Oddworld: Soulstorm
Oddworld: Soulstorm
Carátula de Oddworld: Soulstorm

Oddworld: Soulstorm, Oddtimized Edition, análisis Switch

El remake de la segunda parte de Oddworld llega a Switch tras pasearse por PC y el resto de consolas de sobremesa.

Soulstorm, espectacular remake de Exoddus, segunda parte de la saga de Abe, llega a Switch. El port, al igual que el juego para consolas mayores, nos da una de cal y otra de arena, pero es especialmente en la híbrida de Nintendo que pierde parte de su lustre. Por contraposición, se trata de la versión más pulida en jugabilidad hasta la fecha. Eso sí, prepárate a morir una y mil veces con su dificultad marca de la casa. Sumándolo todo, veremos hacia dónde se decanta finalmente la balanza, pero antes, rindamos un pequeño homenaje recordando la historia de una saga muy querida y al largo camino recorrido hasta aquí.

Abe's Oddysee y su remake New ‘N’ Tasty

Lanzado en 1997 en PSX, el primer juego protagonizado por Abe, Oddworld: Abe's Oddysee, sorprendía primero por sus cinemáticas y gráficos prerenderizados para después hacer lo propio con su personalidad arrolladora. Se trataba también de ese tipo de juegos que podían darse en el formato CD gracias a su mayor capacidad de almacenamiento, lo que marcaba distancias con una Nintendo 64 más potente, pero de limitados cartuchos.

Las mecánicas de Abe's Oddysee pasaban por el sigilo en primer término y la aplicación de la astucia asociada a ello. Estos seres, los mudokon, esclavizados por los glukkons e utilizados como comida además de mano de obra, no podían hacer otra cosa que huir. Nuestra labor nos llevaba de forma involuntaria a liderar una revolución y a salvar por el camino el mayor número de los nuestros. Ah, y a soltar pedos pulsando un botón para rebajar la tensión.

Debajo de todo encontrábamos una crítica al consumismo y capitalismo salvajes y a las grandes corporaciones que tan bien enarboló el cine norteamericano de los años 70 del siglo pasado, aquel en el que una película pesimista como Cuando el destino nos alcance (Soylent Green, 1973) terminaba como empezaba Abe's Oddysee, con exactamente el mismo terrible descubrimiento.

Nada menos que en 2014 llegaba el remake, que cambiaba el subtítulo por New ‘N’ Tasty. Aunque era una traslación tal cual, el diseño original pantalla a pantalla y con gráficos prerenderizados pasaba, gracias al avance de la tecnología, a un movimiento continuo sobre gráficos renderizados en tiempo real. Los sutiles toques cinematográficos de la primera entrega se potenciaban aquí, amén de unas escenas CGI que iban acordes con los tiempos.

El problema en este tipo de remakes es que hay que tener mucho cuidado en no diluir la esencia del título original. New ‘N’ Tasty perdía la influencia de juegos como Another World en las escenas de persecución horizontales, y las de Flashback en las escaladas verticales. Un encanto difícil de replicar cuando no estás limitado por la tecnología y piensas que hay que aplicar todo lo descubierto en estos años. Eso también se veía reflejado en el tono del remake, mucho menos oscuro y repleto de trucos de iluminación que rebajaban la opresión y peligrosidad que irradiaba cada minuto de Abe's Oddysee. Porque sí New ‘N’ Tasty consigue momentos bellos, Abe's Oddysee resultaba extrañamente bello. Juzgad vosotros qué es mejor o peor.

Abe's Exoddus y su remake Soulstorm

Los juegos de Abe son retantes, difíciles, muy de ensayo error, por lo que la adición de checkpoints y guardados rápidos en Exoddus alivió la frustración del anterior. Además, ¡ahora los pedos podían ser explosivos y se asimilaban en las mecánicas!

Resultaba curioso cómo el prólogo de Exoddus contemplaba los dos finales posibles a los que accedíamos en Abe's Oddysee según habíamos salvado o no a la mayoría de los mudokon. El nuevo juego, evidentemente, continuaba desde el final bueno, e igualmente se bifurcaba en su propio final. Con la dificultad marca de la casa también aquí presente, a poco que comenzabas a jugar ya te dabas cuenta de cuál de ellos te esperaba.

Si todo en Exoddus potenciaba lo visto en Abe's Oddysee (más opciones, más grande, más depurado y misma esencia), ocurre lo mismo con el remake. Soulstorm se diferencia mucho más del original de lo que lo hacía New ‘N’ Tasty. Podrímaos decir que aquel era un remake en plan Shadow of the Colossus y este a lo Reseident Evil 2. Soulstorm es por tanto Exoddus reimaginado. Tanto, que ¡se prescinde de los pedos! De esas decisiones incomprensibles que, esperemos, se resuelvan vía parche a causa del clamor popular.

Soulstorm arranca en media res, en un tren en el que estamos siendo atacados por nuestros enemigos habituales. Una situación de extremo peligro a la que desearemos llegar tras arrancar el juego dentro de un flashback (el flashback presente en Abe´s Oddysee venía a ser el juego completo, ya que la primera escena que veíamos era la última). Esta declaración de intenciones se manifiesta también en la puesta en escena, más cinematográfica que nunca, que nos muestra un mundo expansivo más allá de nuestra perspectiva a nivel de tierra.

