se cumplirán en cada carrera, de modo que no se arrastrarán para la siguiente. Seguirán existiendo los puntos de castigo, pero no como hasta ahora, y sólo los que lleven un número determinado de puntos, diez o doce creo que es, conllevarán una carrera de sanción. Dicho de otro modo, al que se le castigue con una carrera de suspensión será que ha hecho como mínimo cuatro barbaridades".

Más en clave deportiva, este barcelonés afincado en Madrid, de 69 años que cumplirá los 70 el próximo 17 de julio, recuerda que ha convertido en realidad lo que no hace tanto parecía un sueño: "Hace años dije aquí lo de la centralita única y mirad cómo ha acabado el asunto, con la misma electrónica para todos a partir de este año y con 18 tíos en un segundo en los últimos test de pretemporada". Eso a Nieto le emociona: "Con la centralita única se pueden meter hasta siete pilotos con opciones de ganar, y eso es lo que se pretende con esto". Y Ezpeleta apostilla: "Si la moto es más parecida, podrán estar más pilotos con los de delante. Y si alguna fábrica evoluciona la electrónica a partir de ahora, deberá compartir las mejoras con el resto de las marcas, por lo que ya no se invertirá tanto en ese apartado".

Sin necesidad de que haya más motos CRT u Open de las que tanto rajó en su día Casey Stoner, por ejemplo, se tiene una parrilla más equilibrada en la que, por cierto, podría volver el australiano si lo desease, porque no habría veto desde el promotor, a pesar de todo lo malo que ha dicho del campeonato desde que supo que se retiraría al acabar la temporada de 2012. "Si a él le apetece volver, que vuelva. Stoner se creyó que tenía el poder de decir lo que le diera la gana y se equivocó en cosas que dijo. Yo no sé cómo se frena a 250 para entrar rápido en una curva y él no sabe organizar carreras. Es un buen piloto y si ahora viniese no se podría llamar a engaño, porque sabría donde vendría", argumenta. No tiene nada claro que vaya a hacerlo, "quizá como ‘wild card’ en alguna carrera", pero sí sabe que "si volviera a correr sería una especie de rectificación por su parte".

Un clásico de estos encuentros es el asunto del calendario, sobre escenarios futuros y otros presentes que pueden caerse algún día. De los primeros, habla como futuribles, con mucha base para concretarse, de "Kazajistán, Indonesia y Finlandia". Y de los que se pueden caer, siempre preocupan los españoles... Sin embargo, tranquilidad, que hay buenas noticias: "Montmeló, Aragón y Valencia acaban contrato este año. Estamos con los tres en trance de renovación y es casi seguro que así se hará, de modo que podamos seguir teniendo cuatro carreras en España también el próximo año". Pues no es mal final éste. El próximo año más, en la visita doce más uno. No falles tampoco tú, Nieto.