LEGO Star Wars: La Saga Skywalker
LEGO Star Wars: La Saga Skywalker

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis. Tres trilogías al despiece, ¿el juego definitivo?

El título de TT Games es más grande y más bonito, conserva las características de los juegos previos y añade mucho contenido extra.

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana...LEGO Star Wars: La Saga Skywalker. Han pasado años desde que el videojuego fue anunciado, pero gracias a la Fuerza de Warner Bros. Games, TT Games y Lucasfilm por fin han culminado el desarrollo y están a punto de enviar su flota de juegos a las tiendas. Con la intención de satisfacer tanto a los seguidores más acérrimos como a los que no lo son, el estudio ha puesto todo su esfuerzo en recrear las tres trilogías, donde los Caballeros Jedi, guardianes de la paz en la galaxia, tratarán de detener a los villanos Sith...

Aunque no es el primer videojuego de LEGO que revisa estas películas, se trata de un producto completamente nuevo. Traveller's Tales ha adaptado los nueve filmes principales, la trilogía clásica, las precuelas y las secuelas, por lo que las aventuras narradas en Solo y Rogue One se han quedado fuera, así como las series de televisión Clone Wars, Rebels, Resistance, The Mandalorian y El Libro de Boba Fett. Algunos personajes como Grogu o Mando sí hacen acto de presencia, pues forman parte del pase de temporada y se pueden utilizar en el Modo Libre. Por otro lado, aunque la obra dispone de más de 300 personajes jugables, el sistema de personalización ha sido descartado finalmente.

Un juego más grande, pero con las mismas bases

Cuando el estudio afirma que LEGO Star Wars: La Saga Skywalker es su juego más ambicioso no miente. Los valores de producción se han incrementado de manera notable, un hecho que se percibe en el renovado motor gráfico. Tanto los protagonistas como los escenarios se ven más detallados, las localizaciones son amplias y todo ha sido recreado con gran mimo. El juego funciona por defecto a 60 FPS, si bien hemos notado algunas caídas, sobre todo en las cinemáticas. De todos modos, es posible bloquear el framerate a 30 FPS en consolas.

Aquellos que estén familiarizados con la fórmula LEGO encontrarán un videojuego que sigue la misma estela de sus predecesores. El periplo de los héroes y villanos de Star Wars se cuenta de manera desenfadada, con un toque de humor que alcanza hasta los momentos más álgidos de las películas. Eso quiere decir que algunas muertes se han dulcificado y otras secuencias han perdido parte de su dramatismo, un sacrificio que se realiza en aras de construir una experiencia más familiar donde el humor prima por encima de todo. Los acontecimientos principales de las tres trilogías se reproducen con fidelidad a pesar de los cambios narrativos.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis
A Jango Fett le quedan dos telediarios.

La banda sonora de John Williams resuena con fuerza y con todos los temazos, los clásicos y los más recientes. Nos ha chirriado solo en algún instante específico, como cuando se escucha la pieza de la muerte de Vader en pleno poblado Ewook.

Varios títulos de LEGO llegaron sin doblaje, pero LEGO Star Wars: La Saga Skywalker utiliza voces en las cinemáticas y durante la jugabilidad. Para la versión original en inglés han contado con la participación de algunos de los actores de las películas. La voz de Anthony Daniels (C3P-0) es inconfundible, así como la de Billy Dee Williams, que encarna a Lando Calrissian tanto en su versión joven como anciana. El taimado y cobarde general Grievous vuelve a ser Matthew Wood. Otros, en cambio, han participado en otros productos de la talla de Clone Wars o Rebels: James Arnold Taylor (Obi-Wan Kenobi), Matt Lanter (Anakin Skywalker), Tom Kane (Yoda, Qui-Gonn Jinn), Sam Witwer (Darth Maul, Palpatine) y Corey Burton (Conde Dooku).

La mayoría de interpretaciones tratan de emular la voz de los actores de los películas, algunas con más acierto que otras. Por ejemplo, Dooku, Palpatine, Yoda y Obi-Wan Kenobi (joven y anciano) suenan casi calcados, mientras que Kylo Ren da el pego solo cuando tiene la máscara puesta. Y es que la voz de esta versión de Ben Solo no se parece demasiado al timbre cavernoso y profundo de Adam Driver. Nosotros lo hemos jugado en inglés, pero el juego incluye doblaje en español y selector de idiomas en el menú principal.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker
Darth Vader está muy enfurruñado.

