Estrategia pixelada

Songs of Conquest, impresiones. Estrategia y mucha acción

Los amantes de la estrategia reciben a Songs of Conquest de mano de Lavapotion, un pequeño estudio de Suecia que nos trae turnos, escaramuzas y mucha acción.

Los que amamos la estrategia desde el más profundo de nuestro ser nos alegramos cada vez que llega un nuevo juego para nuestro uso y disfrute. Songs of Conquest viene a satisfacer esas necesidades desde un pequeño equipo de Suecia que trae a nuestros mandos y teclados un juego que promete darnos más estrategia, más turnos y más números que sumar y contar.

Estrategia pura, rápida y sencilla

Antes de que alguno se eche para atrás, no, Songs of Conquest no es difícil ni complejo. Sí es cierto que tiene menús para aburrir y mucha información que ofrecer, pero la realidad es que la interfaz está muy bien cuidada y los tutoriales consiguen ser eficientes sin llegar a abrumar al jugador. De hecho, esto es lo que más nos ha sorprendido de Songs of Conquest. Muchos juegos de estrategia tienden a complicarse en exceso confiando en los tutoriales y en la capacidad receptiva del jugador, mientras que dejan a un lado cosas tan importantes como la organización de los menús. Por suerte, Songs of Conquest ha pensado en ello y es tan accesible para novatos como complejo para los más veteranos.

Las primeras horas son sencillas, no lo negaremos. De hecho, las dos campañas (por el momento) que nos ofrece el juego se superan sin mucha complicación, algo que cambia según avancemos en sus historias. En Songs Conquest de primeras nos decantamos por los Arleon, una especie de ejército disuelto que debe reunir sus tropas para acabar con el actual y usurpador regente del reino. Su protagonista, Cecilia, tendrá que derrotar a sus enemigos mientras que recupera y defiende el pacto con los Faey, las criaturas del bosque. Por otro lado, Rasc comandará a los Ránidos, unas criaturas que quieren acabar con su enemigo natural: los humanos.

La historia por el momento parece que quiere quedarse en un segundo plano, porque ni sus personajes ni lo que cuentan son lo suficientemente interesante como para seguirle el hilo. Sin embargo, a nivel jugable nos encontramos un juego que quiere darnos lo mejor de sí desde el principio: batallas rápidas, directas y de corta duración. Estas escaramuzas se dividen en turnos que dependerán de la agilidad de nuestras tropas para decidir qué unidad ataca primero. Songs of Conquest ha diferenciado bastante bien las tropas que hay en cada facción para así crear una gran diferencia entre unas y otras dependiendo de qué bando elijamos. Los Arleon, por ejemplo, son poderosos en la distancia y tienen mucha defensa cuerpo a cuerpo, pero los Ránidos prefieren la velocidad para empezar prácticamente siempre primero en las batallas.

Aprendiendo del resto

En estas escaramuzas hemos visto toques de otros juegos como King’s Bounty 2 o Stirring Abyss. Como en estos, podemos movernos y realizar una acción, ya sea atacar o la habilidad especial de la tropa. También existe zona de contacto en la que nos llevaremos un golpe si nos alejamos de un enemigo adyacente, perdemos ataque a distancia si nos movemos con nuestros arqueros o ballesteros, el daño de las tropas varía en función de la cantidad de miembros que la conformen… Hay multitud de elementos que podemos jugar a nuestro favor o que siempre deberemos tener en cuenta antes de realizar cualquier movimiento.

Además, los protagonistas de cada campaña son también los generales de nuestras tropas, aunque aquí son conocidos como esencialistas. Estos personajes otorgan atributos adicionales a las tropas de forma pasiva e invocan hechizos y habilidades como ocurre en otros títulos como Wargroove o el anteriormente mencionado King’s Bounty 2. La curiosidad en Songs of Conquest es que para poder realizar estas habilidades especiales dependerá del tipo de tropa que usemos en batalla. De esta manera bonifican en gran medida que el jugador tenga una amplia variedad de tropas. La muerte del ejército significa la muerte del esencialista que, en caso de ser el principal, acaba la partida. Podremos disponer de otros esencialistas aparte del principal para defender nuestros asentamientos o explorar el mapa por partida doble.

El terreno gana importancia en Songs of Conquest, aunque por el momento no hemos encontrado que sea un elemento que marque mucho la diferencia. Es cierto que en terreno elevado todas las unidades realizan más daño y tienen más defensa, pero más allá de ello solo hemos encontrado ciertos obstáculos que se pueden destruir, por lo que esperemos que exista una mayor influencia del terreno más allá del mundo en el que podemos explorar. Porque sí, aparte de las batallas tendremos que caminar por los mapas de Songs of Conquest para entrar en batalla, encontrar objetos o fundar y proteger nuestra propia base.

Alma de RTS

Aquí entra la parte más parecida a juegos como Age of Empires, ese toque RTS que tan bien le sienta a Songs of Conquest. Mientras exploramos el mapa encontraremos asentamientos o diferentes elementos interactuables que nos desbloquearan misiones extra, nuevas tropas o bonificadores temporales. Además, en cierto momento encontraremos una parcela vacía en la que construir nuestro propio asentamiento. Ahí crearemos nuestra ciudad construyendo en las parcelas disponibles todo lo que se nos permita dependiendo del tamaño del terreno. Igualmente debemos ir con cuidado, ya que los enemigos podrían venir a reclamar ese mismo terreno (tanto online como offline), por lo que la construcción de muros y torres defensivas es fundamental para salvaguardar nuestra base en Songs of Conquest.

Aparte de la campaña, Songs of Conquest también nos ofrece otras opciones como un editor de mapa que utilizan sus mismos diseñadores para crear el juego. De momento está en fases preliminares, por lo que no hemos querido indagar demasiado en él, aunque promete darnos herramientas suficientes para crear nuestro mapa soñado. De hecho, estos mismos mapas podrán ser compartidos y jugados por la comunidad de jugadores de Songs of Conquest, proponiendo retos específicos que hagan del juego una experiencia indefinida.

Por el momento Songs of Conquest nos ha conquistado con su propuesta rápida para tratarse de un juego de estrategia. Es accesible para todos los públicos con un tutorial sencillo y eficaz para todos ellos, mientras que propone retos familiares a los veteranos de la estrategia. El diseño visual tal vez no sea el más atractivo, pero para los que les guste el pixel art y una buena banda sonora, encontraran en Songs of Conquest un buen ejercicio de estrategia, buen gusto y horas de diversión junto a su comunidad. Hasta entonces, solo le podemos desear un buen early access que, por el momento, ha cumplido con creces.

Songs of Conquest

  • PC
  • Estrategia

Songs of Conquest es una clásica aventura de estrategia por turnos que combina RPG, conflicto armado y gestión del reino a cargo de Lavapotion y Coffee Stain Studios para PC. ¡Crea poderosos ejércitos, utiliza magia ancestral y conquista tierras lejanas para construir un imperio sobre el que los bardos cantarán durante siglos!

Songs of Conquest