Pecaminosa
Pecaminosa
Carátula de Pecaminosa

Pecaminosa, análisis. Noir y pixelart, dos estilos para enamorar

Una carta de amor al género noir en formato rol de acción, donde el caso principal deja varios cabos sueltos.

En un despacho lúgubre, un taciturno detective examina los documentos de un caso turbio. Huele a tabaco, a whisky añejo, y la fotografía de un irrecuperable pasado más dulce le contempla desde su propia mesa. La puerta se abre y aparece una bella y distinguida dama, y él, nada más verla, sabe que le traerá problemas. Esta historia la hemos visto incontables veces en la gran pantalla, entre páginas y entre píxeles. Y nos encanta. Porque el clásico encanto del género noir se ha mantenido vivo a lo largo de las décadas. Adoramos los detectives por su intelecto y por cómo son capaces de cuestionar las convenciones sociales, y también las femmes fatales que utilizan hacen de la sensualidad un arma y no una debilidad. Por eso nos gustan juegos como The Wolf Among Us o Blade Runner, con una vertiente más cyberpunk. Y, por ello, el estudio Cereal Games ha puesto la mirada en el cine negro para traernos Pecaminosa, un aRPG para PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch, distribuido por BadLand Publishing. Recientemente, se ha lanzado también para Linux y Mac.

El noir clásico que queremos

Pecaminosa cumple con su cometido de ser una carta de amor al género noir más clásico, con sus estereotipos y convencionalismos que esperamos y deseamos en una obra de este tipo. Encarnamos a John Souza, un detective de mala vida y con un pasado torturado que se ve involucrado en un caso peliagudo. Charlie “Dos Ángeles”, antiguo némesis, se le aparece desde el Más Allá porque busca redención. Para ello, entregará al detective una lista con todos los socios, a quienes deberemos poner fin.

Así, nos involucraremos en una trama en la que no faltarán la investigación y arte del subterfugio. Souza, ex policía, deberá acudir a sus antiguas amistades para encontrar pistas, y se topará con una justicia institucional demasiado imperfecta y poco honesta, con lo que deberemos apostar por nuestra propia forma de hacer las cosas y desafiar cuestiones morales. Por supuesto, no faltarán personajes sin los cuales una historia noir no puede definirse como tal. El antiguo y fiel compañero que encarna lo correcto y honorable, y quien nos ayudará en nombre de la amistad. La seductora femme fatale con la que nuestro hombre tendrá una atracción peligrosa. La red de traiciones y mentiras que, aunque predecibles, mantendrán la tensión. Y, en esta ocasión, cierto componente sobrenatural que añadirá un toque original a la trama.

Una ambientación viva con recursos sencillos

A la hora de crear una obra noir, la ambientación es vital y Cereal Games ha sido muy consciente de ello. Con un pixel art en el que echamos de menos una mayor definición en los retratos de los personajes, nos encontramos en una ciudad de Pecaminosa que sentimos tan viva como sucia. Tanto los escenarios como la multitud de personajes no jugadores nos transmiten la sensación de una urbe sumida en la desigualdad social, el vicio y la corrupción. La pobreza de los barrios bajos nos golpeará en la cara con su miseria, sobre todo si venimos con el recuerdo de otros magnates que han construido su imperio con sangre ajena. Y en medio nosotros, rastreando figuras de la mafia que nos enredarán en asuntos donde nuestro sentido del deber nos convertirá en ese (anti)héroe necesario. Cabe destacar también la estética estilo años 40 de los mismos personajes, a través de la cual se cumplen los convencionalismos que hacen identificar a Pecaminosa como un juego noir a simple vista: Souza con su sombrero y corbata, Sharleena con su boa y vestido rojo. La banda sonora, una colección de diversos temas de jazz, pone el broche de oro en una obra consciente de su identidad, si bien algunos temas se acaban haciendo repetitivos.

En cuanto a los diálogos e intercambios elogiamos el cuidado con el que se mantiene el registro y personalidad de cada uno de los personajes. Con ello, encontramos el ácido sentido del humor de Souza y la fortaleza de Sharleena, elegante e independiente. También agradecemos que los irlandeses hablen en su dialecto, y que también se mantenga la oralidad de los barrios humildes. Sin embargo, el juego no está localizado al castellano, y es necesario tener cierto dominio del inglés para poder disfrutar de la historia y saber seguir las pistas.

