Análisis

Dragon Ball Super, capítulo 68: la sed de venganza de un nuevo peligro para Goku y Vegeta

Granola, el superviviente. Así se llama la nueva historia que va a poner en peligro todo el universo y que deja a los saiyans en el punto de mira.

Dragon Ball Super ha estrenado hoy un nuevo capítulo, el 68, del manga que se puede consultar de manera gratuita a través de la aplicación Manga Plus, donde se encuentra traducido al castellano como pasa cada mes. En él podemos ver el segundo capítulo del nuevo arco de Granola, el superviviente, un personaje que vimos en el capítulo 67 como asaltaba una nave para llevarse lo que quedaba de Siete Tres, uno de los enemigos con los que lucharon Goku y compañía durante el arco de Moro. Ahora conocemos más detalles de este nuevo personaje y de lo que está por venir. Lo explicamos, con destripes, a continuación.

Al principio vemos una pesadilla de Granola, que sueña con un asalto de los saiyans en su forma Ozaru en lo que se supone es el planeta donde vívia. Cabe destacar que el gran mono que vemos en las imágenes podría ser, por la cicatriz, el mismísimo Bardock, aunque ya veremos si se confirma. Por lo visto, Granola es el único superviviente de una raza que cayó a manos de Freezer y de los saiyans, y quiere clamar venganza ante ambos aunque cree que tanto el emperador como la raza de Vegeta y los demás están ya muertos.

Mientras esto sucede, vemos como Goku y Vegeta están entrenando en el planeta de Bills. Goku ya controla la transformación Ultrainstinto, pero tal y como le dice Whis, esto es "solo el punto de partida"; y todavia tiene mucho margen de mejora. Sin ir más lejos, Whis es mucho mejor que Goku y el Gran Sacerdote es mejor que el propio ángel. Por su parte, Vegeta no cree que esta transformación le sirva a él, y Bills le cuenta que hay otro camino que usan los Dioses de la Destrucción. Vegeta, interesado, va con él a ver si puede saber de qué se trata.

Todo esto se sucede mientras vemos como Granola entrega a Siete Tres a un grupo de piratas espaciales y se emociona al saber que Freezer ha vuelto a la vida. Eso sí, tras unas escenas de acción con un compañero que quería sabotearlo, el propio Granola admite que debe hacerse mucho más fuerte, ser el más fuerte de hecho, para vencer a Freezer. En las propias viñetas se preguntan: ¿El más fuerte del universo?

La última viñeta es reveladora: el pez oráculo que vive con Bills está durmiendo, pero balbucea unas últimas palabras inquietantes: el equilibrio del universo siete se va a romper. Y añade que pronto nacerá el guerrero más fuerte del universo.

De momento se saben pocos detalles más de este nuevo arco. Lo que tenemos encima de la mesa es un superviviente con cuentas pendientes con la época en la que los saiyans trabajaban con Freezer y, por otro lado, un Goku que ya controla el Ultrainstinto y un Vegeta que intentará dominar alguna técnica que le acerque en poder. Mucho se ha hablado de la raza de Granola (viaja al planeta Cereal), de si podía recoger el testigo canon de la idea de los Tsufur, esa especie tan avanzada tecnológicamente que fueron aplastados por los saiyans y que representa toda la historia de Baby en Dragon Ball GT. No parece que vaya por el mismo camino, aunque es pronto para saberlo.