New Pokémon Snap
New Pokémon Snap
Carátula de New Pokémon Snap

New Pokémon Snap, Análisis. El retrato de 25 años de sueños

Dos décadas después, volvemos a coger la cámara para conocer la región de Lensis, un territorio vivo, reactivo y repleto de color. Una secuela a la altura.

Pensábamos que no iba a pasar nunca, que lo que en Nintendo 64 fue un experimento iba a terminar su andanza ahí, en una época marcada por servir como pistoletazo de salida de la transformación del universo Pokémon en franquicia de medios. De los Pokémon Pinball, Stadium o Snap de finales de los noventa llegaron otros spin-off en las siguientes plataformas de la compañía japonesa, sin excepción. Siempre con el objetivo de ofrecer una perspectiva distinta de los Pocket Monsters, que cumplen ahora veinticinco años. Sea o no producto de la casualidad, la llegada de New Pokémon Snap no es solo la respuesta a una demanda colectiva de la que hemos imaginado mil propuestas, es también la mejor celebración posible para ocho generaciones de criaturas; aventuras que cada jugador vive de forma única en la saga principal.

Aquí acontecemos a un concierto repleto de artistas, una orquesta que agrega nuevos ídolos y que abraza las posibilidades de las nuevas tecnologías, aunque en su esencia sigue sintiéndose mecánicamente tradicional, con lo bueno y lo malo que ello implica. New Pokémon Snap aterriza este 30 de abril en Nintendo Switch constatando que esta fórmula tenía que volver; quedaban muchas situaciones por fotografiar, muchos biomas por explorar. Y lo hace en la era de las redes sociales, cuyo lenguaje ha canalizado a la perfección, a la vez que proyecta una hazaña holgada en contenido que te hace estar constantemente con los ojos bien abiertos. No os vamos a engañar: hemos disfrutado mucho de este viaje, cámara en mano, con una sonrisa de oreja a oreja. Un videojuego que es pura expresividad donde nosotros, meros agentes pasivos, nos subimos a bordo del Neo-One para inmortalizar momentos en esta rica, recóndita y reservada región de Lensis. Acompañadnos, New Pokémon Snap es la secuela que esperábamos.

Lensis, una región para gente despierta

Arrancas partida, ves el logo y un laboratorio a lo lejos. Es el momento de comenzar. El Profesor Espejo no puede esperar y te invita a ti para que explores una región repleta de ecosistemas: más de 200 Pokémon en su hábitat natural; rutas de día y de noche; variantes dentro de esos mismos territorios; y un enigmático hecho del que poco sabemos, el Fenómeno Lúmini. Una vez configurado tu personaje, los cordones atados y los cinco sentidos alerta, damos paso a los verdaderos protagonistas. La premisa de New Pokémon Snap es que, en ocasiones, se ha avistado Pokémon y vegetación brillantes en las diferentes islas de este archipiélago. Solo sucede aquí. ¿Por qué? ¿Acaso proviene de una era pasada?

Esta investigación ecológica no busca intervenir en el día a día de las criaturas, que campan a sus anchas haciendo exactamente lo que podríamos esperar para cada variante genética. Busca observar, acontecer y documentar en la llamada Fotodex. Un trabajo de expedición. Los Pikipek golpean los troncos de los árboles como buenos pájaros carpinteros y llevan comida a sus nidos para que mamá Toucannon pueda criar a sus retoños, al tanto que Squirtle se desplaza como lo haría una tortuga en el agua mientras Raichu de Alola surfea sobre montones de arena. Con tranquilidad, están en su salsa. Es gracioso, es auténtico. Bandai Namco ha hecho un trabajo sensacional a la hora de animar estas más de 200 especies, con una interacción total entre Pokémon para que se den situaciones de todo tipo, orgánicas, propias del mundo salvaje animal.

Como un documental de naturaleza. A diferencia del título original de Nintendo 64, que era más binario con respecto a las reacciones al corresponder prácticamente siempre la misma respuesta a un estímulo, en New Pokémon Snap se justifica mucho mejor la visita recurrente de cada ruta. Creednos, en el tercer o cuarto intento vais a encontrar algo nuevo; bien sean nuevas especies o situaciones de las que todavía no os habíais percatado. Un videojuego tridimensional que piensa en 360 grados. El uso de la cámara como mecánica de juego y no como elemento secundario de la movilidad.