Más acción que rol

Pecaminosa se estructura, a nivel de gameplay, en dos partes que se alimentan entre sí. La parte puramente rolera, y la misma acción. Exploraremos la ciudad de Pecaminosa y demás zonas en busca de pistas que nos lleven a nuestros objetivos. Otras tantas servirán de mazmorra en la que matar a enemigos menores y recaudar munición, alcohol (que servirá para sanarnos), fichas de casino (moneda local) y paquetes de cigarrillos (que aumentarán nuestra suerte). Y, como cabe de esperar, los objetivos de la lista harán las veces de jefes finales, los cuales nos supondrán un desafío bastante exigente y digno de los títulos de arcade clásicos. Cada uno con su patrón que deberemos estudiar para poder planear una estrategia de contraataque.

Contaremos con L.I.F.E, un árbol de progresión que se estructura en cuatro puntos: vida, inteligencia, fuerza y resistencia. Así gestionaremos la capacidad de nuestra barra de salud y aguante para las acometidas, el poder de nuestros ataques y nuestras habilidades diplomáticas. Y es aquí donde apreciamos cierto desequilibrio, como exploraremos a continuación.

El encanto de un juego de rol consiste en poder moldear nuestro personaje a nuestro gusto, y dentro de las limitaciones que nos imponga el propio sistema de juego. Con esto, podemos escoger entre tener a una bestia capaz de tumbar a una horda de maleantes de un puñetazo, pero torpe en situaciones sociales. Y, por otro, podemos crear a un artista del engaño que sabe engatusar a sus rivales para girar la situación a su favor, si bien en un combate directo no sería capaz de resistir medio asalto. El equilibrio en la creación de personaje es necesaria para mantener el desafío y, al mismo tiempo, éste debe mantener la libertad del jugador para poder ofrecer una experiencia versátil y justa.

En Pecaminosa, vemos que la parte diplomática nos abre unas vías muy interesantes en la parte de investigación. Opciones de diálogo mediante la cual podemos ganarnos el favor de los demás, desafíos dialécticos en los que un error puede suponer el fin de la partida. Incluso en varias ocasiones deberemos disfrazarnos para poder infiltrarnos en algún lugar. Por supuesto, la mayoría de veces podremos optar por maneras más directas de resolver situaciones, si bien las vías ingeniosas resultan las más divertidas.

No obstante, tras enfrentarnos al primer jefe nos daremos cuenta de la importancia de tener las habilidades físicas bien potenciadas si queremos que los combates no nos ahoguen, con lo que optar por un detective puramente diplomático no es una opción viable. Por supuesto, hay quien agradece un buen desafío y la satisfacción de una victoria que nos ha costado conquistar. No obstante, cuando al final nos damos cuenta de que es más importante potenciar el lado bélico que el intelecto, echamos de menos la parte más interpretativa de un juego de rol. Además, encontramos una gran diferencia entre los jefes con nombre y apellidos y los enemigos menores, repetitivos y sin mucha inspiración. 

Por otro lado, la acción en Pecaminosa sería muchísimo más agradecida si los controles fueran más precisos. El sistema twin sticker para disparar no tiene un apuntado preciso, y lidiar con él mientras tenemos el inventario rápido en la cruceta no es tampoco lo más cómodo. La movilidad ortopédica en mitad de combates muy trepidantes pueden llegar a ser frustrantes.

Con todo ello, las 5 horas de Pecaminosa pueden alargarse por los varios intentos que nos costarán sus jefes. Y, a pesar de ello, sí disfrutaremos de su historia y su esencia si somos amantes del género noir. No obstante, los cabos sueltos de su parte rolera nos hará desear lo que podría haber sido un título sublime.

CONCLUSIÓN

Si eres amante del género noir más clásico, te emocionará la carta de amor que es Pecaminosa hacia el cine negro. No falta la ciudad sucia y envenenada de crimen y corrupción, ni el detective agrio y torturado, ni la seductora femme fatale. A nivel narrativo tendremos todos los convencionalismos esperados y una ambientación muy bien lograda. Además, a nivel de rol disfrutaremos con desafíos que van más allá de la misión de "ir a matar al objetivo". No obstante, nos habría gustado de este aRPG que mantuviera el equilibrio entre las posibilidades del rol, en vez de condicionar tanto al jugador. Con mayor libertad y un control más preciso, sería un juego perfecto para los apasionados del género detectivesco.

LO MEJOR

  • Respeta mucho el género noir
  • Una ambientación bien lograda con pocos medios
  • La narrativa mantiene la emoción
  • Enemigos menores muy poco inspirados

LO PEOR

  • Se echa de menos más libertad para el jugador
  • Controles imprecisos
  • Sólo disponible en inglés
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.