Adiós nostalgia

Konami no necesita Metal Gear ni Silent Hill para conseguir beneficios históricos

La creadora de sagas como Castlevania, Metal Gear Solid y Silent Hill ha presentado un informe financiero de récord sin necesidad de recurrir a los juegos clásicos.

De la nostalgia no se vive. Que se lo digan a Konami, quien acaba de presentar sus resultados financieros del último año... y son los mejores de su historia. Un récord que ha logrado sin ayuda de Metal Gear, Silent Hill o Castlevania, ni de tantas y tantas otras franquicias cuya resurrección nos pasamos la vida pidiendo por redes.

La compañía ha cerrado el curso con un beneficio operativo de 74.400 millones de yenes (lo que supone un crecimiento del 103.6% con respecto al año pasado) y un beneficio neto de 54.800 millones (un 69.9% más). Es decir que, en medio de nuestras cábalas para ver quién podría adquirir Konami y dar una segunda vida a sus sagas y personajes, la desarrolladora se dedica a lo que realmente importa, hacer business.

¿De dónde viene el éxito de Konami?

Muchos estarán pensando en el negocio de las máquinas de pachinko como clave para semejantes resultados, pero no, o no sólo, al menos. En los últimos doce meses Konami también ha lanzado un par de juegos que se han convertido en un auténtico pelotazo. Por un lado tenemos Yu-Gi-Oh! Master Duel, un juego de cartas free-to-play que acumula 30 millones de descargas y al que en nuestro análisis describimos como "el simulador de Duelos definitivo". A él se suma el éxito de Momotaro Dentetsu, una especie de Monopoly japonés que ha logrado vender más de 3.5 millones de unidades en Nintendo Switch, convirtiéndose en el título más vendido de la compañía en Japón.

A estas dos sorpresas se ha sumado el único clásico que aún sigue dando rédito a Konami, aunque se trata de un clásico muy remozado. Nos referimos a eFootball 2022 (el mítico Pro Evolution, PES para los amigos), ahora convertido en un free-to-play cuyo lanzamiento fue un tormento, pero que parche a parche nos ha hecho volver a creer él. Junto a él está el polémico negocio de los NFT, en el que Konami se mantiene firme. Esperemos que los tokens no fungibles no sean el único modo que prepara la desarrolladora para homenajear a Castlevania en su 35 aniversario, aunque visto lo visto...

Fuente Konami