Opinión

E3, día 4: Metroid Dread, sorpresa en un Nintendo Direct muy lejos de las expectativas

El Nintendo Direct deja la fecha para el esperado Shin Megami Tensei V, pero enfría las ilusiones de ver juegos que llevan demasiado tiempo anunciados.

Nintendo cerró el E3 digital de 2021, y la idea es que lo hiciera a lo grande. Entre las sagas históricas de la compañía, los aniversarios importantes de algunas de ellas y los nombres anunciados hace ya demasiado, era fácil –como siempre- dejar volar la imaginación. Pero como pasa a menudo, eso lleva a desengaños. Y Nintendo quedó lejos de las expectativas, incluso de las moderadas. Ese final, mostrando pocas imágenes de Breath of the Wild 2 casi por compromiso, casi forzados, habla por sí solo. Ni la compañía creía en ese cierre.

Empezó el show con Smash Bros y el nuevo personaje. Ni Ryu, ni Rayman ni Crash: Kazuya de la saga Tekken. Se mostraron sus movimientos y se nos emplazó a otro evento. Bien. Luego empezaron las dudas, enseñando juegos de los que ya sabíamos cosas por eventos anteriores (Guardianes de la Galaxia, Life is Strange…) hasta que llegaron dos sorpresas: Super Monkey Ball remaster y el nuevo Mario Party. Fue entonces cuando subió la temperatura del direct.

Suerte que nos dijeron que trabajaban en Metroid Prime 4, porque parece olvidado; eso sí, no había nada que mostrar 4 años después

Nintendo admitió que seguía trabajando en Metroid Prime 4, del que no tenía nada que enseñar (el logo se mostró por primera vez en 2017), para acto seguido mostrar un sorprendente Metroid Dread, en 2D y de la mano de nuestros Mercury Steam. Muy buenas sensaciones para seguir con el resto, pero fue una excepción.

Volvieron a salir juegos que ya hemos visto o conocemos, para dejar pinceladas de un nuevo Wario Ware y, entonces sí, gameplay y fecha para Shin Megami Tensei V. Anunciado también hace cuatro años, este sí llega ya. Y es de los grandes, por fin.

Pero poco más. Más juegos que ya conocíamos, un retorno de Advance Wars que faltará ver como luce con más calma y el momento Zelda. Primero, con clips de Skyward Sword que ya vimos en redes sociales semanas atrás. Luego, una Game and Watch para celebrar el 35 aniversario. Tal y como suena. Tienes Ocarina of Time, Majora’s Mask, Wind Waker, Twilight Princess, un sinfín de juegazos portátiles de la saga y el homenaje es una Game and Watch. Y, luego, un final que parecía casi de compromiso: algunos compases de Breath of the Wild 2, fecha para 2022 y se acabó. ¿Esta es la manera de celebrar el aniversario de una de tus dos sagas más importantes?

La buena noticia es que hay una cantidad de juegos para Nintendo Switch para 2021 de lo más variada. La mala, que se debe y se puede exigir más a una compañía con el legado, estudios y experiencia como la de Kioto. Qué lejos quedan 2017 y 2018, en todos los sentidos.

El cierre del Nintendo Direct encaja con un E3 que debería preocupar a sus organizadores. La feria necesita mucho más si quiere sobrevivir en el mundo que viene.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es la nueva aventura de acción de Nintendo para Wii U y Nintendo Switch que nos presenta el título más ambicioso de la saga con un mundo abierto por explorar y en el que realizar todo tipo de acciones como escalar además de otras clásicas como nadar o montar a caballo. Link despierta tras un profundo sueño de 100 años en un misterioso templo en el reino de Hyrule; junto a él, deberemos descubrir su pasado mientras escuchamos una voz que nos incita a enfrentarnos a un malvado ser que provocó el llamado cataclismo: Ganon.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild