Blade of Darkness
Blade of Darkness
  • Plataforma PC 6
  • Género Acción, RPG
  • Lanzamiento 07/10/2021
  • Desarrollador Rebel Act Studios
  • Texto Español
  • Voces Español
  • Editor SNEG
  • +18 Violence
Carátula de Blade of Darkness

Blade of Darkness, análisis PC. Un retorno con pocas novedades

La gran aventura de Rebel Act Studios vuelve a la vida con una reedición pensada para nuevos ordenadores.

El género Souls nació en España, concretamente en Madrid y de la mano del ya extinto Rebel Act Studios. Bromas a parte — o no—, algunos de los miembros que hoy forman parte de MercurySteam o Tequila Works trabajaron desde 1996 hasta 2001 en un videojuego que revolucionaría el panorama del ocio interactivo; Blade: The Edge of Darkness.

El título, si bien fue la punta de lanza de la industria española y cosechó buenas críticas entre la prensa y jugadores, no llegó a despuntar todo lo deseable debido a un motor gráfico ya desfasado y el alto índice de piratería en aquella época. Sus requisitos mínimos tampoco ayudaron a mejorar la situación ya que para ejecutarlo se necesitaba una máquina a la última para poder funcionar correctamente. Ahora se despierta de su letargo en una versión mejorada para ordenadores que ya está disponible para su compra.

Sin pelos en la lengua

Blade of Darkness (Severance: Blade of Darkness en E.E.U.U. y Blade: The Edge of Darkness en España) es una aventura en tercera persona completamente tridimensional donde cuatro héroes se juegan la vida para derrocar al malvado Dal Gurak. Hay más tela que cortar en el guión, por supuesto, pero os hablamos de ello y más en su día en éste análisis. No os esperéis tampoco una historia mucho más trabajada pero al menos es efectiva y relativamente creíble.

Blade of Darkness usa la exploración de entornos, resolución de pequeños rompecabezas, básicos saltos y un combate brutal —literalmente hablando— como la base de su jugabilidad. Los héroes que manejamos en la aventura son la ágil amazona Zoe, el fiero bárbaro Tukaram, el clásico caballero Sargon y el duro enano Naglfar, cada uno especializado en diferentes armas, combos únicos y características lo suficientemente diferentes entre sí como para poder completar la aventura con cada uno de diversas maneras. Si bien cada personaje comienza en un área distinta, poco después compartirán el mismo destino que el de sus compañeros.

Uno de los puntos fuertes del videojuego es justamente esto, la capacidad que tiene de hacer diferente la aventura según el personaje que escojas. Sacar provecho de sus cualidades se convierte en el objetivo para superar los desafíos lo más holgado posible, pero también conocer su afinidad con ciertos tipos de armas. Aunque cada protagonista puede empuñar diferentes armas, no todos lo harán con la misma efectividad. La amazona, por ejemplo, es un héroe muy popular debido a su talento innato en el uso del arco.

El combate en Blade of Darkness era único para la fecha en la que se lanzó y se asemejaba lo suficiente a los vistos en la saga Souls como para que en la actualidad se siga comparando con ellos. Si bien el manejo del personaje era bastante tosco, se le requería al jugador cierta maña a la hora de asestar un golpe, defenderse o esquivar ataques, máxime si había más de un enemigo en pantalla. Además no se llevaba muy bien con los errores por lo que recibir un par de espadazos significaba tirar de inventario y curarnos lo máximo posible en tiempo récord.

Cada batalla se salda con sangre, mucha, y repartida entre el suelo, los objetos o las paredes, dependiendo del lugar donde se libra la contienda. Si el contrincante lleva algún escudo es incluso posible arrebatarselo de sus manos para dejarlo más indefenso ante nuestros golpes. Y para rematar la jugada, podemos rematar a un enemigo —valga la redundancia— decapitándolo o desmembrándolo para después, si queremos, utilizar sus desgarrados miembros como armas u objetos para lanzar a los enemigos.