Así, segmentos de vídeo CGI, espectaculares panorámicas y escenas pregrabadas realizadas con el motor gráfico intentan maravillarnos una y otra vez. Y es remarcable en el segundo y tercer caso, ya que el nivel gráfico actual de los videojuegos ha diluido la diferencia entre cinemática y gameplay. Es un placer pues, ver una estupenda escena cinemática que podría pasar por CGI y, sin saltos, sorprendernos porque, tras terminar, podemos controlar a nuestro personaje.

En cuestión de mecánicas, en un mundo este, en el que se tilda a Death Stranding de simulador de Glovo, no extraña que se simplifique a Soulstorm como un simulador de lanzar botellas. Las lanzamos, claro que sí, para crear incendios y sofocarlos, pero hay mucho más. El remake incorpora logros que se van continuamente actualizando haciendo que sintamos nuestro avance, unas barras de alarma a lo Metal Gear Solid, no bien vistas por todos, nos marcan visualmente el tiempo que hay que esperar para poder movernos de nuevo. Tenemos algún que otro jefe grande al que enfrentarnos con astucia, el nivel del tren es espectacular, poseer a los enemigos le da variedad, etc.

Por otra parte, choca con la narrativa que los esclavos tengan máquinas expendedoras gratis (algo que elimina el sentido del crafteo), que se señale con rotulador grueso cuándo no podemos poseer a los enemigos y, bueno, que se hayan eliminado las flatulencias, algo muy apreciado por los fans de Abe y que, como hemos comentado, en el juego original ya se integraba dentro de las mecánicas.

Soulstorm y el port de Switch

En menos de treinta días hemos visto aparece en Switch ports portentosos como el Nier Automata, No Man´s Sky e It Takes Two, y otros más bien reguleros como el de Alan Wake. ¿En qué grupo se integra Soulstorm? Pues nos tememos que en el segundo. La versión de Switch pierde uno de los componentes que más llaman la atención del remake, la definición de la imagen. Esto es más pronunciado incluso en modo portátil, donde Abe aparece tremendamente borroso.

Tened en cuenta que, aunque Soulstorm realiza cambios en la distancia de las cámaras con respecto a la acción, en la mayoría de los casos jugaremos en un plano general. Por tanto, esa pérdida de detalle en la calidad de imagen repercute mucho en el juego.

Por otro lado, las críticas sobre el rendimiento técnico e infinidad de errores que se vertieron sobre el lanzamiento original de Soulstorm en abril de 2021, lo que derivó en una Edición mejorada en noviembre de ese mismo año, creemos que quedan mayormente solventadas en Edición Oddtimized de Nintendo Switch.

En nuestra partida no hemos detectado fallos graves en el control de Abe y nuestros colegas no nos han dejado vendidos por una IA mal implementada. Nuestras continuas muertes, gritos de frustración y ganas de dejarlo todo han venido, no por errores o bugs, si no por por el planteamiento del juego en sí, que se las trae en su dificultad generalizada en según qué momentos.

Aun así, nos resulta extraña la diferencia de fechas de lanzamiento que ha sufrido el juego, que fue el 27 de octubre en nuestro país y sin embargo se mantenía marcado para el 8 de noviembre según Metactitic (con cuenta atrás incluida en los últimos días). Desconocemos si el estreno del 8 viene acompañado de un parche que eleve el nivel del port (dado que este texto ha sido escrito antes), y si tanto las críticas más bien tibias de la prensa como el feedback del público han motivado el retraso.

CONCLUSIÓN

Oddworld: Soulstorm, Oddtimized Edition rompe la racha de remakes milagrosos en Switch. Su rendimiento deja por el camino uno de los valores del juego, su aspecto visual, el más llamativo de primeras que, por la perspectiva general del juego, desdibuja demasiado a nuestro protagonista en pantalla, sobre todo en modo portátil, lo que afecta negativamente a la experiencia. A su favor hay que decir que llega más pulido de lo que lo hizo en las demás plataformas allá por abril de 2021. Oddtimized Edition se beneficia de la versión parcheada de noviembre de aquel mismo año e incluye un DLC que fue exclusivo de PS4, Toby's Escape. Soulstorm es más dinámico que el juego original, aunque su luminosidad no encaja en lo que cuenta tanto como la oscuridad de Exoddus. A pesar de esa y otras incongruencias, creemos que es un juego disfrutable sobre todo por los fans de la franquicia, el resto debe saber que es un reto difícil y frustrante que hay que estar dispuesto a enfrentar.

LO MEJOR

  • Es la versión más pulida del remake.
  • La mayoría de las adiciones jugables.
  • Buena presentación, más dinámica que el juego original.

LO PEOR

  • Demasiado borroso en modo portátil.
  • Algunas incongruencias jugables y narrativas.
  • Que su dificultad, a veces demasiado al límite de la paciencia, se transforme en frustración por pura repetición.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.