Intrigas bajo cero

Subnautica: Below Zero; nuestro primer chapuzón en el planeta helado

Os contamos nuestras primeras impresiones de Subnautica Below Zero, la nueva propuesta de Unknown Worlds que es digna sucesora de Subnautica

Un páramo helado en el que solo podemos entrar en calor sumergiéndonos en sus frías aguas. Nuestra respiración subiendo a la superficie es el único sonido además de una misteriosa retransmisión que parece de todo menos humana. Necesitamos comer, necesitamos beber y necesitamos respuestas. Esto y mucho más es Subnautica: Below Zero, la secuela de Subnautica que nos ha mostrado Unknown Worlds Entretaiment en su fase de early access. Hemos tenido la oportunidad de hablar con el equipo de desarrollo y bucear en el título de primera mano para traeros nuestras impresiones sobre esta aventura bajo cero.

Sobrevivir para explorar

Al igual que su entrega predecesora, más que un título de supervivencia, Subnautica: Below Zero es una aventura en la que tenemos que tenemos que sobrevivir para descubrir la verdad. Es decir, no se trata únicamente de lograr pasar el día a día y mejorar las instalaciones de la base: hay una razón por la que estamos ahí, una historia que desentramar y misterios que resolver. Por supuesto, avanzar en la tecnología de la que disponemos hará mucho más asequible el trasladarnos por las tierras desconocidas del planeta 4546B, pero al igual que su homónimo predecesor, Subnautica: Below Zero va más allá.

Insistimos en mencionar al primer título de la saga porque estamos ante un digno sucesor del mismo. La narrativa, la búsqueda de Sam por parte de Robin, la historia del planeta y de las sorpresas que nos encontramos en él, todo se cuenta de forma implícita en el ambiente submarino y terrestre que exploramos de forma progresiva. No tenemos que matar a criaturas, sino comprenderlas, estudiarlas y aprender a convivir con ellas. Aunque es cierto que una ruta vegana sería muy ineficiente teniendo en cuenta las circunstancias en las que se encuentra Robin.

Además de unos paisajes preciosos tanto bajo el agua como en la superficie, Subnautica Below Zero trae a los jugadores nuevas criaturas y herramientas tecnológicas. No vamos a entrar en el terreno de las sorpresas para evitar destripes, pero queremos recalcar que la satisfacción de poder trasladarnos cien metros más que en la última incursión puede suponer descubrir respuestas aterradoras a preguntas que no nos habíamos atrevido a plantear sobre el mundo en el que aterrizamos y los seres que viven en él. Esta narrativa ambiental otorga al aspecto de la supervivencia un aliciente del que muchos títulos del género suelen escasear, y es la progresión argumental de la historia de Robin y Sam. Todo esto se complementa con una banda sonora mágica y para nada intrusiva, que de forma misteriosa no interfiere con la sensación de presión de estar a cien metros bajo la superficie del mar sino que lo complementa. Eso sí, el final de la trama solo podrá ser descubierta por los jugadores cuando salga la versión final del juego.

Gracias a la fase de acceso anticipado, los jugadores pueden ver nuestros planes, progreso, éxitos y fracasos. Así es como construimos el Subnautica original. Involucrando al jugador en el desarrollo y teniendo en cuenta sus comentarios al respecto creamos un juego mejor.”

Unknown Worlds

Un chapuzón familiar pero diferente

Durante los dos años que lleva el título en fase de acceso anticipado el equipo de Unknown Worlds ha escuchado a la comunidad, no solo para la solución de bugs y errores sino también para añadidos que concuerden con la idea inicial del proyecto. Por ejemplo, una de las grandes aportaciones de la comunidad es un pequeño pingüino robot que se puede mimetizar con la fauna del lugar para conseguir imágenes de primera mano e incluso sacarse selfies con otros pingüinos orgánicos de múltiples ojos. También se han añadido algunas criaturas marinas que pueden servir como transporte para la buceadora protagonista, nuevas herramientas y vehículos así como peligros, en su mayoría derivados de las temperaturas extremas que tenemos que enfrentar. Por supuesto, también han optado por mantener algunos elementos del primer título que tuvieron éxito entre los jugadores, como es el caso de la Jukebox y otros elementos dedicados a la decoración de la base.

Otra diferencia que notamos especialmente durante los primeros compases de la aventura es el sentimiento de soledad. Ya no tenemos a esa voz omnipotente que nos guía por el bioma helado, sino que tendremos que hacer frente a las adversidades que encontramos con la única compañía de grabaciones y mensajes que podemos revisar en nuestra PDA. Para los que entren de nuevas en el universo puede ser un poco complicado al principio, pero nada que no se pueda solventar con un poco de exploración en el menú y unos minutos recolectando comida y aerosacos alrededor de la base. Por otro lado, los que estén familiarizados con Subnautica avanzarán de forma más eficiente y dando pasos más decididos, pero también tendrán que adaptarse a algunos cambios de paradigma que se justifican en la ambientación helada del nuevo planeta.

