Cine / Star Wars

Crítica de LEGO Star Wars: Vacaciones de verano, un especial muy disfrutable

Esta nueva película de animación ironiza sobre algunos temas de la saga y narra una serie de historias fuera del canon oficial.

Todo empieza después de la caída (definitiva, de verdad de la buena) de Palpatine, el antiguo emperador del Imperio Galáctico. Tras los acontecimientos de El Ascenso de Skywalker, la Nueva República por fin se ha librado de la Primera Orden y de los intentos de los Sith por regresar una vez más. LEGO Star Wars: Vacaciones de verano tiene lugar justo después del final del Episodio IX, aunque las historias que confluyen no forman parte del canon. Lucasfilm y LEGO se unen para un nuevo especial, muy divertido y disfrutable como obra de entretenimiento, sí, pero que tampoco se quedará en la retina del espectador: son 45 minutos de puro humor y aventuras, sin mayores pretensiones.

Cuando Finn (Omar Miller) organiza las vacaciones de verano en el crucero estelar Halcyon, sus expectativas son las de pasar un tiempo agradable con sus compañeros de armas y amigos. Personajes como Poe Dameron (Jake Green), Rose (Kelly Marie Tran), C3PO (Anthony Daniels) o Rey Skywalker (Helen Sadler) lo acompañan en estos días de asueto, pero su sueño se resquebraja tan pronto como sus amistades deciden hacer sus propias actividades. Solo en el bar, el fantasma del difunto Obi-Wan Kenobi (James Arnold Taylor) se le aparece repentinamente.

Finn escucha a los fantasmas de la Fuerza

La estructura narrativa de la película se desgaja de la historia principal para contar tres aventuras distintas, todas ellas narradas por distintos fantasmas de la Fuerza: el propio Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker (Matt Lantern) y la princesa y general Leia Organa (Shelby Young). Todas estas vivencias están destinadas a iluminar al deprimido Finn, aunque el filme dirigido por Ken Cunningham deja al espectador la última palabra.

El maestro Kenobi se encontraba en Tatooine cuando tuvo que fingir su matrimonio con Lt. Colvett Valeria (Yvette Nicole Brown), en un intento de engañar a los imperiales para que no la detuvieran por rebelde. Ver a Kenobi vestido con una camiseta de estampados florales no tiene precio, como tampoco su huida de Boba Fett (Dee Bradley Baker), escena bien aderezada por el tema musical principal de la serie El Libro de Boba Fett. Sí, ese que sonó al final con el coro de voces que entona "¡Fett, Fett, Boba, Boba Fett!".

LEGO Star Wars: Vacaciones de Verano
Obi-Wan escapa de Boba Fett con su camisa de flores.

Lo mismo ocurre con Darth Vader (Matt Sloan) y el emperador Palpatine (Trevor Devall), de incógnito en Scarif. Ambos pasan unos días en la playa y terminan por establecer una base imperial en el planeta, la de Rogue One. Darth Sidious, harto de que en las fiestas solo se diviertan sus vasallos, hace una escapada con su aprendiz, pese a que en la película ambos cumplen un rol más parecido al de un matrimonio malavenido. Vader escucha una y otra vez los lloriqueos constantes de Palpatine, al que su vena Sith le sale más que a menudo.

Por último, Leia recuerda unas vacaciones con su hijo Ben (Matthew Wood) y su marido Han Solo (Ross Marquand). El joven pronto deberá volver a los entrenamientos con el maestro Skywalker, pero antes de que ocurra tendrá que lidiar con un viaje que al principio le aburre. Afortundamente, cuando llegan al poblado Ewok en Endor, su suerte empieza a cambiar.

LEGO Star Wars: Vacaciones de Verano
La familia Solo.

Humor, pero con un toque emocional

El guionista David Shayne ha escrito un guion repleto de referencias e incluso alguna que otra crítica más o menos velada a los momentos más polémicos de la saga. Desde el punto de vista emocional, la situación familiar de Ben Solo nos deja algunos de los instantes más interesantes de la película. Todos los fantasmas cuentan sus historias para hacer reflexionar  a Finn, el héroe de la Resistencia. Al final, se trata de un viaje que antecede a la despedida. Quizá las vacaciones han sido duras para todos, porque saben que pronto sus caminos se separarán, quién sabe si para siempre.

LEGO Star Wars: Vacaciones de verano destaca además por su cuidado aspecto visual, muy en la línea de lo que se ha hecho en otros productos LEGO. Está disponible en exclusiva para Disney+.