Qué es New Pokémon Snap y por qué es verdaderamente nuevo

Pero ¿qué es New Pokémon Snap? A grandes rasgos, un shooter sobre raíles donde cada ruta tiene un camino trazado por el que avanzamos subidos en esta vanguardista nave sin posibilidad de parar. El debate sobre si el título debería ser o no un mundo abierto con libertad de movimiento es completamente legítimo, pero permitidnos decir que esa idea no es incompatible con la propuesta de la obra, porque de la limitación parte la gracia de la aventura. Sabes que cuando llegues a cierto punto de la Playa vas a encontrar un Octillery, una condición de igualdad para con todos los participantes donde, dependiendo de cómo hagas uso de tus herramientas, podrás dar con una mejor instantánea del suceso. Lanza la Blanzana, esta fruta que gusta a (casi) todos los Pokémon; arroja un Orbe Lúmini, el ítem creado por el Profesor Espejo para despertar el fenómeno en las criaturas y, quizá, mejorar la puntuación de tus expediciones en las rutas. O activa la melodía para generar estímulos sonoros en los Pokémon. Experimenta, prueba, descubre.

New Pokémon Snap
Cuidado con despertar a ese Ariados mientras duerme...

Todos jugamos con las mismas reglas, con un máximo de 72 fotografías por nivel y un entorno que te permite mirar a cualquier parte. Depende de ti, al fin y al cabo, cómo valerte de la fugacidad e inmediatez del momento. El mundo no para por ti, por eso tiene sentido que tú tampoco pares; para que te esfuerces por mejorar, apuntar mejor y amortizar ese par de intentos que te quedan pendientes en el carrete.

Sin prisa, poco a poco y conscientes de que New Pokémon Snap va a jugarlo gente de todas las edades, Profesor Espejo te introduce las herramientas despacio. A pesar de haber tan solo un modo de juego, se transmite en todo momento que no hay que correr. No porque vaya corto en contenido, pues hemos tardado unas 15 horas en ver los títulos de crédito (25 horas para completar gran parte del endgame), sino porque induce a un espíritu completista. Recibimos títulos de investigador constantemente, como recompensas por registrar un determinado número de especies de cada tipo, hacer tantas fotografías, alcanzar un nivel de investigación… Siempre hay algo más. A nivel de contenido, seguramente sea el cuádruple de grande que el título de Nintendo 64. Cada nivel se puede completar en menos de cinco minutos, motivo de más para repetir una y otra vez. Un modo multijugador a pantalla partida no se siente necesario dado el planteamiento, cuya solución pasa por ceder el mando a un acompañante y ver quién hace más puntuación. Se perdería mucha cobertura visual, así que esa ausencia no nos parece un problema teniendo las clasificaciones online.

No podemos olvidarnos de que esto es un videojuego y, si fallan las mecánicas, el resultado no funciona. Nintendo Switch cuenta con dos sticks, dos palancas de control, que por suerte no sirven para lo mismo. Mientras una construye el movimiento de posición propiamente dicho, lo que sería el cuerpo del personaje, la segunda permite apuntar el lugar exacto de la pantalla que tratemos de captar. Como si del ratón de un ordenador se tratase. Haces clic donde quieras, y esto es fundamental en un videojuego de fotografía. La precisión es total. De hecho, hay cuatro configuraciones distintas para que, si así lo prefieres, saques capturas con un gatillo en vez de un botón; también la sensibilidad. O si eres zurdo, de quienes pocas veces nos acordamos. Las opciones de accesibilidad están ahí. Todo ello, sumado al control táctil (muy cómodo si jugamos en modo portátil) y el uso del giroscopio, dan como resultado un título que entiende las herramientas de las que dispone y las usa en favor de la comodidad a los mandos.

El día del examen: en busca de la mejor captura

Esta investigación orgánica en Lensis cumple su cometido en todo proceso de enseñanza-aprendizaje: la evaluación. En este caso, numérica. De nada sirve ponernos a prueba si una persona con más conocimientos que nosotros no nos corrige, explica, instruye y califica, no necesariamente con notas. En este caso, se valoran diferentes parámetros, más que en el juego original y dando valor incluso a las fotografías aparentemente misérrimas. La Fotodex, ese álbum con mimbres de enciclopedia para que aprendan los que vengan en el futuro, tiene sabor a Pokédex visual, como ese libro de historia ilustrado donde son las imágenes las que hablan por los sucesos. Esto es parecido. En el título de hace veinte años tuvimos que conformarnos con 63 de los 150 miembros de la región de Kanto. Esta vez quedan representadas decenas de Pokémon de las ocho generaciones, por eso decíamos que este lanzamiento sirve como celebración adecuada al momento que están viviendo los fans. Además de esa ingente cifra —no podemos decir el número total—, podemos tomar hasta cuatro fotografías de cada raza al introducirse las variantes según rareza.

