Golden Force
Golden Force
Carátula de Golden Force

Análisis de Golden Force: piratas, mercenarios y píxeles

Desgranamos la nueva propuesta de Storybird Games, Golden Force, un plataformas de acción de scroll lateral 2D y estética pixel art que es todo un desafío

Vivimos unos tiempos cuanto menos inquietantes e inciertos en los que suena más apetecible que nunca ser un dragón mercenario que quiere cobrar la recompensa por la cabeza del rey Demonio. Y ese es precisamente el argumento simple pero práctico de Golden Force, un plataformas de acción de scroll lateral 2D y estética pixel art que no revoluciona la fórmula pero nos ofrece unas cuantas horas de entretenimiento. Es la nueva propuesta del estudio Storybird Games, autores juegos como Aggelos. En el presente análisis desgranamos todos los aspectos tanto positivos como negativos del título, los cuales adelantamos que se concentran especialmente en el apartado técnico del título.

Plataformas que apelan a la nostalgia

Desde el primer momento en el que iniciamos Golden Force sentimos un sentimiento de familiaridad pese a ser la primera vez que vemos la pantalla de título. No es de extrañar, ya que el título se ciñe a la estética y jugabilidad que tantas veces hemos experimentado en obras del mismo género. Desde sus sprites hasta la banda sonora, pasando por ambientación y animaciones dejan claro que nos encontramos ante un título que apela a los plataformas de vieja escuela y que aspira a ofrecernos una experiencia similar.

Y la verdad es que lo consigue. Sus niveles no reinventan la rueda, no hacen nada que no hayamos visto antes, pero eso no quita que nos hayan sorprendido en más de una ocasión y haciendo que cada mundo tenga su propia personalidad. Porque si, los diferentes niveles de Golden Force se dividen en varias islas de un archipiélago, cada una de ellas con sus correspondientes fases y jefes finales. Encontraremos retos en cuanto a plataformas, pequeños puzles simples hechos con mecanismos como palancas y botones, diferentes caminos para llegar a la meta, coleccionables que suponen un reto conseguir… La variedad de elementos y de posibilidades hace que el título apunte a la rejugabilidad, lo cual se ve reforzado por las puntuaciones que obtenemos al final de cada fase. El tiempo, los coleccionables y las monedas recolectadas se califican individualmente, lo que genera la ya conocida necesidad mejorar nuestras propias marcas. Esto, sumado a la endiablada dificultad de algunas fases y jefes, promete muchas horas de diversión a los jugadores aficionados a superarse a sí mismos en retos que parecen imposibles.

Pero no olvidemos que encarnamos a un grupo de mercenarios y nuestro objetivo final es amasar una buena cantidad de oro. Y, por supuesto, tendremos que gastar nuestra recién adquirida fortuna en el comercio local si no queremos que la economía del pixelado mundo de Golden Force se vaya a pique. Por eso mismo, desde el mapa siempre tenemos la posibilidad de acceder a la tienda del barco, donde el capitán estará dispuesto a vendernos recursos de lo más interesantes que nos darán diferentes ventajas a la hora de luchar a cambio de monedas y otros coleccionables. Es en este apartado, quizá, en el que puede haber más inconvenientes respecto al idioma en el que nos llega el título: sus textos están únicamente disponibles en inglés. Las descripciones de los artículos son sencillas y poco extensas, por lo que no debería suponer un gran problema aunque no se controle el idioma. De todas maneras, nos parece relevante y necesario señalarlo.

En cuanto a los personajes, si bien es cierto que hay cuatro diferentes entre los que elegir, lo único que varía entre los mismos es su estética, ya que los ataques y movimientos son idénticos. Nos habría gustado que ya que se dan múltiples opciones, estas sirvieran para afrontar los niveles y las batallas de formas diversas. Por el contrario, el diseño de los enemigos y especialmente de los jefes finales son originales, sus diferentes fases son llamativas y no se limitan únicamente a cambiar el patrón de ataque y hacer cada minuto que pasamos en combate mucho más frenético y complicado (que también), sino que justifica los cambios en su narrativa haciendo que esbocemos más de una sonrisa por ocurrencias que no queremos destripar.