Personajes con clase y con clases

Tal y como se ha visto en los vídeos, el jugador puede seleccionar las trilogías en el orden que quiera. Aparecen representadas en preciosos diagramas que capturan un instante concreto e icónico de cada una de las cintas. Una vez elegida la trilogía, las películas siguientes se desbloquean cuando finalizamos la anterior. Lo primero que llama la atención es que el juego hace uso de una nueva cámara, que nos permite maniobrar con mayor versatilidad. Los protagonistas de todos los filmes se distribuyen en clases comunes, ya sean Jedi, villanos, chatarreros, droides, etc. Esto se traduce en distintas habilidades que se pueden utilizar según la situación lo requiera.

En todo juego de Star Wars es crucial reproducir adecuadamente la sensación de blandir un sable láser, es decir, de ser un Jedi. TT Games lo ha conseguido con un sistema de lucha muy simple pero efectista. Bastan dos botones para ejecutar combos y uno de los gatillos para lanzar la espada contra el enemigo o protegerse de los blásters. Los que portan armas de fuego, en esta ocasión tienen la posibilidad de cubrirse detrás de muros o coberturas, al tiempo que pueden disparar contra partes distintas de los enemigos utilizando la mirilla. No en vano, reaccionan de forma diferente en función de dónde les disparas: si les golpeas en la cabeza, es posible que el casco vuele por los aires.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis
Luke no quiere saber nada de ese sable láser.

Las batallas a distancias más largas se complementan con luchas con sables láser, como ya hemos adelantado, pero también con batallas cuerpo a cuerpo. El estudio ha implementado un sistema que nos da la opción de liarnos a puñetazos, sin más complejidades. Al igual que el resto de sistemas, solo necesitas un par de botones para lograr los resultados deseados. En ocasiones, cuando usas el mismo ataque varias veces, el rival aprenderá la lección y se protegerá, por lo que habrá que ejecutar un combo distinto. Sobre el papel parece interesante, aunque en la práctica está algo limitado por la poca profundidad jugable.

Nos hemos topado con bastantes batallas contra jefes finales. Los duelos más épicos de Star Wars vuelven con un claro intento por parte de TT Games de ofrecer combates variados. Algún enfrentamiento como el de Finn y Rose contra Phasma es muy original, ya que el objetivo es valerse de los elementos de los escenarios para crear trampas. Por otro lado, tampoco faltan los más tradicionales, los enfrentamientos con sables láser. Suelen tener varias fases y buscan diferenciarse, aunque nos siempre lo consiguen. De vez en cuando el enfrentamiento se alarga más de la cuenta y las oleada de enemigos terminan haciéndose algo repetitivas. O el choque de espadas, que se repite varias veces en todos estos combates.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis
Jabba, siempre tan "adorable".

Sin nada de desafío

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker no difiere del resto de juegos de LEGO en lo que a desafío se refiere. Es comprensible que al tratarse de un producto destinado a un público muy amplio y familiar, los desarrolladores intenten no complicar las cosas en demasía. Sin embargo, quizá hubiera sido necesario ir un poquito más allá. Morir en este juego no tiene coste prácticamente, puesto que reapareces al instante y solo pierdes algo de dinero. Es verdad que entre las opciones disponibles podemos desactivar el apuntado automático y la regeneración de salud, pero no estaría de más que se ofrecieran más oportunidades en esa dirección.

Lo mismo ocurre con los puzles, muy numerosos a lo largo de toda la partida. Hemos echado de menos algo más de variedad y miga en ese sentido: los rompecabezas para los droides consisten en encajar varios símbolos con el objetivo de que coincidan con el mismo dibujo. Estos están repartidos en capas que el jugador debe ir movimiento. El problema es que son todos iguales y no brindan ningún tipo reto. Encontramos también una serie de puzles sencillos en los que tenemos que memorizar direcciones e insertarlas en un panel, mientras que en otros debemos pulsar el botón justo cuando pasa por un círculo.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis
Vader escucha los grandes éxitos musicales del Imperio cuando pilota.

Los puzles más interesantes son los que requieren la participación de varios personajes intercalables. En función de su clase, cada cual dispone de una abanico de habilidades distintas. Los chatarreros, por ejemplo, son capaces de construir herramientas especiales, mientras que los Jedi usan la fuerza para influir en las “mentes más débiles”. No faltan los puzles de palancas ni los que nos invitan a buscar un generador de energía para colocarlo en el lugar preciso. Además, al igual que otros juegos de LEGO, se puede jugar en cooperativo, una experiencia que realza este valor colaborativo.

