art of rally
art of rally
Carátula de art of rally

Art of Rally, Análisis Xbox y Switch. Por el placer de conducir

Analizamos las versiones de Xbox y Nintendo Switch del singular y preciosista título de conducción de Funselektor. Luces y sombras entre plataformas.

Art of Rally es un videojuego especial, particular, diferente. El género de la conducción vive un momento dulce. No solo por la calidad de las propuestas, sino por la frescura e idiosincrasia de muchos de los nuevos contendientes arcade que entran a formar parte del medio. Desde Hotshot Racing hasta Horizon Chase Turbo, sin olvidar los Crash, Sonic, Mario Kart o los ya clásicos Need for Speed, Forza Horizon y Dirt. Por tanto, ¿hay sitio para las producciones más humildes de la escena indie? Art of Rally se empeña en dejar claro que sí, que los juegos de rally tienen algo que decir más allá de la fórmula clásica.

Conduce, mira, calcula; disfruta del viaje

En un momento donde los Lonely Mountain Downhill u OlliOlli han sido un golpe de efecto, remando a contracorriente con lo establecido, nos olvidamos de la potencia gráfica para centrarnos en el desafío, la contemplación y las mecánicas de juego. Tú contra el reloj, tu habilidad y tu perseverancia. En nuestro análisis original de Art of Rally ya dejamos claro que su llegada a PC fue más que notable, que Funselektor Labs lograba brillar en lo más difícil, tener identidad.

Su llegada a consolas Xbox y Nintendo Switch (próximamente en PlayStation) fue una noticia muy bien recibida en esta redacción; tanto por la posibilidad de llevarnos este preciosista título low-poly a cualquier parte como por poder tenerlo siempre instalado en Xbox, ya disponible en Xbox Game Pass. Hay luces y sombras en este proceso de análisis, centrado en evaluar el trabajo realizado con el port para ambas plataformas. Por un lado, lo positivo de llevar el juego a un hardware portentoso como Xbox Series, donde los tiempos de carga son cosa del pasado; por otro, la agridulce sensación de haber perdido mucho de lo bueno de la experiencia en la consola híbrida.

Art of Rally
La versión de Xbox es sublime, tanto técnicamente como a los mandos.

La portabilidad no es suficiente: problemas en Nintendo Switch

La posición de la cámara es sencillamente perfecta en Art of Rally, también en consolas. Creednos, aunque en imágenes o vídeos puede percibirse como un juego clásico arcade top-down, que apenas dejaba visibilidad para aquello que venía después, la obra de Funselektor centra el tiro de la cámara a una posición lo suficientemente elevada como para transmitir sensación de velocidad y dar al mismo tiempo una cobertura equilibrada de izquierda a derecha.

Os vamos a ser sinceros, después de jugarlo el año pasado en monitor con su versión de PC, lo primero que nos venía a la cabeza era eso de “es un juego pensado para Nintendo Switch”, y seguramente sea así, pero el port no es excelente; está lejos de serlo. Primero, porque la resolución no alcanza el HD en modo portátil, un lastre que afecta a muchas adaptaciones tanto recientes como de años atrás en este sistema. Por tanto, la jugabilidad no luce con tanta definición y es en ocasiones borroso. Para más inri, no se alcanzan los 60 FPS, y esto es especialmente sensible, máxime cuando en Xbox y PC tenemos una experiencia tan fluida y cómoda, sin arrugas. Una pena. Generalmente son 30 FPS en Nintendo Switch, pero os aseguramos que hay caídas, pop-in, texturas a medio cargar. Para finalizar, la distancia de dibujado es mucho menor, no hay apenas hierba en el entorno, los árboles van cargando poco a poco… Esa falta de carga poligonal hace que los escenarios se sientan más vacíos porque, en verdad, están casi vacíos.

Art of Rally
El rendimiento, la carga de entornos y la fluidez de la imagen dejan mucho que desear en Nintendo Switch.