En este ambiente de peligro que se acerca más a la narrativa de la ciencia ficción que del horror, también han querido desarrollar nuevos planteamientos en los modos de juego. Sigue disponible el modo supervivencia estándar, el extremo y el creativo, todos ellos con sus correspondientes acercamientos. En el extremo cualquier muerte supone el fin de la partida al completo, mientras que si optamos por el creativo no tendremos limitaciones en cuanto a materiales y objetos. También han comentado que les gustaría implementar un modo de relajación, que se centre en un submarinismo relajado.

El equipo también ha trabajado en añadir opciones de accesibilidad que permiten que más personas puedan disfrutar del título. Entre ellas podemos destacar un modo que resalta los objetos con los que se puede interactuar de forma inequívoca, lo cual facilita mucho la exploración y obtención de recursos. También tenemos la opción de que el juego se pause cuando abrimos el menú, de forma que podemos revisar recetas y registros sin riesgo a ahogarnos mientras lo hacemos. Han confirmado que podremos disfrutar de esta aventura en todas las plataformas, desde PS5 hasta Xbox Series pasando por Nintedo Switch y, por supuesto, PC. En las propias palabras del equipo, han trabajado en que la experiencia con mando sea satisfactoria, acaban de terminar de pulir la vibración en los mismos y no descartan hacer algo enfocado especialmente a las funciones que ofrece el DualSense.

En cuanto a problemas técnicos, son pocos con los que nos hemos cruzado. El juego es una delicia visual y se ve de forma fluida en la versión de PC que hemos podido probar. Si bien es cierto que hemos experimentado bajones de frames a la hora de cruzarnos, por ejemplo, con un banco de peces especialmente grande, no es frecuente y no afecta a la experiencia de juego. También hemos atravesado alguna textura a la hora de subir a la superficie, lo cual es comprensible teniendo en cuenta de que el título se encuentra todavía en fase de acceso anticipado.

La continuación de una experiencia especial

Subnautica: Below Zero es un título que, por cada paso que avanzamos en él, tenemos ganas de dar cien más. Cada pequeño hallazgo se siente a la ven nimio en un mundo tan amplio y a su vez fundamental para la apertura de puertas a nuevos sitios por explorar. Conseguir la fibra de alga necesaria para fabricar unas aletas puede suponer que nademos unos pocos metros más profundo, lo que implica que podemos toparnos con una cueva repleta de secretos narrativos y nuevos materiales. Esta sensación de mejora exponencial y constante permanece a lo largo de todas las horas de juego de Subnautica Below Zero: si no queremos avanzar por la misteriosa historia lo haremos para probar una nueva herramienta que acabamos de construir, y si no es el caso lo haremos para explorar una nueva zona a la que acabamos de conseguir acceso.

La experiencia se complementa con una banda sonora que añade un ambiente casi mágico a nuestras expediciones submarinas y un apartado técnico que hace justicia a los increíbles paisajes del planeta 4546B que podremos disfrutar durante nuestra aventura. Por supuesto, la parte jugable es lo suficientemente satisfactoria como para hacerse valer por sí misma, pero recomendamos encarecidamente entretenerse en los archivos de audio y mensajes que podremos recolectar durante las horas de juego, ya que añaden una capa de profundidad y sentido que mejoran muchísimo la calidad de la aventura.

Para los jugadores que vengan de la primera entrega será una delicia volver a experimentar lo que tiene que ofrecer el universo de Subnautica y, de nuevo, ver su base y recursos crecer y expandirse mientras buscamos a Sam. Por otro lado, los potenciales jugadores que pongan por primera vez una aleta en la saga de Unknown Worlds podrán disfrutar de la experiencia sin quedarse atrás, ya que se trata de una historia diferente y que se defiende por sí misma tanto en lo narrativo como en lo jugable. Nos encontraremos con un mapa de mayor tamaño que en la primera entrega, nuevos misterios y sorprendentes criaturas que hacen de Subnautica: Below Zero una experiencia única y recomendable para todo amante del género y del submarinismo.

Subnautica: Below Zero

Subnautica: Below Zero es un juego de aventura submarina ambientado en un mundo oceánico alienígena. Este nuevo capítulo forma parte del universo de Subnautica a cargo de Unknown Worlds para PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5, Xbox Series y Switch.

Subnautica: Below Zero