Capturando

EzRecorder 330 de Avermedia, análisis. capturadora y streaming sin PC (y añadido para retro)

Analizamos la nueva capturadora "standalone" con opciones para grabar consolas retro de manera sencilla. Una apuesta potente y de fácil uso.

El mundo de las capturadoras ofrece propuestas para todos los gustos. Desde las que van conectadas a la placa del ordenador hasta las clásicas que hacen de intermediario entre la consola y nuestro compatible. En los últimos años también ha ido creciendo la presencia de un tipo de capturadora más ágil y directa: la que funciona standalone, y puede capturar sin necesidad de PC de por medio. Es el caso de la Avermedia EzRecorder 330, que salió a la venta este mes de febrero y que hemos podido probar durante varios días. El resultado es de lo más sorprendente. Capacidad de capturar y hacer streaming sin el PC y también con un añadido pensado para quienes quieran capturar -o emitir- juegos de corte retro. Os lo mostramos.

La EzRecorder 330 soporta una resolución de 4K y 60 frames por segundo, la salida de imagen tiene la misma resolución aunque su capacidad de capturar es de 1080p y 60fps. Codifica los vídeos en H.265, permite programar grabaciones, hacer momentos destacados con un solo botón y realizar streamings de manera directa. Cuenta con un diseño compacto en el que encontramos distintas posibilidades: conectar los cables hdmi, el adaptador de corriente, un cable ethernet para emitir en directo y dos espacios para almacenar los contenidos: una micro sd o un disco duro. Entre sus posibilidades destaca también la presencia de un conector AV IN, que permite conectar mediante compuesto consolas antiguas, pero de esto hablaremos más adelante.

El dispositivo, en definitiva, es un plug and play de manual. Una vez lo tenemos conectado a la corriente, simplemente debemos conectar el hdmi de nuestra consola a la capturadora y sacar otro cable que vaya directamente a la pantalla o monitor. La gestión de dicho dispositivo se realiza a través de un mando a distancia que nos permite escoger la calidad del vídeo y de las capturas de pantalla, así como gestionar también los contenidos que vamos grabando en el disco de memoria. Podremos programar grabaciones, realizar highlights o grabar directamente hasta donde queramos, con la capacidad, además, de poder editar los vídeos desde el mismo dispositivo.

La sencillez con la que podemos usar la capturadora sorprende, porque en pocos minutos podemos capturar a buena calidad para luego traspasarlo allí donde queramos. Destacar que el máximo de nivel de calidad que permite -óptima- sirve para llegar a 40mb por segundo, un dato que se asemeja al máximo nivel de calidad que podemos ver en vídeos de Youtube por su compresión. Es verdad que es algo menos cómodo todo lo referente a la gestión de los contenidos desde el mismo dispositivo, ya que editar partes de los brutos capturados no es tan ágil como podríamos hacerlo desde el PC con una capturadora adaptada a ello. Pero en el fondo, es el precio a pagar por el uso de un dispositivo standalone como este.

El hecho de no tener un PC para ayudarnos en la captura provoca que tengamos que conectar un dispositivo externo de almacenamiento. La plataforma permite HDD y micro SD de 4 TB a 512 gigas. La capturadora, una vez lo detecta, analiza el dispositivo y en pocos momentos está ya preparada para poder usarse con normalidad.

Capacidad para hacer streaming

Otra de las características del dispositivo es precisamente su capacidad para poder hacer streamings sin el PC. Simplemente tenemos que conectar un cable de ethernet e iniciar sesión con nuestro perfil de Youtube, Twitch o Facebook. Con el botón de stream se activa directamente, y, como añadido, podemos conectar un micrófono para poder hablar mientras estamos emitiendo. En este sentido, aunque perdemos la posibilidad de gestionar el directo, sorprende cómo de fácil se puede llevar a cabo una emisión sin apenas intermediarios, algo que para cosas rápidas o sin demasiadas complicaciones puede ser un punto muy a favor.

Conexión retro: capturar el pasado

Aunque sin duda, una de las funciones que más nos ha sorprendido ha sido la capacidad de conectar con un cable AV con consolas de corte retro. Seguramente los amantes de las plataformas más antiguas han estado buscando durante tiempo algun conversor decente que pase de las conexiones de antaño a hdmi sin demasiadas pérdidas. Aquí, podemos conectar nuestros cables a la capturadora y esta emite en la pantalla con bastante fidelidad. Es verdad que perdemos detalles y que la borrosidad en algunos juegos o plataformas es evidente -cosas de no tener scanlines para disimularlo- pero en general, tanto las capturas como las grabaciones de vídeo acaban teniendo un resultado más que competente y sin los problemas de los adaptadores que merodean las tiendas online de medio mundo.

Sin obtener un resultado 1:1 en pantalla -para ello ya existen otros dispositivos bastante más complejos y caros para hacer un traspaso todavía mejor de la imagen- sí que el resultado nos convence y mucho por cómo se ve, la nula presencia de lag a la hora de jugar y la inmediata capacidad de capturar videojuegos de dichas plataformas, algo que no siempre es sencillo de realizar. No al menos usando las consolas originales, claro.

EzRecorder 330 de Avermedia, análisis. capturadora y streaming sin PC (y añadido para retro)
Capturado desde Game Cube con EzRecorder 330

Características principales de EzRecorder 330:

  • 4k & 60fps de señal y 1080p60 de captura
  • Codificación H.265
  • Streaming sin PC
  • Graba en NAS
  • Inputs múltiples
  • Programación de grabación
  • Jugadas destacadas al momento

Conclusión

EzRecorder es una pequeña sorpresa dentro del mundo de las capturadoras. La posibilidad de capturar de forma autónoma, sin necesidad de tener un PC, la convierten en una pieza muy versátil e ideal para grabar sin complicaciones en un momento. Además, las opciones de grabación de consolas retro con el cable AV aporta un plus para este tipo de contendidos, que muchas veces está sujeto a conversores a hdmi de mala calidad o piezas específicas de precio desorbitado solo para trasladar la imagen. La gestión desde la propia capturadora también es un punto a destacar. Por desgracia, hay dos elementos que pueden hacer dudar de su compra. Uno, que no pueda capturar a 4K, algo que se va estableciendo con las nuevas consolas. El otro, que evidentemente perdemos funciones en un streaming sin PC de por medio. Pero ambos factores no quitan que estemos ante una propuesta muy atractiva para quienes quieran adentrarse en el mundo de la grabación de contenidos sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero. Y con funciones que marcan la diferencia.