Un aspecto positivo en el diseño del juego es el gran balance entre desafío, diversión y accesibilidad. Podemos configurar opciones de ayuda en la frenada, transmisión y dificultad de la IA, facilitando así que todo jugador se pueda sentir cómodo. Puedes adaptar a ti la experiencia a los mandos y no al revés, uno de los grandes muros que suelen tener los videojuegos de simulación de deportes de motor. Disponemos de una buena curva de dificultad, con pruebas cuya complejidad aumenta al mismo ritmo que nuestras habilidades al volante.

Hay algo que no cambia: el placer de simplemente conducir

Puede que cueste acostumbrarnos al principio, pero es cuestión de horas cogerle el punto a los gatillos, a jugar con el acelerador y el freno. Llevar el acelerador a medio gas en ciertos momentos y tener siempre presente cuándo y cómo comenzar a frenar son las claves para el derrape y, por consecuencia, el paso por las curvas. Jugar bonito, para entendernos, hace que puedas entrar en “la zona” y sentir que todo fluye. Excelente traslación de los controles en Xbox gracias a los gatillos analógicos; mejorable en Nintendo Switch por no dar respuesta a la presión, son botones digitales que solo entienden dos señales, aceleración máxima o no aceleración.

Art of Rally
4K y 60 FPS en Xbox Series X, sumado a los gatillos analógicos. Así sí.

El concepto sigue siendo pleno, es una carta de amor al mundo del rally. Un viaje que comienza en los años sesenta y que contempla el paso a los vehículos superrápidos y los Coches B de principios de los ochenta. Lo diferentes que son entre sí hacen que sea muy difícil no recomendar artof rally, por mucho que la experiencia de juego termine agotándose por sí misma por la poca variedad de situaciones y el mejorable diseño de algunos de sus escenarios. Hay un momento en que tienes la sensación de estar haciendo siempre lo mismo, y es una lástima. En total, más de 50 coches y carreras en 72 etapas en un modo carrera que nos lleva a Japón, Noruega, Finlandia, Cerdeña, Alemania... o Kenia, una novedad que llega tanto a ordenador como a consolas con 6 nuevos escenarios. Parecen maquetas empapadas de color.

La política de actualizaciones ha sido digna de elogio desde su estreno en PC. Va sobrado de contenido, para varias decenas de juego gracias a sus desbloqueables; todo ello sin contar el de por sí componente rejugable de este tipo de obras: insiste, persevera, rebaja un segundo en ese trazado. Las clasificaciones online garantizan piques y alientan a mejorar. Si solo quieres relajarte, el modo de conducción libre es todo un acierto.


Hemos realizado este análisis mediante un código de descarga suministrado por Future Friends Games para Nintendo Switch y a través de Xbox Game Pass en Xbox Series X.

CONCLUSIÓN

Art of Rally es una experiencia única al lograr combinar el frenetismo del rally con el placer de dejarse llevar por rutas de medio mundo. Un título contemplativo con un control delicioso, a la vez que exigente. En Xbox la experiencia es como en PC, con el añadido de aprovechar los reducidos tiempos de carga de Xbox Series y una fluidez total en el gameplay, a 60 FPS. El juego luce espectacular en pantalla. Otra historia es Nintendo Switch, con un port pobre, que apenas alcanza los 30 FPS y presenta problemas de rendimiento. Sin duda, Art of Rally es un juego que merece mucho la pena… en PC y Xbox, en Nintendo Switch no podemos recomendarlo.

LO MEJOR

  • Excelente port en Xbox: 4K y 60 FPS.
  • Sobrado de contenido y la llegada de Kenia.
  • Un placer al volante; un homenaje al mundo del rally.
  • Su apartado artístico, desprende personalidad.

LO PEOR

  • Problemas de rendimiento, pop-in y caídas de FPS en Switch.
  • Algunas etapas son muy parecidas entre sí.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.