Sledgehammer

Call of Duty: Vanguard, ya lo hemos visto. Así es el regreso a la Segunda Guerra Mundial

Call of Duty: Vanguard llegará a PS5, PS4, Xbox y PC el próximo 5 de noviembre. Repasamos las claves del modo campaña, multijugador, Zombies y Warzone.

Call of Duty: Vanguard ya es el presente de la franquicia. Tras unos meses plagados de rumores e informaciones de todo tipo, Sledgehammer Games muestra al mundo su siguiente visita a la Segunda Guerra Mundial. Lo hace poniendo el foco en el nacimiento de los grupos de operadores especiales, esos aguerridos soldados capaces de hacer lo extraordinario en medio de un conflicto de esta escala.

Al contrario de lo visto en 2017, el estudio amplía la perspectiva para abarcar los frentes más relevantes de la guerra. Combatiremos más allá de el corazón de Europa: el gélido este, el norte de África y el Pacífico son algunos de los enclaves por los que pasaremos a través de todos los modos de juego.

El contexto nos es de sobra conocido. Sin embargo, la ambición del equipo aleja del tópico a una entrega que no quiere tener la etiqueta de ‘juego de transición’ hacia el próximo gran proyecto de Infinity Ward. Durante la introducción en la presentación digital a la que acudió MeriStation, sus responsables no cesan de reiterar el esfuerzo invertido en Vanguard y la búsqueda activa del talento más allá de sus oficinas centrales. Este es el Call of Duty que nos espera a partir del 5 de noviembre en PS5, PS4, Xbox Series X|S, Xbox One y PC.

El mundo está ardiendo

Con esa frase comienza el primer tráiler oficial de Call of Duty: Vanguard. El vídeo, ya visto por aquellos jugadores que han participado en la Batalla de Verdansk, traza los principales puntos que hemos comentado con anterioridad. La Segunda Guerra Mundial está ya en marcha. Quienes hayan permanecido atentos habrán advertido que los cuatro personajes del arranque vuelven a aparecer posteriormente enfrascados en la batalla. No es casualidad: el peso del modo campaña se narrará por las vivencias del elenco protagonista.

Call of Duty: WWII ha sido, en parte, el catalizador sobre el que buscar otras formas de plasmar el conflicto. Su director creativo, David Swenson, asegura que el equipo se preguntaba qué otras historias sobre la guerra podían contar. Normandía, el desembarco y el abrirse paso por Francia ya estaba más que explorado. Al hablar con los historiadores que han colaborado en el desarrollo, las ideas se dirigieron hacia lo que llaman “las batallas que marcan la diferencia”, aquellos momentos en los que la guerra se decantó significativamente hacia un lado. Llevar al jugador a que experimente el conflicto "de una forma global”.

Swenson se muestra orgulloso ante el tiempo que han trabajado buscando las influencias de los personajes y eventos. Narran una ficción, sí, pero inspirada con fuerza en rostros y sucesos reales. La historia comienza justo al final de la guerra, cuando las fuerzas soviéticas y el resto de aliados ya se encuentran tomando Berlín. En esos últimos momentos un grupo de altos dirigentes del partido nazi se reúne en secreto para dilucidar de qué manera pueden mantener su fuerza en el futuro, es decir, suceder el trabajo realizado por Adolf Hitler durante esos años.

Este cónclave está liderado por Heinrich Freisinger, director de la gestapo e inspirado en el jefe real de la sección desde 1939 hasta el final de la guerra, Heinrich Müller. Freisinger será el principal antagonista, cabecilla del ‘Proyecto Phoenix’, el nombre en clave del plan. Los aliados no conocen de qué se trata, pero al mismo tiempo saben de su existencia y quieren ponerle freno. Por ello, los estados se reúnen para formar un grupo de especialistas que se infiltre en el terreno y pueda ponerle fin mientras el avance de las tropas continúa.

El grupo de operaciones especiales que forman está compuesto de soldados de las principales potencias aliadas. Están encabezados por el sargento Arthur Kingsley (Reino Unido), al que le acompañan la teniente Polina Petrova (Unión Soviética), el capitán Wade Jackson (Estados Unidos) y el alférez Lucas Riggs (Australia). Cada uno está inspirado por una figura real, como Sidney Cornell, Lyudmila Pavlichenko, Vernon ‘Mike’ Micheel y Charles Upham, respectivamente.

