Harvestella
Harvestella
Carátula de Harvestella

Harvestella, análisis Nintendo Switch. Una agradable sorpresa

A caballo entre el RPG y la simulación agrícola, Live Wire nos trae Harvestella para Nintendo Switch, un título más que notable que sorprende.

Si bien hay montones de juegos de gestión de granjas, nunca son suficientes. Esto es quizás lo que Live Wire pensó a la hora de desarrollar Harvestella, un título publicado por Square Enix que sorprende porque, a pesar de centrar su base en cultivar y cosechar, añade una capa de rol japonés clásico que no desentona en absoluto con la propuesta final.

Inspirados mayormente en Stardew Valley tal y como han reconocido sus creadores, este videojuego para PC y Nintendo Switch, versión que hemos analizado, es un buen punto de partida para que el género evolucione y no todo comience con un personaje heredando la parcela de su difunto abuelo. Este es nuestro análisis de Harvestella para Nintendo Switch.

Rol, acción, trama y gestión

Muy al estilo de la saga pilar de Square Enix, Harvestella nos cuenta la historia de un mundo custodiado por cuatro cristales que a su vez son los principales causantes de que las estaciones del año se sucedan. Cuando una estación llega a su fin, entre medias de esta y la siguiente sucede la Quietud, una suerte de necrosis del mundo donde los huertos y sustento de sus habitantes se van al garete. Si a ello le sumamos que en esta transición cae entre los habitantes un polvo mortal para todo el que lo inhale… pues el asunto se vuelve peliagudo.

Y no es la única similitud con la gigantesca saga de Final Fantasy ya que nuestro personaje, de sexo masculino, femenino o indefinido, puede equiparse con diferentes armaduras, accesorios, armas, contar con compañeros de batalla e incluso cambiar de trabajo en mitad de batalla, cada uno con sus diferentes habilidades. Y como no, una trama bastante trabajada para ser un género que acostumbra a que los diálogos se repitan más que un bocata de ajoaceite.

Con el guión planteado sobre la mesa solo nos queda decir que nosotros, como héroe amnésico que se despierta en mitad de la Quietud, por caprichos del destino nos toca lidiar con el susodicho problema y el hecho de tener que cultivar nuestra propia granja para ayudar a los ciudadanos. Unos lugareños que, viendo que no afectó el polvo mortal a nuestro héroe, no se cansarán de hacerle peticiones que debemos llevar a cabo a modo de misiones secundarias.

Lo interesante de Harvestella es que el planteamiento de la historia casa muy bien con todos los aspectos jugables del título. Es decir, existe un peligro, enemigos con los que lidiar y parte del problema principal se centra en los cultivos que dan de comer a los habitantes del mundo en el que se ejecuta el guión. Ahora bien, aunque como juego es notable, se queda cojo en todos los géneros que abraza. Si esperas un buen sistema de combate RPG, Harvestella no lo tiene. Si por el contrario deseabas que fuera el simulador de granjas definitivo, tampoco lo es.

Exploración y combate

Aunque nos vendieron el juego como de género agrícola con tintes RPG nosotros hemos apreciado que donde más destaca es en éste último punto. Hay todo un mundo por descubrir lleno de diferentes y variadas localizaciones, mazmorras, secretos y lugares donde recolectar materiales, menas, tesoros e incluso pescar. Explorarlos al máximo y descubrir sus secretos es de vital importancia en Harvestella aunque para ello hay que lidiar con dos características; el paso del tiempo y el cansancio. Para el segundo hay solución mediante la ingesta de alimentos, para lo primero es algo más difícil.

En los mapas adyacentes a los pueblos y ciudades no hay demasiada libertad, más bien son escenarios separados por pequeñas pantallas de carga donde los caminos están bien definidos. Estos mapeados, además, cuentan con niebla de guerra, o lo que es lo mismo, no podemos ver sus entramados hasta que no avancemos por los mismos. Los enemigos también se encuentran a simple vista y el combate contra ellos se ejecuta en tiempo real, es decir, un action RPG de toda la vida sin turnos por medio.

