Gama de entrada

La potencia de Xbox Series S aguantará toda la generación, confía el creador de Super Meat Boy

Tommy Refenes defiende el modelo más económico de Microsoft para la actual generación de consolas, que cuenta con prestaciones reducidas.

Xbox Series S es la gama de entrada de Microsoft para la presente generación de consolas. Tommy Refenes, cocreador de Super Meat Boy, no cree que vaya a ser un impedimento o lastre para la firma norteamericana a largo plazo. Si Xbox Series X se presenta como el buque insignia con las máximas prestaciones, este otro modelo ofrece por 299 euros (en vez de 499 euros) una solución más económica a cambio de prescindir del lector de discos, la resolución 4K y algo menos de potencia bruta o RAM.

Su existencia se ha puesto en entredicho en varias ocasione dentro de la industria, aunque hay voces que confían en el desempeño de la máquina durante toda la generación. En palabras para Gaming Bolt, Refenes opina que las diferencias a largo plazo no serán demasiado grandes y que, por ello, las características de Xbox Series S son suficientes para un ciclo de cinco a incluso ocho años.

Ante la pregunta sobre si Xbox Series S aguantará el tipo ante los videojuegos más potentes gráficamente de los próximos años: “Sí, creo que lo hará”, comenta. Aunque es posible que algunas sombras o charcos puedan verse peor con el paso del tiempo, “en general tener un juego funcionando a 1440p a 60FPS está realmente bien. Podrían marcarse diferencias en 5 u 8 años, pero imagino que para entonces incluso Xbox Series X y PS5 se acercarán al final de su ciclo de vida si es que no han sido eclipsadas por sus respectivas versiones mejoradas”, tal como sucedió con PS4 y Xbox One, que al cabo de tres-cuatro años recibieron su modelo superior intergeneracional, Ps4 Pro y Xbox One X.

Xbox Series X vs Xbox Series S, diferencias principales

Desde MeriStation publicamos una comparativa entre Xbox Series X y Xbox Series S una vez supimos las especificaciones de ambas máquinas. A grandes rasgos, las diferencias —al margen de lo estético, donde una es ostensiblemente más grande en dimensiones que la otra— más notables llegan de la mano de la GPU, con 12 TFLOPS para la primera y 4 TFLOPS para la segunda, el recorte en resolución, que se queda en 1440p en Xbxo Series S, o la memoria interna, que en vez de 1 TB es de 512 GB.

Asimismo, la memoria RAM pasa de 16 GB a 10 GB, mientras que la velocidad de la CPU es ligeramente inferior. Para finalizar, el lector de discos: Xbox Series S solo es compatible con el formato digital. Todo eso se traduce en una diferencia de 200 euros. Depende de cada uno elegir cuál se adapta más a sí mismo; por nuestra parte, después de utilizarla durante varios meses, estamos realmente satisfechos con el desempeño general.

Podéis leer nuestro análisis de Super Meat Boy Forever aquí.

Fuente | Gaming Bolt