Por cuestiones que se darán a conocer durante la campaña, el equipo es apresado y puesto entre rejas por la gestapo. Es ahí cuando compartirán entre ellos y durante los interrogatorios su trasfondo, algunos de los momentos que han vivido en el transcurso de la guerra. De ahí saltaremos a las misiones jugables, que se irán sucediendo entre los personajes hasta poder continuar con los eventos del proyecto Phoenix.

La delgada línea roja

Sledgehammer pudo mostrarnos un fragmento de una de las misiones iniciales de la campaña. En palabras de Josh Bridge, director del juego, con esta porción jugable apuntaban a dar a los jugadores una gran “sensación de inmersión”, que se preguntaran “qué es lo que harías tú y cómo reaccionarías para sobrevivir” en una situación límite. La situación a la que nos trasladan es la noche antes del Día D, cuando las fuerzas aliadas se tiraban al vacío para poder aterrizar entre las líneas enemigas.

Encarnamos, cómo no, a Arthur Kingsley, cuyo lanzamiento en paracaídas no ha ido como esperaba. Aterriza desprovisto de todo el equipo con el que contaba en el avión. Al tocar tierra Call of Duty: Vanguard muestra algunas de las características en las que ha puesto especial hincapié, como el tratamiento del sonido y el músculo gráfico. El equipo de tecnología de Infinity Ward ha ayudado en el proyecto para implantar mejoras técnicas al motor de Modern Warfare. Olvidad por un instante otro cambio de motor más, como el salto que hubo entre éste y Black Ops Cold War: es una evolución de lo visto en 2019.

La fotografía de los primeros minutos de misión transmite la confusión lógica de un chaval que se encuentra entre la espada y la pared. Los alemanes ya están capturando a todos los pobres diablos que han quedado colgados de los árboles, mientras tú aprovechas la oportunidad para poder adentrarte en el bosque, pensando que de esta manera podrías sentirte más a salvo. Pero no. Los gritos de auxilio de un compañero alertan a las tropas enemigas. Lo peor está por venir.

Otro de los momentos donde muestra sus novedades es cuando Kingsley encara su primer combate. Lo hace tras haber entrado en el sótano de una casa rural huyendo de la patrulla que le persigue. Provisto únicamente de las balas restantes de un fusil Kar 98k, el soldado aprovecha las señales que emiten los tablones de madera del piso superior para conocer en qué punto están los soldados. No se lo piensa dos veces: apunta hacia el último sonido conocido y dispara. Los tablones se resquebrajan de manera natural. El hueco que descubre le es suficiente para cargar el siguiente proyectil y herir al enemigo. Poco a poco comienza un juego por la casa en donde va acabando como puede con el resto de la patrulla.

La destrucción del escenario cobra peso. Un suelo de madera, una ventana o una estantería pueden abrir una oportunidad con la que sorprender a los rivales. El combate se ha vuelto más cercano, visceral. Al menos en lo mostrado, el estudio comparte que es algo intencionado. Han seguido las mejoras en el gunplay de Modern Warfare para potenciar aún más la credibilidad del armamento. Sobre el resto de la misión, nos guardaremos la sorpresa.

Multijugador, compromiso desde el primer día

Si la campaña trata sobre el nacimiento de las fuerzas especiales, en el multijugador nos convertiremos en ese operativo de élite. Activision ha nombrado en numerosas ocasiones que Call of Duty: Vanguard será “un juego muy robusto” de lanzamiento. A tenor de la información compartida en su presentación, parece que no es una promesa vacía. Sledgehammer le ha dado especial importancia al “núcleo” de la experiencia Call of Duty sin olvidar las vertientes complementarias a su alrededor.

