Temas del día
Estas leyendo

Alguersuari reclama un coche para soñar

Fórmula 1 | Actualidad

Alguersuari reclama un coche para soñar

Alguersuari reclama un coche para soñar

carlos mira

El catalán se ve con opciones de "ganar el Mundial" si disfrutara de un monoplaza que le permitiera "pelear por el podio", más competitivo que su actual Toro Rosso

Sé que con un coche competitivo puedo ganar el Mundial". Así de contundente se expresó ayer un Jaime Alguersuari repleto de confianza en sí mismo, en el acto de presentación de su primer disco como discjockey. El piloto español se mostró en todo momento agradecido a su equipo, Toro Rosso, pero también reclamó mejoras en un monoplaza que no va todo lo bien que a él le gustaría: "Lo único que quiero es poder contar con un coche que me permita estar delante. Ojalá sea en Toro Rosso porque es un equipo de futuro, con un nuevo proyecto. Reclamo un coche que me permita estar entre los cinco primeros siempre, creo que me lo merezco". Y puso un ejemplo: "Vettel frena veinte metros más tarde que yo, y punto. Con mi coche es imposible".

Los últimos resultados conseguidos por Alguersuari son más que buenos, como el séptimo lugar en el GP de Italia, y mejora en la posición global del campeonato a su compañero de equipo, Sebastien Buemi. Pese a ello, el piloto español ni siquiera tiene asegurado su futuro en Toro Rosso: "No estoy nervioso, ha funcionado siempre así. Desde los 15 años nunca he sabido si continuaría hasta la última carrera". Así pues, su continuidad en la escudería es una incógnita, no como sus opciones de pilotar un Red Bull, que quedaron sepultadas tras la renovación de Mark Webber: "Su renovación me cierra absolutamente las puertas de Red Bull y, además, detiene toda la estructura Júnior del equipo".

Un equipo que comparte con Buemi, para quien sólo tuvo buenas palabras. Lo calificó de "pilotazo" y aseguró que es "uno de los mejores compañeros que he tenido en toda mi vida". Pero pese a los buenos compañeros, Alguersuari definió la Fórmula 1 como "una guerra en la que hay muchas envidias, es un mundo muy egoísta".

Tanto es así, que al español no le importa "quién oiga mi música ni lo que piensen de mí en la Fórmula 1. Es un trabajo y no soy la misma persona que cuando estoy en mi casa".

También te puede interesar