Remothered: Broken Porcelain
Remothered: Broken Porcelain
Carátula de Remothered: Broken Porcelain

Remothered: Broken Porcelain, análisis. Terror mezclado con problemas técnicos

Analizamos Remothered: Broken Porcelain, la secuela del survival de terror que llega a PS4, Xbox One, Nintendo Switch, y PC.

Todos hemos oído alguna vez eso de "segundas partes nunca fueron buenas". Una afirmación generalizada y que claramente desmentimos, aunque su mensaje haya calado en la sociedad durante muchos años. No podemos negar que cuando nos enfrentamos a una buena entrega es difícil superarla. Difícil, pero no imposible. Con las segundas partes las expectativas cambian, las ilusiones también y fruto de ello, las desilusiones no tardan en aparecer. Hoy en Meristation analizamos Remothered: Broken Porcelain, la secuela del survival de terror Remothered que llega a PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, y PC. ¿Estará a la altura de su antecesor? Todo esto y mucho más os lo descubrimos a continuación.

En 2018 vimos la llegada de Remothered: Tormented Fathers, un juego que consiguió plantarle cara al género survival, y que llegó a nosotros con una grata sorpresa. Un título indie que no solo nos dejó un buen sabor de boca, sino que además de estar nominado en numerosas categorías, fue ganador en el Oniros Awards y los IVGA Awards como mejor juego italiano de 2018. Así que cuando el estudio anunció su secuela, como era de esperar, las expectativas no eran bajas. Tras dos años de espera hemos podido analizar su segunda entrega, un título que bebe de las influencias clásicas de Clock Tower y RE Némesis, y que en esta ocasión se ha adelantado a su fecha oficial de lanzamiento para poder encajar en las fechas de Halloween y pre-navidad con su propia problemática del COVID de por medio. Antes de nada, si os preguntabais si es necesario haber jugado a la primera entrega, os adelantamos que NO es necesario, tendremos una breve secuencia resumen de la entrega pasada, aunque como todo nunca está de más recomendároslo.

Bienvenidos a la mansión Ashmann

Ubicados alrededor de los años 70, nos ponemos en la piel de Jennifer, una joven que recuerda muy poco sobre su pasado y que se encuentra en la mansión Ashmann, un internado reacondicionado para chicas. Nuestro objetivo en el juego consistirá en descifrar todas las incógnitas sobre el pasado de nuestra protagonista en un complejo, oscuro y ambicioso survival horror. Una vez situados en la mansión de Ashmann descubriremos rápidamente las mecánicas del juego, ya que nuestra arma más poderosa en el mismo será el sigilo. Pronto nos daremos cuenta que los que dirigen el lugar actuarán de forma algo extraña y violenta con nosotros, por lo que nuestro cometido será avanzar por la mansión y evitar ser vistos. Deberemos escondernos de nuestros atacantes que nos buscaran de forma incansable durante todo nuestro periplo, a la vez que recolectamos objetos y desciframos las causas que les ha llevado a los miembros del internado a actuar de esta manera.

Jennifer podrá saltar por debajo de las mesas, esconderse en baúles y armarios, además de defenderse (parcialmente) de nuestros enemigos con objetos punzantes. Cogeremos objetos clave y de defensa como cuchillos o tijeras, u otros para generar distracciones como botellas. Los residentes de la mansión no serán hostiles con nosotros, nos perseguirán con la intención de acuchillarnos amablemente a la mínima de cambios. Desde un inicio empezaremos ya en la sombría mansión y sin explicación alguna, deberemos huir y evitar ser atacados o atravesados con unas tijeras cual pincho moruno. Sí, no deja de ser curiosa la manera en la que algunos personajes tratarán de matarnos.