El apartado técnico, su principal problema

El mayor inconveniente con el que nos hemos topado en el juego es, sin duda, su apartado técnico. Al menos en su versión de Nintendo Switch, que es la que hemos podido probar para escribir este análisis. En modo solitario hemos sufrido tirones de frames en los momentos en los que hay muchos enemigos en pantalla o, simplemente, muchos elementos. Por ejemplo, al golpear varias calaveras para accionar un mecanismo el título se ha quedado prácticamente congelado hasta que las calaveras han terminado de moverse. De igual manera, y para nuestro disgusto, el juego también se ha crasheado en más de una ocasión. Obviamente, estos cierres inesperados afectan a la experiencia de juego, especialmente cuando ocurre en el momento en el que el jefe final de turno solo tiene un 1% de la vida. También nos ha ocurrido en peleas contra jefes finales que al cambiar de fase en la batalla regresamos sin explicación al punto de guardado anterior, lo cual nos ha hecho repetir el enfrentamiento desde el principio.

Sin embargo, estos detalles son especialmente problemáticos cuando entramos en el terreno de dos jugadores. Tenemos la opción de disfrutar del título en cooperativo local, siempre que contemos con dos pares de mandos para la consola de Nintendo, ya que no está adaptado para poder compartir un Joy-Con con cada jugador. Pero todas las dificultades técnicas mencionadas en el párrafo anterior se multiplican de forma preocupante cuando son dos los jugadores en pantalla. Y ya no se trata solo de bajones de frames y crasheos constantes, sino que se dificulta mucho el avanzar cuando uno de los dos se cae o se queda atrás. Cuando esto ocurre, el segundo jugador aparece en un círculo en la esquina de la pantalla. Si no se tratara de un título de plataformas esta solución sería aceptable, pero el poco campo de visión que permite el círculo en cuestión no permite visualizar las plataformas de alrededor, por lo que avanzar para reunirte con tu compañero es sumamente complicado. En este caso hubiéramos preferido que se recurriera a la pantalla momentáneamente dividida antes que a este recurso.

Una buena base que necesita ser pulida

Pese a todas las dificultades técnicas del apartado anterior, hemos disfrutado de Golden Force en gran medida. No es especialmente original, pero sí ocurrente y se nota el mimo que tiene detrás. Es un gran reto para jugadores que disfruten batiendo records y puntuaciones, y agradable y entretenido a los mandos. Tenemos confianza en que los problemas técnicos que hemos experimentado en la versión para la híbrida de Nintendo se solucionen mediante parches futuros. Confiamos en que, de esta forma, el título sea mucho más disfrutable en un futuro cercano, especialmente en el modo de dos jugadores. Es un título que tiene potencial y que cualquier amante del género disfrutará durante horas siempre que esté dispuesto a pasar por alto los fallos técnicos del mismo.

A fin de cuentas, es un buen título para pasar estos meses de calma en el panorama en la actualidad de la industria, en la que escasean lanzamientos y grandes novedades a partes iguales. Golden Force estará disponible para Nintendo Switch y Xbox One en 28 de enero, mientras que se espera su llegada a PC y PS4 un día sin determinar de este mismo año.

CONCLUSIÓN

Golden Force es una propuesta fiel al género al que pertenece, que ofrece muchas horas de diversión a aquellos que disfruten batiendo records y mejorando tiempos. Se nota su mimo en lo estético y en el diseño de los jefes finales, así como en la diferenciación de niveles, lo que provoca que cada uno de ellos tenga su propia y marcada personalidad. Sin embargo, la versión de Nintendo Switch sufre problemas técnicos que afectan a la experiencia de juego y hace muy molesto el modo cooperativo local. Es probable que estas taras se solucionen en parches posteriores, haciendo de Golden Force una experiencia totalmente recomendable para los amantes del género y de los retos con grandes niveles de dificultad.

LO MEJOR

  • Originalidad en los jefes finales
  • Adictivo y entretenido
  • Mucha rejugabilidad
  • Mimo en su estética y diseño

LO PEOR

  • Tirones de frames y crasheos
  • Modo cooperativo prácticamente injugable
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.