Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread
Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread
Carátula de Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread

Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread, análisis

Allods Team Arcade presenta su apuesta por el metroidvania más clásico a través de la acción y el humor más ochenteros con un título completo y entretenido.

Los videojuegos de enfoque metroidvania se han vuelto muy populares estos últimos años gracias a numerosos títulos que apuestan por una fórmula tan asentada como efectiva. Y si el resultado es tan óptimo como el de este Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread que nos ocupa, los aficionados a dicho género pueden seguir disfrutando de tan particular forma de entender el videojuego por mucho tiempo. Y es que el equipo ruso Allods Team Arcade acaba de lanzar al mercado un nuevo plataformas de acción 2D en formato multiplataforma tras medio año en acceso anticipado en Steam, un título que se ha convertido en toda una sorpresa por su equilibrio entre jugabilidad, desafío y puesta en escena, un explosivo cóctel que ningún fan de los shooters 2D con backtracking deberían perder de vista. Veamos si esta aventura cartoon de carácter desenfadado para PC, PlayStation, Xbox y Nintendo Switch logra estar al nivel de los grandes metroidvania de estos últimos años; algo nos dice que así será...

Héroes de acción ochenteros

Este nuevo videojuego de título kilométrico es un cliché con patas; pero qué bien funciona a todos los niveles. Y es que Allods Team Arcade, junto a MY.GAMES, han querido rendir homenaje a las películas de acción y espías de los años ochenta a través de una trama tan absurda como hilarante. Tanto es así, que controlamos a un grupo de cuatro héroes de acción que responden a los clásicos prototipos de este tipo de producciones. La organización Blast Brigade se dedica a combatir villanos alrededor del mundo y, en una de sus misiones, el agente Jeff, el típico “dispara primero y pregunta después”, cae abatido en una paradisíaca isla controlada por el malvado de turno, el Dr. Cread. Pronto conocerá a otros colegas como Shura, una francotiradora rusa de armas tomar, Galahad, un mercenario escocés medio ciborg por culpa de los experimentos del villano del juego, y Vortex, una nativa de la isla que quiere liberar a sus congéneres.

Cada uno de ellos presenta sus propias habilidades y formas de desbloquear nuevos caminos, un elemento esencial en el desarrollo de Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread. Además, a medida que avancemos iremos desbloqueando nuevas herramientas que podremos combinar entre los cuatro héroes de acción, además de alternar entre ellos en cualquier momento, lo que añade muchas posibilidades al desarrollo de las partidas. Todo para detener los malvados planes del Dr. Cread para esclavizar el mundo entero a través de su ejército de robots y mutantes en el que trabaja en sus instalaciones secretas.

A partir de aquí se abrirá un enorme mapa de clásico aroma metroidvania con infinidad de salas que explorar, interconectadas entre sí, llenas de enemigos, plataformas, secretos, trampas y más, con los temibles e implacables jefes finales de zona a los que dar pasaporte a tiro limpio. Porque sí, Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread es, además de un brillante plataformas 2D, un shooter tan desafiante como preciso gracias a las bondades de un apuntado de doble stick que funciona a las mil maravillas, con montones de armas y habilidades que combinar, todo ello salpimentado con un control de los saltos, el dash, la escalada de paredes y más realmente finos. Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread es una gozada a los mandos, algo que no todos los juegos de este estilo pueden decir.

Una vez nos hagamos con la base de su jugabilidad se abrirá todo un abanico de diversión y desafío a partes iguales; como buen metroidvania, el reto está a la orden del día y moriremos muchas, muchas veces, dando sentido al diseño de checkpoints en forma de cómodas hamacas en las que reaparece una y otra vez -y editar la selección de objetos- y la posibilidad de recuperar parte del botín perdido con cada muerte, al más puro estilo Souls. Y es que al derrotar a los enemigos (bastante variados según las diferentes zonas y biomas del juego), podremos recoger monedas que podremos gastar para comprar nuevas armas y habilidades en nuestra base de la playa, la cual también podremos mejorar a través de piezas y kits repartidos por la isla. Todo ello hace de Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread un conjunto muy atractivo en el que no solo avanzamos a base de explosiones.

El diseño de los niveles se mantiene a un muy buen nivel durante toda la aventura -un viaje, por cierto, que nos puede llevar tranquilamente más de 20 horas en completar-, con desafíos y rompecabezas muy bien diseñados y ejecutados, algunos basados en lógica, otros en nuestra habilidad, precisión y rapidez. Desde luego, completar los escenarios al 100% no será una tarea nada sencilla. Aquí entra en juego la frustración que pueden generar algunos tramos del juego o ciertos enemigos finales, aunque con la suficiente paciencia -y pericia a los mandos- podremos superar, no sin sudar sangre en alguna que otra ocasión. Eso no quita que en ciertos momentos se respire cierto aire de injusticia ante una dificultad bastante elevada que puede tirar hacia atrás a no pocos jugadores. No es un juego fácil, a pesar de su marcado aire cartoon.

Una auténtica gozada en lo visual

Más allá del hilarante sentido del humor del que hace gala de principio a fin, con conversaciones de lo más absurdas -mediante cuidadas interpretaciones en inglés y textos localizados al castellano-, Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread demuestra una destacada solvencia en el apartado visual. Y es que cada escenario, cada uno de sus personajes y efectos visuales, se muestran en todo su esplendor mediante coloridos gráficos de estilo cartoon estupendamente animados. No en vano, en algunos momentos parece que nos encontremos ante una producción televisiva; además, cuenta con geniales escenas animadas que nos cuentan más de la historia a medida que avanzamos en la misma. En líneas generales, una auténtica delicia audiovisual.

Como puntos menos brillantes destacamos un equilibrio algo irregular entre los cuatro personajes una vez desbloqueamos buena parte de sus habilidades, ya que en la mayoría de las ocasiones apenas notaremos diferencias entre unos y otros. A la hora de disparar se manejan prácticamente igual y cuentan con casi las mismas armas a excepción de las habilidades propias, como un lanzagranadas o un gancho extensible. Por otro lado, el árbol de habilidades nos brindará power-ups muy útiles y otros verdaderamente absurdos que jamás usaremos. Y más allá de los chistes y las situaciones hilarantes, la historia en sí no resulta especialmente interesante, ya que la trama es tan lineal como previsible.

CONCLUSIÓN

Blast Brigade vs. the Evil Legion of Dr. Cread es un genial metroidvania que llega a su versión final como una notable apuesta dentro de un género, a estas alturas, tan denso como competitivo. En cualquier caso, lo nuevo de Allods Team logra destacar por una jugabilidad muy bien equilibrada, desafiante, sí, pero satisfactoria cuando logramos superar ese nivel o ese enemigo que tan difícil nos lo ha puesto. La aventura es larga, repleta de desafíos de toda clase, exigente como pocas entre los plataformas 2D, no exenta de ciertos desequilibrios en ciertos tramos, algunos de los cuales nos animan a lanzar el mando por la ventana. Y qué decir de su puesta en escena, uno de los juegos 2D de carácter cartoon mejor acabados de los últimos años; y eso es mucho decir.

LO MEJOR

  • Brillante puesta en escena de corte cartoon
  • Divertido y desafiante a partes iguales
  • Experiencia a los mandos muy satisfactoria
  • Aventura larga con mucho por explorar

LO PEOR

  • Ciertos picos de dificultad frustrantes
  • Poca variedad entre protagonistas
  • La historia no resulta especialmente interesante
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.