Puede que una captura sea un poco regular, simple. No pasa nada. Ese Pidgeot que lograste retratar a lo lejos mientras volaba a toda velocidad, del que has conseguido tomar solo parte del cuerpo en el encuadre, seguramente se lleve una sola estrella; mientras que, si has conseguido que aparezca casi pegado a tu cámara, con más Pokémon en pantalla y haciendo una acción especial —producto de haberle lanzado una Blanzana, por ejemplo—, es muy probable que se lleve tres o incluso cuatro estrellas de rareza, para entendernos.

Una vez determinada la rareza, esa foto se comparará con anteriores imágenes guardadas en tu Fotodex de la misma especie y rareza, en caso de que no sea la primera vez. Profesor Espejo tiene claros sus métodos evaluativos: pose, tamaño, orientación, encuadre y otros Pokémon, por si no está solo. La suma total, que obedece a criterios generalmente bien calificados, sin situaciones arbitrarias, se agrega a la puntuación total de la ruta. Foto a foto, tanto tu pericia ecológica como ese gran álbum van creciendo, con margen siempre para mejorar porque, ¿acaso existe la perfección? Estos momentos son emocionantes, con una foto al lado de la otra mientras compruebas cuán bueno ha sido tu trabajo después de rastrear las profundidades marinas o ese colorido bosque en que los Vivillion cambian su patrón de color cada vez, como en la saga principal. Independientemente de si tu anterior registro obtuvo una mayor puntuación, puedes guardar esa otra foto que acabas de hacer; quizá tenga menos puntos, pero te guste más. Es válido, es tuya. La puedes incluso editar y compartir, como veremos más adelante. Es así como se cimienta el progreso general de la aventura.

La importancia de alentarte a continuar; el uso de los sentidos

New Pokémon Snap te invita a seguir, descubrir y redescubrir. Para que funcione en la práctica hacen falta motivos, una curva de dificultad creciente y una sensación de progreso sensible.

New Pokémon Snap
Hay escenarios donde la iluminación demuestra el poderío técnico del juego. Las fases acuáticas, buen ejemplo de ello.

El equipo de desarrollo lo ha hecho bien a este respecto, aunque hay matices que son, asimismo, algunos de nuestros problemas con el título. Comencemos por esos aspectos que, a nuestro parecer, impiden que el juego explote todo su potencial. El primero es la falta de profundidad mecánica. Hemos mencionado la Blanzana, que no deja de ser una forma de llamar la atención de los Pokémon al estimular el sentido visual y el gustativo (lo ven, se acercan, lo comen). Por otro lado, la música, que despierta su sentido auditivo. Finalmente, el Orbe Lúmini, que puede alterar el comportamiento, pero nos ha decepcionado un poco. Esperábamos más. Más cambios, más reacciones ante este enigmático fenómeno. En un videojuego eminentemente reactivo, que responde ante cualquier acción y te deslumbra con la interacción entre Pokémon, el uso de estos Orbes no está a la altura de la Pester Ball del videojuego original. Es una omisión que podemos entender porque hoy día sería políticamente más complicado justificar el uso de unas bolas llenas de gas tóxico. No estamos diciendo que la solución sea envenenar a estos seres vivos, sino que faltan estímulos olfativos, echamos en falta una mayor variedad de acciones de parte del personaje.

Este tipo de reacciones le hubieran venido de perlas a la jugabilidad para que la disyuntiva entre lanzar Blanzana u Orbe Lúmini tuviese un tercer componente. Ni la música es tan efectiva como la Poké Flauta —que tenía una justificación mayor en según qué situaciones— ni el Orbe Lúmini nos ha gustado tanto como esperábamos. A su vez, extrañamos variantes de frutas con diferentes sabores, con preferencias según el tipo para que no dependa todo de la Blanzana. Perdemos las evoluciones en directo, por cierto.

Deseamos, no obstante, que un futuro título en la saga, una eventual expansión o cualquiera que sea nuestra próxima cita con la cámara de fotos en la serie, incorpore más elementos con los que interactuar con el entorno. Nos ha sabido a poco la forma de tomar contacto con Lensis, no así lo viva que se siente la región ante nuestros ojos.