Estos son bastante ágiles y dinámicos y apenas necesitamos unos pocos botones para sacarles todo el juego. No es en absoluto un sistema que despunte pero si lo comparamos por ejemplo con Stardew Valley, juego del que hemos comentado en el inicio que se inspiraron, pues lo supera en todos sus apartados. Hay también algún que otro jefe que puede ponernos en un aprieto pero por norma general todo este apartado es bastante sencillo o apto para cualquier jugador, sea experto o no en esta linde.

El avatar protagonista puede desbloquear diferentes habilidades o equiparse a placer con los muy variados objetos de equipo. En mitad de la batalla puede incluso cambiar de clase siendo doce las máximas disponibles. Además se pueden mejorar al acabar con enemigos y aprendiendo puntos de trabajo, lo que hace que varíen su potencia y añadan diferentes características.

Modo granja

Es la parte que cumple con un aprobado raspado ya que si bien la opción está ahí y es importante, no tiene mucha chicha. Se pueden cultivar más de treinta especies diferentes de semillas en nuestras tierras y sus tiempos de cultivo son bastante asequibles. Tened en cuenta que la Quietud acecha en cada cambio estacional por lo que es lógico que estos cultivos crezcan rápido en el juego; para amasar dinero y hacer algo más ágil el proceso.Tenemos las típicas herramientas para estos menesteres e incluso podemos mejorarlas recogiendo objetos del mapa de acción o fabricándolos con su sistema de fabricación.

Junto a estos dos contenidos jugables está también la opción de cocinar y pescar, esta última útil para la primera pero también para sacarnos unas perras extra. La cocina nos ha sorprendido porque tiene un montón de recetas a desbloquear y cada plato tiene diferentes utilidades. Hay una mecánica adherida a este sistema de elaboración algo parca pero interesante.

Un buen punto de partida

Puede que Harvestella no sea el mejor exponente del género de simulador agrícola pero nos ha sorprendido mucho más de lo que pensábamos. En la presentación del juego hace ya meses y a través de las diferentes noticias que se han ido publicando desde su anuncio hasta la actualidad, el título entraba más y mejor por los ojos, pero lo cierto es que nos ha encantado mucho más en directo.

Tiene mucho que mejorar ya que básicamente acaricia todos los géneros que se combinan en él pero es un título muy disfrutable en el que estas carencias apenas se echan en falta. Todo está en su justa medida, es accesible, divertido y cuenta con una trama que engancha. Y el estar localizado a nuestro idioma lo hace mucho más disfrutable.

Por otra parte, en lo técnico, Live Wire ha hecho un estupendo trabajo con la circuitería de Nintendo Switch. Harvestella es precioso en lo visual, con una paleta de colores vistosa y que refleja muy bien las estaciones por las que guionizan la aventura. Hay escenarios fantásticos, una gran carga de detalles, inmejorable dirección de arte, buenas animaciones —salvo quizás algunas algo toscas en personajes— y se deja jugar perfectamente a pesar de sus leves caídas en la tasa de imágenes. Si lo jugáis en una pantalla Oled disfrutaréis aún más.

El apartado sonoro está a la altura de lo escrito en el párrafo anterior. Hay melodías que pueden llegar a cansar nuestros oídos pero el trabajo en este sentido es maravilloso y digno de cualquier RPG de gran calidad. Cuenta con voces en inglés que al menos, a nosotros, no nos parecen del todo acertadas, pero se dejan escuchar. Y como ya hemos dicho, textos en castellano.

CONCLUSIÓN

Harvestella es una evolución natural de los clásicos simuladores agrícolas que nos ha encantado. Aunque no ahonda en ninguno de los géneros que abraza, es un paso adelante más que notable para que este tipo de propuestas sean aún más completas si cabe. La historia es entretenida, sus mecánicas sencillas de entender pero divertidas y su puesta de largo en Switch en lo referente a lo técnico es una delicia.

LO MEJOR

  • Un batiburrillo de géneros muy bien llevados a término.
  • El apartado artístico y sonoro es una gozada.
  • Horas y horas de diversión aseguradas.

LO PEOR

  • Un poco simple en la parte agrícola y falto de opciones.
  • Tiene detalles a pulir en lo técnico con respecto a resolución y pequeñas caídas en la tasa de imágenes.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.