De lanzamiento contará con 20 mapas. Sí, has leído bien: 20 mapas originales desde el primer día. 16 estarán enfocados al competitivo clásico 6 contra 6, mientras que los 4 escenarios restantes serán de tiroteo y confrontación. Greg Reisdorf, director creativo del multijugador, habla de “una nueva jugabilidad táctica”. Esta dirección parte desde el momento en el que aprietas el gatillo, de la “cantidad de energía que sientes salir del arma”; deben sentirse “increíbles”. Volverá el armero con nuevos tipos de balística y tipos de munición, aspectos relevantes en la personalización del armamento junto al nivel de modificaciones del último par de entregas.

Hablábamos del sentir del armamento, pero Reisdorf subraya que han ido más allá. No solo les valía con mejorar las sensaciones al disparar, sino qué es lo que ocurre en la trayectoria de tus balas por el escenario. La destrucción que comentábamos en la campaña es una de las claves de los combates online. Es sentir que todo se resquebraja, que puedas ver cómo se crean oportunidades tiroteo tras tiroteo. Salvando las distancias, nos recuerda a la expansión Close Quarters de Battlefield 3: entornos cerrados que van evolucionando por el hacer de los jugadores a medida que transcurre la partida.

Se expandirá la oferta de modos de juego con otras experiencias que convivan con este lado táctico 6 contra 6, donde destaca la presencia de Champion Hill. Sin embargo, actualmente no podemos compartir detalles concretos sobre él ni de algunos de los fragmentos que hemos visto del multijugador. En las próximas semanas se irán compartiendo más detalles al público.

Warzone y Zombies: la unificación más fuerte que nunca

Call of Duty: Vanguard demuestra más que nunca la estrecha colaboración entre los estudios inmersos en la longeva marca. El modo Zombies regresará en el marco cooperativo como un prólogo del arco narrativo planteado en Black Ops Cold War. Treyarch liderará el desarrollo de esta parte del juego, lo que marca el primer crossover en la historia de la franquicia. ¿Cómo será el combate contra los muertos vivientes con el motor de Modern Warfare? Tendremos la respuestas pronto.

Warzone tomará más relevancia desde el inicio que la unificación con Black Ops Cold War. Raven seguirá encabezando los contenidos ligados a Vanguard en el battle royale, lo que les llevará al lanzamiento de un nuevo mapa inédito esperado para este año. No se han compartido detalles concretos sobre si reemplazará a la actual Verdansk, pero sí podemos esperar un entorno jugable desde cero.

Al compartir tecnología, la integración del armamento, los operadores y el equilibrio de su poder se hará de manera sencilla, sin necesidad de realizar trabajos extra. El líder de Sledgehammer, Aaron Halon, comenta que se planteará todo un “metaverso” que conectará Vanguard, Black Ops Cold War y Modern Warfare. Desconocemos en qué afecta al contenido disponible en estos momentos.

Cuando llegue la nueva experiencia, se introducirá un nuevo sistema antitrampas que combatirá con mayor eficacia a aquellos jugadores que toman ventaja mediante el uso de software externo. Además, la comunidad puede esperar “un calendario masivo” de contenido gratuito postlanzamiento unificado entre Vanguard y Warzone.

Un nuevo peso pesado en noviembre

Las sensaciones que nos deja la presentación de Call of Duty: Vanguard es de compromiso con la base de jugadores de la saga. La campaña ha captado nuestro interés, y estamos deseando poder probar cómo se siente el nuevo estilo del multijugador. Volvemos a reiterar que no parece que estemos ante una entrega de transición; Sledgehammer tiene ganas de reivindicar su posición dentro de la rotación.

Sabremos en qué punto queda Call of Duty: Vanguard una vez se ponga a la venta el día 5 de noviembre en PS5, PS4, Xbox Series X|S, Xbox One y PC.

Call of Duty: Vanguard

Call of Duty: Vanguard es un videojuego de acción first person shooter ambientado en la Segunda Guerra Mundial a cargo de Sledgehammer Games y Activision para PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5 y Xbox Series. Domina en cada frente: lucha en combates aéreos sobre el Pacífico, lánzate sobre Francia, defiende Stalingrado con precisión de tirador y ábrete paso entre las fuerzas que avanzan por el norte de África. En este juego, los jugadores se sumergirán en los combates viscerales de la Segunda Guerra Mundial a una escala global sin precedentes.

Call of Duty: Vanguard