Un camino de exquisitez

Los mundos de Annapurna Interactive: escalando la montaña de las emociones

La filial dedicada a los videojuegos de Annapurna Pictures es uno de los más felices y brillantes hallazgos del último lustro

Sorprende que tan solo en una década, Annapurna Pictures atesore un considerable prestigio que queda plasmado en decenas de importantes premios y nominaciones dentro del mundo del cine, la televisión y el teatro. Fundada en 2011 por Megan Ellison, Annapurna ha producido y coproducido más de una treintena de obras de variada temática pero de pareja calidad comercial y autoral.

Haciendo un rápido repaso nos encontramos al particular Paul Thomas Anderson con The Master, a la potente Kathryn Bigelow con Zero Dark Thirty y Detroit, al particularísimo Spike Jonze con Her, la aventura más comercial del radical Harmony Korine con Spring Breakers, el fresquísimo debut tras las cámaras de la actriz Olivia Wilde en Booksmart, los montajes teatrales de Fleabag con su protagonista original de la serie de TV Phoebe Waller-Bridge, David Byrne´s American Utopia con el siempre estimulante cantante de los Talking Heads… Y así un largo etcétera. Expuesta la exquisitez de Annapurna Pictures, sorprende más aún que Annapurna Interactive, su filial dedicada a la distribución de videojuegos, haya igualado e incluso superado a la empresa madre en solo la mitad de tiempo.

Annapurna Interactive. Personales, emocionales y originales

Fundada en diciembre de 2016, Annapurna Interactive incluyó en sus filas a personal de Interactive pero también a veteranos de la industria del videojuego. Entre ellos se encontraba como asesor Jenova Chen, lo que unido al mantra de publicar videojuegos “personales, emocionales y originales” deja a las claras las intenciones de la empresa desde el principio.

La presencia de Jenova Chen facilitó que uno de los títulos de estreno en 2017 de la recién fundada distribuidora fuera Flower en su versión para Windows e iOS (dos años después también se harían cargo de la versión de PC de Journey). Acompañaron aquel año al juego de thatgamecompany nada menos que What Remains of Edith Finch y Gorogoa. El camino quedaba marcado para los juegos especiales, elegantes y en muchos casos superlativos que llegarían a partir de entonces.

Un catálogo ecléctico y heterogéneo como ningún otro

En el catálogo de Annapurna Interactive las pautas comunes no saben de géneros y sí de creatividad. Se trata de juegos de espíritu independiente que apuestan, se arriesgan y por lo general sorprenden. Impera el estilazo, el buen gusto y una jugabilidad que toca todos los palos. Hay títulos que apuestan fuerte por la narrativa, otros porque las mecánicas lo dominen todo. Tal variedad les permite llegar a un público amplio. Lo que no te guste a ti igual vuelve loco a tu vecino. En tan solo cinco años el logo de la distribuidora se ha convertido en una apuesta segura para muchos usuarios. Repasamos a continuación sus juegos más celebrados y laureados (que son la gran mayoría) para dar fe de ello.

What Remains of Edith Finch (2017)

Annapurna Interactive se estrenó por todo lo alto en 2017 con uno de los mejores juegos del año. Tanto es así que se llevó el Bafta correspondiente en una cosecha tan mayúscula como la que nos trajo a The Legend of Zelda Breath of the Wild, Mario Odyssey, Horizon Zero Dawn, Hellbalde, Cuphead o Nigth in to the Woods. El juego de Giant Sparrow tocaba todos los palos imaginables en lo jugable y nuestro corazón en su narrativa de fuerte carga literaria. Único e inolvidable.

Flower (2009)

Tras terminar el contrato de tres juegos que enriqueció el catálogo de PS3 (y Vita), thatgamecompany tuvo libertad para llegar a otras plataformas. La relación de Annapurna Interactive con Jenova Chen debió allanar el camino para que Flower llegara a PC en iOS en 2017. Esta delicia es de sobra conocida. Un arcade de vuelo en el que manejamos un pétalo de flor en lugar de un caza, donde sembramos vida a nuestro paso en lugar de destrucción. Una pequeña joya por la que no pasa el tiempo.

Gorogoa (2017)

¿Recordáis aquellos puzles enmarcados en cajitas de plástico donde había que mover las piezas hasta conseguir el dibujo final? Gorogoa convertía aquel juego físico en uno digital y le sumaba capas de profundidad. Con una maravillosa dirección artística, conectábamos espacios, nos metíamos en cuadros, deslizábamos las líneas de la memoria en un pequeño título que resultaba un auténtico placer.

