Miitopia
Miitopia
Carátula de Miitopia

Miitopia para Nintendo Switch, Análisis. Sálvese quien pueda

El RPG con elementos de simulador de vida de Nintendo 3DS vuelve con mejoras a Nintendo Switch. Una experiencia refinada e igualmente divertida.

No estamos acostumbrados a que sean títulos de Nintendo 3DS los que son trasladados con mejoras a Nintendo Switch. La consola híbrida ha abrazado la idea de dar una segunda oportunidad a títulos del pasado con mayor o menor éxito; por suerte, esta vez el elegido es Miitopia, cuyo lavado de cara es suficiente como para revisitarlo y comprobar que la fórmula tiene mucho potencial. Tras un par de semanas jugando a este irreverente RPG con toques de Tomodachi Life, hay algo que no cambia, a pesar de su recursiva estructura: es divertidísimo.

Vuelve a reírte: excentricidad, y a mucha honra

Miitopia es original, no cabe duda. Y es un título que desprende la esencia de Nintendo en su forma de entender las relaciones interpersonales; sin miedo a plantear situaciones extravagantes o haciendo de lo común algo extraordinario. Porque si en Mario Kart lanzamos cáscaras de plátano, ¿por qué no tener aquí un oficio de cocinero donde nuestras herramientas sean sartenes? Es esa la constante sensación que transmite jugar a esta obra, tan particular como mágica; con sus virtudes y defectos. ¿Y por qué no? Es una cuestión de dejarse llevar y conocer qué nos tiene preparado el Archimago, el enemigo principal de una aventura ahora mucho más personalizable que la original de la portátil de nueva pantalla.

Era este uno de nuestros principales miedos: Nintendo Switch no tiene dos pantallas. Esto obliga un replanteamiento de la estructura de la interfaz, pero no es ningún problema. Es más, desde nuestro criterio merece mucho más la pena poder disfrutar del juego en resolución 1080p (720p en modo portátil) que en 240p. La diferencia, visto uno delante del otro, es abismal. Por tanto, sí, es una gran adaptación, no solo en lo técnico, sino también en lo que los anglosajones denominan quality of life, esos detalles de calidad de vida que hacen de esta experiencia una mejor que la del título publicado en verano de 2017.

Qué es Miitopia y por qué gusta tanto al fan de los Mii

No es casualidad que vuelva Miitopia. Puesto en perspectiva, a pesar del recibimiento mixto que tuvo por parte de la crítica especializada, lo cierto es que el público dio la bienvenida con los brazos abiertos a este juego de rol por turnos con toque de juego de plataformas en su planteamiento del mapeado. Fue un éxito comercial. La historia no es nada sorprendente ni se fija en los grandes JRPG del género; es, en realidad, una valiosa puerta de entrada para los más pequeños del lugar a un tipo de videojuegos. La obra que hoy nos concierne no quiere tanto contarte una historia concreta, sino plantear una base sobre la que tú mismo construyas tu propia aventura. Para lograrlo, el nuevo editor de Mii es un punto y aparte, en el mejor sentido.

Tú y una pandilla de Mii que se van uniendo a tu equipo poco a poco tenéis la misión de enfrentaros al malvado Archimago, que… bueno, le ha robado la cara a los habitantes de Miitopia. La localización es marca de la casa. Es muy difícil no reírse —incluso a carcajadas— con algunas de las situaciones que ofrece el juego. Por eso hay que llegar predispuestos. Predispuestos a sorprendernos, empaparnos de la expresividad de los ya longevos avatares creados allá por la época de Wii, y entender que la épica a veces llega de la mano de situaciones del día a día. Es, en ocasiones, costumbrista.