Tanto el combate como el manejo del personaje era y es difícil debido a su robótico control, uno que en su día aceptábamos a regañadientes pero que en este relanzamiento ni siquiera se ha retocado. Para que os hagáis una idea, Tomb Raider apareció en 1996 por primera vez en la consola SEGA Saturn y el control de Blade of Darkness, lanzado cinco años después, es extremadamente similar pero añadiendo un sistema de batalla que no permite error ninguno. Posicionar al héroe o saltar entre plataformas era toda una odisea y aunque la posición de la cámara, detrás del héroe en todo momento, ayudaba, su complejo manejo y la ausencia de compatibilidad con mando lo convertían en algo complicado de dominar. Y como decimos, todo esto se mantiene en esta nueva “edición”.

Blade of Darkness tiene combate, exploración, diálogos, plataformas y rompecabezas, pero lo que más impera son los dos primeros puntos. Y lo hace en trece pantallas diferentes con una duración total que gira en torno a las 20 horas de juego, una cifra nada desdeñable si además es nuestra primera vez con el título. Hay variedad en los escenarios aunque no la suficiente como para llegar al nivel que podemos encontrar en cualquier título actual, pero aún así no termina cansando al jugador.

Ahora bien, tenemos que destacar una vez más que el título llega tal cual lo disfrutamos antaño, con sus mismas bondades y errores. Uno puede pensar que su vuelta a las tiendas digitales viene acompañado de las mejoras tan habituales que suelen sucederse en este tipo de relanzamientos, pero no, aunque algo lógico de creer si nos detenemos a contemplar otros ejemplos como ciertos recopilatorios o, sin ir más lejos, algunos de los Final Fantasy más queridos en su última reedición.

Pero no. Lo cierto es que apenas se ha adaptado el videojuego a las resoluciones actuales y poco más. Sigue sin tener compatibilidad con mandos, tiene errores gráficos, algún que otro cuelgue y las escenas de vídeo se ven bastante mal. Las pantallas de carga, por ejemplo, siguen teniendo textos en inglés cuando el videojuego se encuentra localizado al completo en español. No se ha aplicado ningún tipo de mimo hacia este producto tan patrio que el de poder ejecutarse en una resolución que antaño era inviable. Eso sí, Fire Falcom y General Arcade, los encargados de traernos de nuevo este título, son muy activos a la hora de actualizar el juego solucionando errores cada pocos días. Aunque tan cierto es esto como el hecho de que ante tantos errores que tiene el juego han decidido crear un sistema de actualización que fragmenta en tres las versiones del juego.

Un portento en su día

Blade of Darkness fue un portento técnico en su día. Tecnología de captura de movimiento, un motor gráfico algo desfasado pero muy competente, luces y sombras en tiempo real, física bastante realista y unos gráficos en general que quitaban el hipo. Requería de un buen bicho para poder ejecutarse, un detalle que era un handicap para muchos jugadores. Era precioso y en su época pocos juegos llegaban a toserle, sobre todo en lo referente a las físicas del agua y a su asombroso sistema de iluminación. Podía decirse que era un adelantado.

Aunque en esta reedición conserva todo aquello, se echa de menos un pack de texturas HD, mejoras en el poligonaje, algo más de vegetación, el sistema de iluminación, arreglar errores gráficos —o generales ya de paso— o hacer algo más realistas las caras de los personajes. Está claro que al fin y al cabo es una vuelta al mercado del clásico original pero no hubiera estado de más añadirle algunas mejoras en este sentido.

Lo mismo ocurre con el sonido. No requiere de tarjetas de sonido especiales como antaño y es capaz de sonar en cualquier ordenador, pero una limpieza al audio, opción de nuevo doblaje, corrección de errores en los textos o una completa traducción no le hubiera venido mal.

CONCLUSIÓN

Blade of Darkness es ni más ni menos que el deseo de Fire Falcom y General Arcade de volver a poner a la venta el videojuego original pero haciéndolo compatible con las nuevas resoluciones. No esperes más porque no hay nada que rascar. De hecho hasta muchos de los mods que antaño funcionaban con el original siguen valiendo para esta edición. Se ha eliminado, además, el modo multijugador. Una pena porque con tan solo un poco de cariño podía haber sido un más que notable homenaje a un grande de nuestro país.

LO MEJOR

  • El original, intacto; un juego avanzado en su época
  • Que vuelva a estar al alcance de cualquiera en tiendas digitales

LO PEOR

  • Un re-lanzamiento algo desastroso con varios errores
  • Sin multijugador ni extras
  • Ningún cariño hacia el título, solo una compatibilidad con resoluciones actuales.
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.