Florence (2018)

Juego de móvil por menos de cuatro euros, el luareado Florence no duraba ni una hora pero se grababa de por vida en nuestros corazones. Con sencillísimas mecánicas táctiles que lo hacían asequible a todo el mundo, el juego nos deleitaba con una estética de cómic y una historia sobre el amor, el desamor y la totalmente legítima elección de disfrutar de la vida en soledad.

Donut County (2018)

Hay una pequeña historia en Donut County, pero es lo de menos cuando nos topamos con su sencilla y adictiva jugabilidad. Colores planos y nada agresivos para unos gráficos amables y una mecánica que va de ir tragándoselo todo a base de mover un agujero en el suelo. Es tan loco como suena, y mucho más divertido de lo que podáis imaginar de primeras.

Gone Home (2013)

La insuperable experiencia que supuso Edith Finch tuvo que pesar para que Annapurna rescatara este clásico de los Walking Simulator para llevarlo en 2018 a Switch e iOS. Juego tranquilo solo en su superficie, Gone Home se ganó a pulso su posición en lo más alto de un género que no ha hecho más que crecer en calidad y posibilidades.

Outer Wilds (2019)

Un clásico moderno, 22 minutos que encierran infinitas posibilidades. Introspección en mitad del universo. Outer Wilds es de esos extraños milagros que solo se dan de largo en largo. Cuando aparecen solo cabe celebrar su existencia y la expansión que suponen para el medio. Uno de los referentes intocables del ya de por sí excelso catálogo de la distribuidora.

Journey (2012)

En 2019 Annapurna llevaba hasta los usuarios de Windows e iOS esta pequeña gran obra maestra que thatgamecompany había realizado para Sony y su PS3 en 2012. Tal vez no queda nada que decir a estas alturas de un juego que ha llenado de entusiasmo páginas y páginas (de internet, de trabajos académicos, de libros…). Más allá de eso, lo que queda claro e inamovible son las experiencias personales de miles de usuarios entregados a su magia, las vivencias únicas y posiblemente más de una lágrima derramada. Journey es un juego para llevar como compañía en este viaje que es la vida.

Telling Lies (2019)

Puro juego de autor, Telling Lies muestra su potente narrativa a partir de la interacción del jugador con las piezas de un enorme puzle. Tras el mítico Her Story, Sam Barlow pierde frescura pero gana en recursos. Decenas de clips de vídeo en los que bucear donde entregados personajes (un actor y tres actrices la mar de convincentes en sus interpretaciones) nos cuentan su sesgada visión de las relaciones que comparten. Interesantísimo ejercicio de película interactiva que va muchísimo más allá de los habituales exponentes de este subgénero.

Kentucky Route Zero: TV Edition (2019)

Kentucky arrancó su periplo en kickstarter en 2011. Seccionado por capítulos, la esperadísima conclusión se hizo esperar tanto que se dudó seriamente de que llegara algún día. Con el juego completo Annapurna se encargó de llevarlo a consolas. Se trata de un título con un gran culto a su alrededor, ambientado en una realidad de potente magnetismo y música bluegrass, con tintes surrealistas Lynchianos y aroma de realismo mágico. Absolutamente único.

Sayonara Wild Hearts (2019)

Con semejante plantel de juegos imprescindibles en 2019 (habría que sumar Wattam, surrealismo infantil que puede recordar a Noby Noby Boy) ¿qué más podía ofrecer Annapurna? Pues nada menos que Sayonara Wild Hearts, una explosión de jugabilidad directa, flashes, buen rollo, la dirección artística más molona del mundo y una música arrebatadora. O lo que es lo mismo, amor a raudales, por toneladas. Es imposible no caer rendido ante este juego. Menudo año para la distribuidora, aquel 2019.

If Found (2020)

El año de la pandemia también trajo retrasos. En 2020 nos quedamos sin los interesantes 12 minutes, The Artful Scape y Last Stop, pero sí que llegaron un par de títulos con los que se mantuvo el nivel de calidad. If Found, del estudio Dreamfeel formado por personas queer y no binarias, nos regalaban una experiencia de primer nivel en forma de visual novel. Personajes LGTBQ dibujados a mano protagonizan una historia ambientada en 1993 donde el mundo se va al garete a ritmo de rocanrol. It Founds es de esos juegos que, una vez los disfrutas, no haces más que dar la turra para que no se le escape a nadie.