Nos ha gustado especialmente que en algunos instantes muy concretos varios grupos de personajes que se encuentran en lugares distintos tienen que colaborar para avanzar. En esos casos, cambiamos la acción de un grupo a otro, que poco a poco van descubriendo lo que tienen que hacer para ayudar al resto de protagonistas y así juntarse más adelante en un lugar común. Esto ocurre en zonas como la fábrica de Geonosis, con Anakin y Padmé por un lado y los droides R2-D2 por el otro.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis
Las ruinas de la Estrella de la Muerte II.

Las piezas de LEGO componen los personajes, los escenarios y los elementos de las localizaciones. Destruir el entorno abre nuevas vías para la construcción. Quizá necesitemos volar una puerta y podamos montar un cañón de los restos despiezados del suelo. El brillo es el aviso y la señal de que podemos hacerlo; la lección ya la tenemos bien aprendida: hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.

Star Wars no sería Star Wars sin batallas de naves, un aspecto que se ha incluido en el videojuego. Como todo lo demás, han diseñado unas mecánicas muy sencillas de dominar: disparar, esquivar y girar. Pium, pium, explosión por aquí, pium, pium, explosión por allá. En situaciones más específicas, como en la batalla de Hoth, Luke derriba a los AT-AT enganchando un cable y haciéndolos tropezar. ¿Recordáis el Quidditch en los juegos de Harry Potter? Parecido es, por el aro pasa y de bruces al suelo caerán (con voz del maestro Yoda).

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis
¡Esto es un suicidio!

¿Cómo funciona la progresión?

El sistema de progresión nos permite acceder a las mejoras de las habilidades de los personajes: incluye una rama troncal para todos y luego una serie de clases comunes a los distintos tipos de protagonistas. Conseguimos mejoras con dinero y con los ladrillos azules que hallamos al cumplir misiones o rebuscar por los escenarios. Nos hubiera gustado que la progresión estuviera más ligada al modo historia, porque realmente no es necesario mejorar los poderes de los protagonistas ni experimentar con las distintas mecánicas jugables para completar el juego.

La historia de las películas se puede seguir de manera lineal, aunque el juego muestra un aviso por si el jugador quiere seguir explorando antes de continuar con la aventura. De todos modos, los desarrolladores han ideado el Modo Libre con ese propósito completista. Sin constricciones argumentales, es posible viajar a cualquier planeta que hayamos descubierto con el fin de buscar coleccionables o completar misiones. Las labores secundarias, por lo general, son muy simples, aunque logran su cometido principal: entretener. Aun así, el mundo abierto está desaprovechado, se le ven las costuras con el relleno. Por otro lado, se produce una desconexión entre el modo historia y las misiones secundarias, muy deslindadas entre sí.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker, análisis.
Kylo ya es 'güeno' otra vez.

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker es uno de los mejores juegos de LEGO, si bien se echa en falta un paso más firme y menos conservador en el desarrollo y evolución de su fórmula. Estará disponible a partir del 5 de abril en PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X, Xbox Series S, Nintendo Switch y PC.

Análisis de la versión PS5. Código proporcionado por Ziran (Warner Bros. Games).

CONCLUSIÓN

LEGO Star Wars: La Saga Skywalker es una manera diferente de revivir las tres trilogías de la saga, nueve películas que regresan en un formato mucho más desenfadado. El juego es un alivio cómico constante, por lo que los momentos dramáticos quedan desdibujados y a merced del humor. TT Games ofrece un título con mucho contenido, un motor gráfico renovado y mucha, mucha diversión. La nueva cámara, los distintos combos y las habilidades dotan al producto de mayor variedad, aunque se echa en falta que la progresión esté más ligada a la historia. Entendemos que es un título dirigido a todas las edades, pero no estaría de más que el juego introdujera un mínimo de reto.

LO MEJOR

  • Nueve películas en un solo juego
  • Mejoras en el sistema de combate, nueva cámara, etc.
  • Gran recreación de la saga, con escenarios amplios y atención al detalle

LO PEOR

  • Las oleadas de enemigos y las batallas finales alargadas artificialmente
  • El sistema de progresión es más un complemento que algo realmente útil
  • Ausencia total de reto, ligado a una fórmula demasiado continuista
7.7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.