BeTech: noticias de tecnología

APPLE

El coche de Apple sigue adelante: los problemas del Apple Car

Aunque ha tenido muchos contratiempos, parece que el proyecto Titan sigue adelante.

0
El coche de Apple sigue adelante: los problemas del Apple Car

El mundo del motor está en un momento muy importante, sobre todo para aquellos fabricantes que tienen en mente eso de empezar a usar la inteligencia artificial. Es una tarea muy laboriosa que necesita de muchas pruebas hasta que llegue la versión final de software que permita al conductor confiar en el criterio del coche. El caso de Apple no es menos y, aunque ha pasado por malos momentos, todos apunta a que el Apple Car sigue adelante.

Los problemas de Apple con la IA de conducción

Apple es conocida por su innovación tanto en hardware como en software. Sin embargo, todos los proyectos no han salido siempre como deberían a la primera ya que no todos requieren la misma dedicación y tiempo. Por supuesto, los recursos destinados a cada proyecto, pero es un hecho que el que más requiere es el del coche autónomo.

Llevamos años escuchando cosas sobre este proyecto tan ambicioso de la marca: el llamado proyecto Titan. En Cupertino parece que están allanando el camino para conseguir sus objetivos poco a poco como hemos visto a la hora de abrir un coche usando el iPhone y compartiendo esa llave digital con otros usuarios de forma directa y temporal.

Pero en lo que se trata del grueso del proyecto nos encontramos con una serie de problemas que la compañía ha intentado cubrir de una u otra manera.

El caso es que ha tenido de todo: idas y venidas dentro del personal a cargo del proyecto hasta errores que le han costado disgustos durante las pruebas. Y es que parece que el software funciona con rutas predefinidas, pero cuando se topa con un problema no lo resuelve de forma eficiente y cede el control al usuario.

El proyecto Titan continua

Por lo que cuenta The Verge, estos obstáculos no son nada para la compañía californiana. El proyecto sigue adelante como estaba previsto y es cuestión de tiempo que haga sus ajustes pertinentes para tener una visión física del coche autónomo. Todo apunta a que “tiene cuatro asientos que miran hacia adentro para que los pasajeros puedan hablar entre ellos y un techo curvo similar al techo de un Volkswagen Beetle”.

Pero la parte importante está también en el software, donde deberá poner sus esfuerzos y dar lo mejor para que el proyecto sea todo un éxito.