The Pathless (2020)

Ya lo comentamos por aquí en nuestro análisis, The Pathless nos sorprendió mucho con su limpieza, humildad y elegancia. Una aventura en la inexplorada periferia de todo lo conocido, una acción basada en el deslizamiento que engancha en pocos segundos, unos sencillos pero bellos gráficos y una historia de superación que se extiende en su disfrute más allá de su final. Ah, y un águila al que podemos acariciar con una sencilla mecánica que es purito placer.

Maquette (2021)

Y llegamos a 2021 con fuerza. Juego amable en apariencia, cuesta creer que esos bellos escenarios de cuento encierren la experiencia vital de una relación de pareja. Ingenioso en su mecánica que nos hace jugar con objetos entre distintas escalas, Maquette sobresale por lo que tiene que contarnos. La pareja protagonista está interpretada por Seth Gabel y Bryce Dallas Howard, matrimonio en la vida real, y eso le da un plus de credibilidad a un guion de por sí brillante en su naturalidad. Una pequeña delicia que es también un caramelo envenenado.

Un futuro que escalar a medio plazo

El pasado 2020 se cerró con Annapurna Ultimate PS4 Collection, una elegante caja con juegos muy celebrados de la distribuidora, algunos de ellos no disponibles en físico hasta ese momento. El pack, con diseño a cargo de la prestigiosa empresa especialidada iam8bits, incluye: What Remains of Edith Finch, Outer Wilds, Gorogoa, Donut County, Telling Lies, Kentuky Route Zero, Sayonara Wild Hearts y Wattam. Este año en curso nos debería traer los retrasados 12 minutes, The Artful Scape y Last Stop y los ya anunciados en eventos de la actual generación Stray, Due Process y Solar Ash Kingdom, aunque es posible que alguno se vaya a 2022.

A principios de año publicábamos en Meristation que 12 minutes había terminado su desarrollo y entraba en postproducción, así que sus cuatro paredes en vista cenital deberían llegar a nuestros hogares este año. Stray brilló con estilo felino entre colores saturados en un evento de PS5 y Due Process es la incursión de la distribuidora en los shoother multijugador online, eso sí y como no podía ser de otra forma, con ciertos elementos que llaman la atención más allá de lugares comunes. Solar Ash Kingdom es de los creadores de Hyper Light Drifter subiendo la apuesta con un título que, sorpresa, recuerda más de la cuenta al recientísimo The Pathless. Es algo nada habitual en Annapurna que, esperemos, sea casualidad y excepción en un catálogo que brilla precisamente por su eclecticismo y heterogeneidad.

The Artful Scape pone de nuevo las cosas en su sitio con un combo de estética y gameplay a la altura de los mejores títulos ya disfrutados. Cada fotograma de este juego valdría como portada de un disco de psicodelia de los sesenta o de rock sinfónico setentero, que parecen los lugares a los que apunta con su exceso visual y musical. Por último, Last Stop es una aventura gráfica moderna que nos brinda una historia muy loca a tres bandas de los creadores del fantástico Virginia. No hay dudas de lo que nos viene a medio plazo, como podéis comprobar.

Annapurna es uno de los ochomiles más peligrosos de escalar del mundo, también significa en sánscrito Diosa de las Cosechas o de la Abundancia. Annapurna Interactive no asusta, por el contrario, dan ganas de quedarse a vivir en sus juegos para siempre. Tampoco distribuyen juegos en abundancia, pero esta sí es desbordante en calidad y calidez. Sería injusto etiquetarles de cool, hipster, intelectuales o modernos porque lo que hacen está por encima de todo eso. Son una distribuidora con un gusto exquisito donde las mentes inquietas encuentran comprensión y cobijo. También son tan únicos que habría que inventarlos si no existieran. Afortunadamente están aquí y están dispuestos a ser fieles a aquel objetivo bajo el que nacieron: sacar juegos personales, emocionales y originales. Cada vez que lo consiguen, lo que sacan de nosotros es una sonrisa.

What Remains of Edith Finch

Giant Sparrow presenta What Remains of Edith Finch, una aventura de misterio para PCPlayStation 4, Xbox One y Switch de los creadores de The Unfinished Swan en la que deberemos investigar una misteriosa maldición que azota nuestra familia desde hace más de un siglo.

What Remains of Edith Finch