Rememorando la época de Wii: un editor que piensa en las redes sociales

Huelga decir que recomendamos la descarga de la demo de Miitopia desde la eShop. Es así como podréis comprobar si esos primeros compases del título encajan o no con lo que le pedís a la obra. El nuevo editor de Mii es sencillo de usar, profundo y con multitud de opciones. Se ha visto tan potenciado que se pueden ajustar elementos de la cara con más delicadeza que incluso en el editor de Nintendo 3DS. Todos los del original se pueden trasladar aquí mediante la importación, solo que ahora se va un paso más allá. Al margen de lo estético, con más de cien colores para el pelo, tenemos opciones de maquillaje para pestañas, cejas, pintalabios, sombra de ojos… Todo lo guapo que quieras estar. La gracia llega de parte de la personalidad —amable, firme, apacible, guay, cabezota, pasmarote y prudente— que afecta directamente al carácter de los Mii. La combinación con otras diametralmente diferentes dará pie a momentos desternillantes; también en los combates.

Lo mejor está en la opción de descargar creaciones de otros. La originalidad y capacidad de los usuarios de replicar iconos del mundo cultural es fascinante. Desde Harry Potter pasando por la Princesa Zelda, Iron Man, Hatsune Miku y otros iconos populares están aquí y pueden formar parte de tu aventura en un par de pasos. Seleccionas, importas y… listo. De vez en cuando veremos que en la aventura van apareciendo nuevos personajes secundarios a los que también podemos cambiar su rostro. De hecho, incluso el enemigo principal puede ser una suerte de Naruto disfrazado de Archimago. ¿Por qué no? Todo vale en Miitopia.

El día a día en Miitopia: qué cambia respecto al juego original de Nintendo 3DS

Una vez presentado lo que nos espera, partimos de una aldea principal con todo el batiburrillo montado: gente sin cara, parejas desesperadas, una madre que no sabe dónde está su hijo (Waluigi, en nuestro caso) y personajes que nos piden favores. Es el momento de partir. No nos espera un mundo acorde a lo que estamos acostumbrados en los JRPG, sino más bien un tablero con niveles y mundos, como en un Super Mario Bros., donde avanzamos y elegimos la ruta a seguir cuando aparecen bifurcaciones. Cada nivel va sobre ruedas, con los personajes avanzando hasta que aparecen enemigos. He aquí donde aparecen algunas de las novedades principales.

Para empezar, al margen de poder avanzar la velocidad de la batalla —para cuando queramos grindear, acumular combates de forma continuada para ganar experiencia—, podremos también activar un modo automático donde simplemente observamos. Esto es especialmente útil como opción de accesibilidad; no olvidemos que hay niños y niñas que nunca se habrán enfrentado a títulos como estos, con estrategia por turnos en forma de juego de combate. Los veteranos del lugar no tienen de qué preocuparse; es, de hecho, un juego fácil. El equipo siempre cuenta con cuatro componentes con acciones simples y otras que consumen puntos de magia. El uso de algunos objetos revitaliza ambas barras, entre otros efectos. Al final de cada zona nos espera un jefe final y una recompensa. Hay todo tipo de monstruos; desde gólems pasando por escorpiones y seres de difícil descripción. Cada uno con sus patrones, debilidades y sorpresas, no sabes por dónde te pueden venir.

La historia va avanzando poco a poco, adaptada para partidas cortas. Es así, de hecho, como se disfruta más Miitopia. Su carácter repetitivo está ahí, es uno de los grandes problemas del juego al no avanzar lo suficiente y limitar su bucle jugable niveles y más niveles con la misma estructura. Lo positivo es que la posada hace las veces de mesa de operaciones. De nada serviría ganar puntos de experiencia, subir de nivel y tener dinero sin poder usarlos en consecuencia. De entre todos los oficios disponibles (cantante, chef, princesa, guerrero, hechicero, flor (¿?), clérigo, científico, ladrón, tanque, diablillo, gato…), cada uno cuenta con sus propias habilidades y acciones en batalla. Volvamos entonces a la posada e introduzcamos un nuevo elemento en la ecuación: la sinergia.

Miitopia quiere que la relación entre los personajes crezca y creen vínculos; tal y como vimos en Tomodachi Life. Es nuestra responsabilidad situar en el mismo dormitorio a diferentes personajes para que crezca su relación de amistad, independientemente de su sexo, y hagan acciones juntos. Ir de pesca, al cine, a la cafetería… Todas esas cosas aumentarán el nivel de afinidad, hasta el punto de sacrificarse el uno por el otro durante ciertos combates. Pero ojo, hay que ser muy cautelosos con no descuidar las relaciones con los demás o, lo que es aún más desternillante, que cuando un Mii determinado alcance un grado de amistad elevado con más de un acompañante llegue la envidia. Los celos se solucionan también con acciones, solo que no deja de ser sorprendente que haya quejas tan mundanas y graciosas. Es un humor sencillo, universal, que no tantea con la ofensa de ningún colectivo, simplemente se ríe de sí mismo, y eso lo hace fantástico.