Aquí hemos venido a descubrir y pasarlo bien

Una vez explicados nuestros peros, queda por repasar los motivos por los que New Pokémon Snap es un digno sucesor del juego original, un videojuego que te hace sentir bien y te alienta a seguir una y otra vez: el nivel de investigación de las rutas. Antaño, desbloqueábamos nuevos entornos en función del número total de Pokémon fotografiados, esta vez no. Ahora cuenta todo. Cuenta la suma de puntos totales de la Fotodex; cuenta que hayamos fotografiado todos esos Cristaflores que se esconden entre la vegetación; y también suma tu progreso individual en cada fase. Cuando hayamos alcanzado un avance suficiente subiremos a nivel 2 en la investigación de una ruta. Al embarcarte en ese mismo emplazamiento con un mayor nivel de investigador, la película será distinta: ahora habrá más Pokémon, harán otras cosas. Te esperarán otros misterios. Y es fantástico, porque esa misma orquesta agrega nuevos actores y nuevas situaciones.

De hecho, hay una suerte de backtracking muy delicado. Cuando hayamos avanzado lo suficiente en la aventura, desbloquearemos esas nuevas herramientas mencionadas, que llegan poco a poco. Puede que sea entonces cuando desbloquees una variante en el bosque… o zonas concretas centradas en la búsqueda de uno de los Pokémon Lúmini principales de Lensis. No vamos a destripar nada del guion, que no tiene mucho misterio. El misterio está en el trasfondo, en descubrir ese rico lore que subyace de la aventura y que justifica todo ese fenómeno. Lo han bordado. De hecho, actualmente nos encontramos en el endgame y seguimos preguntándonos dónde están según qué legendarios o míticos. Explora. Inténtalo otra vez. De nuevo, prueba. Captura el momento y contempla el universo Pokémon en su entorno natural. El bucle jugable de New Pokémon Snap es parte de sus aciertos: combate la repetitividad de su propuesta a base de novedades con cada visita.

El uso del Radar, que queda derivado a uno de los botones de acción, es interesante, aunque no se aprovechan todas sus posibilidades. Generalmente, usar este radar evidencia elementos del entorno complicados de ver, como la identificación de un Pokémon entre las hojas o los Cristaflores, esa vegetación que el Profesor Espejo nos pide que fotografiemos de cara a la investigación. También las extrañas ruinas que entrañan algunos de los mapas. Poco más. Se queda a medio camino y, como comentábamos sobre los Orbes Lúmini, falta profundidad.

Por otro lado, los recados, una suerte de misiones secundarias donde otros personajes del Laboratorio nos ofrecen una imagen y una descripción. Un incentivo para el componente rejugable. Se nos da una imagen de un punto concreto y se nos encarga que repliquemos esa situación. Ahora bien, muchas veces completamos esas misiones sin saberlo; no se aceptan, sino que se activan automáticamente y, siendo honestos, la mayoría de veces pasan desapercibidas por mucho que haya una referencia visual. Afortunadamente, el álbum per se es muy completo, nos permite ver cada ruta como si de un mapa físico se tratase, indicando la posición de todos los Pokémon avistados y su lugar exacto fijado en el mapa. Es un videojuego volcado con el universo Pokémon, lo respeta y lo venera. Lo celebra.

Fotografía, edita, comparte: el universo Pokémon, conectado

Tal y como os contamos en nuestro avance con detalle, la edición de fotos es uno de los mayores baluartes de New Pokémon Snap. Esta fábrica de memes mira de tú a tú a Twitter o Instagram: miles de fotografías serán compartidas una vez se publique el juego. Es posible editar las capturas a través de un modo llamado Foto Plus (más profesional) y otro denominado Editar foto, que consta de estas opciones simples, desenfadadas: filtros, sellos y marcos. Este modo habla el mismo idioma que el de las redes sociales mencionadas, con todo tipo de estampados, bordes y cambios que pueden hacer de la imagen inicial algo completamente distinto.

Foto Plus es lo verdaderamente interesante, un apartado del que los expertos en fotografía podrán sacar mucho partido. Es una herramienta compleja y seria; especialmente cómoda en modo portátil por la pantalla táctil. Tenemos ajustes de brillo, desenfoque, profundidad de campo, distancia de enfoque (para ajustar más al objeto o al escenario) y siluetas; incluso zoom o inclinación de la cámara. Sorprende para bien.

