Evil West
Evil West

Evil West, análisis. Vampiros y Cowboys

Analizamos Evil West, divertida aventura de acción que mezcla los disparos en tercera persona con viscerales combates cuerpo a cuerpo, ubicada en un lejano oeste invadido por vampiros.

La eclosión definitiva del cada vez más pujante sector independiente del mundo del videojuego está causando un cambio de paradigma a todas luces inesperado no hace muchos años. El mercado ha evolucionado hacia un modelo de negocio polarizado principalmente en dos extremos: el mencionado sector independiente, y las grandes producciones conocidas como triple A en el mundillo. Las producciones intermedias de las grandes compañías, esos títulos doble A que hasta hace un tiempo componían gran parte del grueso del catálogo de las máquinas de ocio digital doméstico, están en clara recesión.

Evil West, pese a que en última instancia provenga de una desarrolladora independiente, viene a tratar de ocupar ese rincón de mercado cada vez más deshabitado. Estamos ante una producción que por medios no puede rivalizar con los grandes títulos en los que se inspira, pero que a su vez sabe ser ambicioso y ofrecer un título divertido y con bazas para atraer a un público consciente de que el título de la desarrolladora polaca Flying Wild Hog está un peldaño por detrás de los grandes titanes del medio.

Esta entretenida y muy divertida aventura de acción en tercera persona no figurará en ninguna lista de candidatos a mejor juego del año, pero desde luego merece y mucho que le demos una oportunidad. Su atractiva mezcla de disparos en tercera persona con con puro hack and slash viene a ser una suerte de híbrido entre Gears y God of War que nos tendrá varias horas pasando un buen rato delante de nuestras pantallas, sumergidos en una interesante ambientación que mezcla el lejano oeste con vampiros. Disponible desde el 22 de noviembre en Pc y en consolas de Microsoft y sony.

Lejano Oeste de ultratumba

No es la primera vez que un videojuego nos propone mezclar ambientación vampírica con vaqueros. El juego de disparos en primera persona Darkwatch que disfrutamos en 2005 en la primera Xbox y en Playstation 2 es buena muestra de ello. El reciente Weird West también mezclaba el western con lo paranormal. Evil West nos presenta una América de finales de siglo XVII asolada por vampiros. Su combinación de western, vampiros y temática Steampunk nos ha gustado mucho, y todo ello está combinado con acierto para tejer una ambientación atractiva y sólida.

Encarnamos al cazador de vampiros Jesse Rentier, miembro de una organización secreta que se dedica a la caza de chupasangres y la defensa del país de toda amenaza paranormal que ose hacerle frente. A lo largo de las 10-12 horas que dura la trama de la aventura, deberá hacer frente a un nuevo clan vampírico cuyas intenciones para la humanidad no son nada amistosas. A lo largo de multitud de misiones en varios enclaves característicos del far west, Jesse deberá desbaratar sus planes para evitar una elaborada conspiración.

Pese a que en ningún momento se tome demasiado en serio a sí misma, la historia es convincente y cumple, aunque al final es una mera excusa para repartir plomo, tollinas y lo que se tercie entre la población de chupópteros, o garrapatas como los denominan los protagonistas del juego. Entre dicho elenco protagonista, encontraremos bastante variedad, con personajes histriónicos y de alivio cómico, con espacio para ciertos momentos de drama también. Todos los textos del título cuentan con una estupenda localización a nuestro idioma

God of Gears

Uno de los puntos fuertes del videojuego es su apuesta por combinar los disparos en tercera persona con los combates cuerpo a cuerpo, con sus combos y ataques especiales. El sistema de combate termina por ser muy satisfactorio y lleno de posibilidades, si bien tarda un tiempo en arrancar. Esto es debido a que en los primeros compases el número de habilidades disponibles resulta bastante limitado, y no deja entrever el enorme potencial del sistema de combate del juego. Se ha apostado por un sistema de progresión, con árboles de habilidades a desbloquear para el personaje, y un sistema de mejoras que comprar para las distintas armas y artilugios que porta, los cuales además iremos obteniendo progresivamente.

De hecho, el juego mejora mucho con el paso de las horas, e incluso es de esos títulos a los que resulta tremendamente satisfactorio darle una segunda pasada en modo Nueva Partida+, con las habilidades desbloqueadas y subiéndole el nivel de dificultad. Contaremos con varias armas de fuego, con diferentes modos de disparo, artilugios especiales que nos permiten paralizar enemigos o contraatacar sus golpes, todo ello con variadas opciones de personalización en función de las mejoras que apliquemos. El manejo de personaje y armas resultan muy satisfactorio, y el gunplay como juego de disparos en tercera persona es contundente y está bien resuelto.

En lo tocante a la vertiente hack and slash, sin estar ni de lejos ante un Devil May Cry o un Bayonetta a nivel de profundidad o mecánicas, sí es cierto que el título ofrece herramientas y posibilidades que hacen que su combate sea muy disfrutable. Una vez vayamos desbloqueando habilidades del árbol de mejora, adquiriremos ataques especiales que harán que las batallas cuerpo a cuerpo sean un espectáculo satisfactorio y divertido. Contamos además con un sistema de remate de enemigos que nos permite obtener vida y energía realizados en el momento oportuno.