Antes de salir de expedición también podemos comer —cada Mii tiene sus gustos y preferencias— para mejorar los atributos. De este modo, con cada parada en una posada es posible mejorar como queramos y a quien queramos esos puntos de experiencia. Al margen de estos números estadísticos tenemos también los ítems equipables, que aparecen a petición de los propios personajes. Nuestro Harry Potter pide de vez en cuando nuevas varitas mágicas con mejores características y un precio determinado. Si tenemos el dinero suficiente, lo mejor es comprárselo (no vaya a enfadarse).

Miitopia
El planteamiento de la posada es una de las grandes bazas del juego: planes, caprichos, comida, artilugios... Todo influye en el roleo del personaje.

La última característica destacable de esta versión de Miitopia para Nintendo Switch es que tenemos un bello corcel. A las pocas horas de juego tendremos un acompañante animal con el que debemos procurar también cuidar nuestra relación. Cuanto más tiempo pase cada Mii a su lado en la posada, mejor será su relación. Esa lealtad se traducirá en acciones y ataques en combate que pueden salvarnos de algún apuro. Y sí, podemos personalizarlo de mil maneras, como los Mii. Seguramente tu corcel sea completamente distinto al nuestro y al de cualquier otro.

Con todo, Miitopia puede hacerse pesado; especialmente teniendo en cuenta que es un juego largo. Puede alargarse hasta las 25 horas de partida. A nosotros nos ha gustado lo suficiente como para que esta vez sí se lleve el sello de notable. Puestos a elegir entre el original y éste, sin duda nos quedamos con la versión de Nintendo Switch. Se ve mejor, aplica mejoras muy destacables que terminan siendo, a la larga, sensibles para evitar esa sensación de agotamiento por la monotonía del diseño de escenarios. La fórmula funciona, se siente fresca, pero le falta profundidad. Esperamos, no obstante, que este lanzamiento sirva como globo sonda para saber si el público de la consola está interesado en más Miitopia. Con más opciones y libertad de movimiento, sobre todo en las rutas, el juego puede ganar muchos enteros. Lo que tenemos sobre la mesa, sin embargo, nos ha convencido. No engaña a nadie y que mezcla con acierto el RPG con la simulación social. Un juego que siempre sabe cómo sacarte una sonrisa.


Hemos realizado este análisis con un código de descarga suministrado por Nintendo España.

CONCLUSIÓN

Miitopia vuelve con un lavado de cara a Nintendo Switch. Nuevas opciones de personalización de Mii, un corcel y una aventura que se apoya en dar protagonismo a los personajes, no tanto a la historia. La obra se amolda a los gustos del jugador, con infinidad de opciones para ajustar oficios, habilidades, comportamientos, sinergias… A pesar de su repetitividad, es una mezcla refinada de la experiencia clásica de los JRPG por turnos con Tomodachi Life, solo que esta vez añadiendo detalles de calidad de vida que resultan en una versión mejorada respecto a la obra de Nintendo 3DS. No es un port perezoso. La irreverencia de su escritura, las situaciones inesperadas con las que puede salir cada personaje y su facilidad para echar partidas cortas lo hacen un título perfectamente disfrutable para todo tipo de público; especialmente los recién llegados al género. Lo hemos disfrutado.

LO MEJOR

  • El editor de los Mii y sus situaciones.
  • Sentido del humor y sinergias entre personajes.
  • Su capacidad para engancharte por su naturalidad.
  • Mejoras de calidad de vida respecto a Nintendo 3DS.

LO PEOR

  • Su estructura de niveles termina siendo muy repetitiva.
  • Apenas supone un desafío; muy básico en su planteamiento RPG.
  • La fórmula puede dar más de sí.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.