Las clasificaciones online son, en verdad, el regreso espiritual de Miiverse por su condición de red social interna, limitada en exclusiva para este juego y sin lugar para la toxicidad. En el apartado en línea podremos ver las fotos más populares de otros jugadores, subir las nuestras y compararlas en clasificaciones mundiales o regionales. Se distingue por ruta, popularidad o simplemente recomendaciones elegidas por Nintendo. Es una competición sana porque, al final del día, se premiará el buen gusto. Es la comunidad quien vota lo que más le agrada, de manera que generalmente destacaran aquellas fotos que más llamen la atención.

New Pokémon Snap es puro color

A nivel audiovisual New Pokémon Snap ha hecho gala de lo visto en Pokkén Tournament y lo ha mejorado. Bandai Namco ha preferido dejar a un lado esa iluminación blanca, plástica, y ha optado por colores más vivos, son las sombras las que adoptan un papel más preponderante. Hemos de decir, en relación con lo visto en tráileres, que la versión final luce espectacular en pantalla, con una tasa de imágenes constante y sin apenas caídas; solo en momentos muy puntuales. La fluidez es total tanto en modo sobremesa como en portátil. Lejos del dock se desenvuelve perfectamente gracias a la implementación del control por giroscopio. Y sí, en portátil alcanza 720p, una imagen vibrante y nítida, sin dientes de sierra.

Los modelados están bien contorneados, con efectos que demuestran el empeño por construir entornos realistas, tanto en interiores como en exteriores. Llama la atención el uso del agua y las físicas de los objetos, desde el peso de las manzanas al golpear el agua pasando por la inercia provocada por los impactos de los ítems en el entorno o los Pokémon. Te lo crees, no es artificial. El único debe son los personajes humanos, algo desabridos; por qué no decirlo, sosos. Falta personalización para el avatar, más allá la configuración inicial. Es un detalle banal, en realidad, puesto que aquí el protagonismo reside en lo que vemos desde nuestros ojos. Hay un pequeño carné en el apartado del rincón personal donde podemos cambiar nuestro nombre e icono (desbloqueamos multitud de ellos, igual que los títulos de investigador). Muy secundario. Como también secundaria es la banda sonora, que no está a la altura de las melodías del juego original. No hay temas memorables; destaca más el diseño de sonido, con efectos ambientales muy realistas, pero las melodías son más bien superficiales.

New Pokémon Snap
El fenómeno Lúmini, ¿cuántos Pokémon habrá...? ¿Por qué sucece?

Ha merecido la pena la espera

Cuando terminas New Pokémon Snap te das cuenta de que el mejor homenaje al 25 aniversario de Pokémon es este. Porque cada fotografía es una declaración de cariño a este universo, inmortaliza la forma de entender el concepto original de naturaleza ideado por Satoshi Tajiri. Terminas, sobre todo, con un buen sabor de boca. Eso tiene mucho mérito porque el listón estaba muy alto. El equipo al cargo del desarrollo lo ha conseguido sin alardes, de forma sencilla y honesta: coge la cámara y déjate llevar. Hazte con todos.

CONCLUSIÓN

New Pokémon Snap cumple con creces las demandas de los fans, abandona la idea de “videojuego corto” y se presenta con una región de Lensis repleta de contenido; tanto en Pokémon como en rutas. Su profundidad mecánica es limitada, avanza muy poco respecto a la obra de Nintendo 64, aunque compensa esa falta de ambición jugable con un desfase audiovisual donde todo lo que ves a tu alrededor está vivo y es reactivo. Bandai Namco ha entendido que en un momento como el actual de poco sirve quedarte las experiencias para ti, que tu álbum demanda retoques y ser compartido. Este título está pensado para celebrar el universo Pokémon en su entorno natural, que lo enseñes y descubras su infinidad de secretos.

Con todo, su mensaje tiene mucho valor, tanto para jóvenes como para adultos. Es un videojuego con alma, imperfecto, pero demuestra por qué esta licencia es tan versátil, única, capaz de adaptarse a cualquier tipo de géneros. En este, se siente como pez en el agua. Esta es la secuela que pedíamos: New Pokémon Snap es un auténtico nuevo Pokémon Snap.

LO MEJOR

  • La sensación de viveza y progreso: siempre hay algo más.
  • Muy extenso en contenido: Pokémon, rutas, secretos.
  • El modo de edición y sus clasificaciones en línea.
  • Brillante en lo artístico y en lo técnico.

LO PEOR

  • Falta de profundidad en sus mecánicas.
  • Se echan en falta más objetos.
  • Las melodías no están a la altura del original.
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.