El desarrollo es de aventura lineal, sin misiones secundarias ni el menor atisbo del tan presente hoy en día sistema de mundo abierto. Afrontaremos una serie de misiones que vienen a ser una suerte de arenas interconectadas, en las cuales habrá que despachar a todos los enemigos antes de poder avanzar. Entre medias, secciones con posibilidad de exploración para obtener dinero, puntos de mejora y coleccionables, y algún que otro pequeño puzle muy, muy simple. Un lunar del juego es que adolece de cierta falta de chispa, abusando de lanzarnos a los mismos enemigos una y otra vez, sin mayor variedad de situaciones que acumular enemigos grandes y resistentes para dificultar más la cosa.

Esta falta de chispa y variedad, ser capaz de sorprender al jugador con algo más es quizá lo que más aleja al título de los grandes referentes. La repetición de enemigos es excesiva, hasta el punto de encontrarnos a cierto jefe final bastante puñetero como enemigo estándar al comienzo del siguiente nivel en que aparece por primera vez. Ni los puzles, simples y limitados, ni la exploración, excesivamente indicada a la par que frustrante por ciertos momentos donde resulta imposible desandar el camino, logran dotar de variedad al título, lo que le termina por pasar factura.

El colofón a la jugabilidad del videojuego es la posibilidad de disfrutarlo en cooperativo online con otro jugador, opción que no hemos podido probar, ya que solo permite hacerlo con una persona de nuestra lista de amigos. Viendo el trailer del título que presenta esta opción, parece que de esta manera el título resulta aún más divertido y espectacular que jugándolo en solitario.

Discreto técnicamente

El apartado técnico del juego es otro aspecto donde no puede competir con los más grandes. Si bien estamos ante un título cumplidor en lo visual, y que incluso deja algún que otro momento bastante espectacular, cierto es que se le notan unas hechuras demasiado modestas en algunos aspectos. Especialmente el modelo de algunos personajes secundarios en las zonas de transición intermedias, dignos de los tiempos de PS360. En general, estamos ante un título que parece más de principios de la generación pasada que de esta. Hace unos días leíamos unas declaraciones de un responsable del título, afirmando que Xbox Series S no ha lastrado el desarrollo técnico del mismo. Algo que dificilmente iba a ocurrir saliendo el juego para PS4 y Xbox One.

Así pues, estamos ante un título que no es un portento en lo técnico. La parte positiva es que funciona de manera fluída en equipos modestos, pudiendo incluso ejecutarlo en calidad épica, la más alta disponible, en ordenadores con muchos años a sus espaldas. El buen rendimiento y optimización del juego es una seña de identidad habitual en los títulos de Flying Wild Hog.

El modelados del protagonista es muy bueno, y está magníficamente animado. Los fondos y escenarios están bien construídos, aunque sin alardes y con detalles de producción menor. Los efectos de luces y partículas hacen que el título luzca por encima del humilde músculo técnico que exhibe. En definitiva, cumplidor y moderadamente atractivo en lo visual, pero lejos de lo que deberíamos empezar a esperar de la generación actual. Una correcta banda sonora y un buen trabajo en el doblaje de voces al inglés completan el apartado técnico del título.

CONCLUSIÓN

Evil West representa el triunfo de esa clase media que tanto empezamos a echar de menos en el sector del videojuego. A pesar de no contar con los medios de las grandes producciones del sector, resulta ser un título muy divertido con un sistema de combate satisfactorio y con muchas posibilidades. A su mezcla de juego de disparos en tercera persona con hack and slash le cuesta un par de horas arrancar del todo, pero una vez comenzamos a adquirir habilidades y mejorar artilugios, su propuesta muestra más potencial que el que intuíamos en un principio. Su combinación de western, vampiros y steampunk es muy atractiva y ofrece una ambientación interesante y sólida. Solo su excesivo reciclaje de situaciones y enemigos, y un apartado técnico un par de peldaños por debajo de los referentes de la industria lo alejan de cotas mayores. Algo más de chispa y variedad le habrían sentado de maravilla, pero ello no evita que estemos ante un título muy divertido con un apartado jugable sólido y personal.

LO MEJOR

  • Un sistema de combate satisfactorio, variado y que agradece mucho esa mezcla de disparos en tercera persona con hack and slash.
  • Ofrece altas dosis de diversión directa sin muchas complicaciones.
  • Un modo Nueva Partida+ que merece la pena completar y que alarga el entretenimiento más allá de las 10-12 horas de la campaña.

LO PEOR

  • Excesivo reciclaje y repetición de enemigos y situaciones. Le falta chispa y variedad.
  • Tarda en arrancar hasta que adquirimos habilidades y somos plenamente conscientes del potencial de su sistema de combate.
  • Discreto técnicamente.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.