Override 2: Super Mech League
Override 2: Super Mech League
Carátula de Override 2: Super Mech League

Override 2: Super Mech League, Análisis PS4

Luchar con robots mola un montón. Luchar en Override 2: Super Mech League para PS4, PS5, Xbox One, Series X|S, Switch y PC quizás no tanto.. o sí.

Hoy tenemos entre manos la continuación de un videojuego que quizás nadie esperaba pero que se ha materializado para PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series X|S, Nintendo Switch y ordenadores. Hablamos de Override 2: Super Mech League, un título de “roboces” dándose de leches que, como en su primera entrega, podría mejorarse mucho más.

Para este texto hemos tenido la oportunidad de probar la versión para PlayStation 4 y ya os podemos adelantar que en el caso de no ser suscriptor de PlayStation Plus poco o nada vas a disfrutar con este juego de los brasileños The Balance Inc. . Al menos, eso sí, se atreven a lanzar una propuesta diferente a lo que vemos a diario en el catálogo de cualquier consola.

Tornillos y más tornillos

Override 2: Super Mech League es un título de lucha en tres dimensiones en el que utilizamos robots en lugar de humanos. ¿Os acordáis de las enormes masas de hierro de Pacific Rim o los monstruos mecánicos de Mazinger Z? Pues de ese palo son los robots que podemos controlar en este videojuego, todos originales, eso sí. No obstante podemos hacernos con un DLC dedicado a Ultraman en el que tomamos su control en el campo de batalla.

Como hemos comentado un poco más arriba, el videojuego está enteramente centrado, salvo pequeñas excepciones, en que el jugador tenga conexión a internet para combatir. No tiene modo historia como sí tenía su primera entrega, por lo que todos los modos de juego son para disfrutarse contra otros jugadores ya sea en equipo o como rivales. Si no cuentas con una suscripción a PlayStation Plus en el caso de comprar el título para PS4 o PS5, mucho nos tememos que va a ser tirar el dinero.

De hecho el juego está tan centrado en ello que, al menos, lo que hay está genial. Hay modos para uno o varios jugadores, lucha en equipo, el último en pie y todos ellos muy configurables. Por ejemplo, podemos jugar con otros poseedores del título y también añadir robots controlados por la inteligencia artificial del programa, que dicho sea de paso no es muy allá.

La chicha, como siempre, está en subir posiciones en la Liga de Mechas para así verse las caras con otros jugadores con más habilidad que los recién llegados a Override 2: Super Mech League. Según vayamos subiendo escalafones obtenemos dinero para hacernos con otros luchadores metálicos, comprar mejoras, skins y similares. El problema, y no solo ocurre con esta modalidad, es que el videojuego no es muy popular y encontrar partida a veces no es tan fácil, algo que para un juego enteramente online es poco más que una tumba.

Si el título tuviera una mecánica de juego agradable, pulida y llena de posibilidades la cosa mejoraría un montón, pero no es así. Hay botones para cada extremidad de los robots, combinaciones para agarres y un par de combos que encadenar, pero nada más. Este control tan extraño no deja mucho margen para sorprender al usuario y con tan solo realizar el tutorial sabremos el potencial que tienen estas bestias mecánicas. Aparte de esto, cada robot cuenta con un ataque especial —y armas temporales que aparecen en los escenarios— que podemos llevar a cabo si permanecemos inmóvil en un haz de luz que aparece en el escenario de vez en cuando. Eso sí, no esperéis una orgía de luces y sonido porque son ataques bastante discretos.

Por otra parte tenemos nueve escenarios que no son demasiado grandes, que se destruyen —aunque no demasiado creíbles— y una cámara que es una patada en… bueno, ya sabéis donde. Para rematar, el control de los robots es algo tosco y a veces no responden bien a las pulsaciones del mando. Siguiendo con las cifras, tenemos una veintena de luchadores disponibles para la acción con unos diseños que, esto sí, son espectaculares. Algunos son de forma humanoide, de los que estamos acostumbrados a ver en cualquier anime nipón, mientras que otros son algo más.. extraños. Pero sí, el diseño de estas bestias es muy bueno.

Más viejo que nuevo

En cuanto al potencial sonoro y gráfico estamos ante un videojuego que cumple sin más. The Balance Inc. ha desarrollado Override 2: Super Mech League bajo el motor Unreal 4 y eso quiere decir que lo que se ve en pantalla tiene, al menos, un mínimo de calidad. En este caso así es, sin más. Tanto los robots como los escenarios están muy bien construidos y sin fisuras de ningún tipo. La imagen carranquea un poco en algunos momentos pero nada que nos haga echarnos las manos a la cabeza. Es posible que moleste más el movimiento lento de los protagonistas que la velocidad de imagen en sí. Lo que sí que hay que tener en cuenta es que los escenarios son algo pobres, faltos de detalles y que apenas se destruyen. Como decimos, escueto sin más en este apartado, posiblemente por ser un juego intergeneracional que sale para multitud de plataformas.

Tanto la banda sonora como los “efectos especiales” es un poco más de lo mismo, digamos que están porque debe haber música de fondo que ambiente, nada más. Son sencillas, ambientan y los efectos de sonido están bien. Los textos llegan en castellano, aunque tampoco hay mucha tela que cortar y hemos visto varios errores en la localización.

CONCLUSIÓN

Override 2: Super Mech League es un juego bastante simplón en todos los aspectos pero que puede dar unas cuantas horas de pique si somos de enfrentarnos contra jugadores de medio mundo o tenemos un grupo de amigos que posean el videojuego. Si no es el caso, el título brasileño puede ser obviado ya que es puramente online y en caso de no contar con una suscripción o no ser fanáticos de medir vuestra habilidad contra otros, no merece la pena su adquisición. Hay una veintena de luchadores muy atractivos, nueve escenarios ramplones y pocos combos de ataque.

LO MEJOR

  • El diseño de los robots es genial.
  • Muy divertido si cuentas con amigos en el modo online.

LO PEOR

  • Apenas combos en los luchadores.
  • Escenarios vacíos y muy simples.
  • Exclusivo online. Y sin muchos jugadores.
  • Los bots no son muy inteligentes.
  • Apartado técnico y sonoro justito.
5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.