Jugando al gato y al ratón

Además del sigilo tendremos también buenas dosis de backtracking en el mismo, aunque ya advertimos que no será lo mismo que vimos en su anterior versión. En Remothered: Broken Porcelain el uso del mapa es más segmentado y simple que su antecesor, relativizando el backtracking y con ello, la gestión de nuestro inventario. Uno de los elementos que nos plantean en el título son los árboles de habilidades, ya que deberemos gastarlos con objetos que vayamos consiguiendo (alfileres en forma de polilla) que obtendremos en todo el escenario. En ese sentido, un juego en el que su principal mecánica es el sigilo y poco más, sentimos que los árboles de habilidades tienen poca cabida en un título de estas características (dónde además podremos hacer uso de estos en contadas ocasiones). Está claro que el estudio ha querido ir más allá y ser lo suficiente ambicioso con cosas que desde nuestro punto de vista quizás no eran tan necesarias, y con ello ha descuidado otras que sí lo eran (y que comentaremos más adelante).

En cuanto a su aspecto visual será cumplidor, y aunque en su uso del sonido cojeará bastante, nos encontraremos en secuencias de acción que no harán uso del sonido, nos toparemos con numerosos desajustes de voz en el diálogo, y momentos en los que tendremos sonidos tardíos de forma habitual. En definitiva, un uso del sonido mal implementado. Aun así, su hilo musical general funciona bastante bien, nos consigue adentrar en su dramática historia y tenemos que decir que el tema principal (a modo de silbido) es de lo más original, además de ser tremendamente pegadizo.

Vamos directamente a lo que más nos ha gustado, su historia. No podemos negar que estamos ante una trama interesante y compleja. Si ya su primera entrega fue lo suficientemente retorcida (en algunos momentos consiguió dejarnos completamente fuera de sí) esta segunda parte sigue manteniendo su principal atractivo en la narrativa. En este conoceremos el pasado de nuestros personajes, y más sobre el uso del fármaco Phenoxyl (visto ya en la primera entrega), una droga que se creó a partir de polillas parásitas para reprimir y borrar los recuerdos traumáticos que causó con ello terribles efectos secundarios. Esta vez Umbrella no está detrás de esto, lo confirmamos.

Lema del fármaco Phenoxyl: "¿Te han roto el corazón?, ¿Has sufrido malos tratos? ¿Eres un veterano de guerra? En ese caso seguro que sufrirás estrés postraumático. Tenemos la solución a tus problemas, ¡Phenoxyl!. Di adiós a las noches sin dormir y al darle vueltas sin parar al tema. ¡Olvídalo todo por siempre, gracias a Phenoxyl!"

Porcelana rota

Ahora bien, lo que tenemos que destacar negativamente (y con mucha lástima) es el apartado técnico. Como su nombre indica: Broken Porcelain, porcelana rota. El juego está repleto de bugs de IA, de inventario e incluso bugs de avance, que nos han impedido avanzar, y con ello hemos tenido que reiniciar el juego un par de veces. No han sido puntuales, hemos encontrado bastantes fallos y han entorpecido considerablemente su jugabilidad. Después de numerosos parches, su apartado técnico nos ha impedido meternos de pleno en su prometedora historia, sacándonos fácilmente de la pantalla cada dos por tres. Incluso con las cosas más simples como es abrir un cajón hemos tenido dificultades. El hecho de que el estudio adelantase su fecha del lanzamiento ha sido uno de sus claros errores, ya que no es una mala propuesta, podemos decir que su historia esta por encima de la media, y que en lo que ha fallado es que técnicamente no se ha pulido como debía.

Habíamos esperado bastante tiempo para poder jugarlo, y había expectativas. No podemos negar que su historia está a la altura de la primera entrega, pero sentimos que no la hemos podido disfrutar de la misma manera. Los controles en sí mismos, fuera de la gestión de inventario, a veces simplemente no han respondido, lo que hace que en ocasiones sea desesperante si estamos en un escenario donde no ser visto es vitalBroken Porcelain tenía mucho potencial para ser una buena entrega, pero que ha sufrido de unas amplias carencias; desde sus controles deficientes, una trama excesivamente retorcida y una variedad de errores técnicos, que nos ha roto en ocasiones la inmersión en el juego.

Con Remothered: Broken Porcelain hemos tenido satisfacción y desesperación por igual. Con una historia mucho más compleja y bien construida, podemos decir que la definición de como lo han llevado a cabo no ha sido la mejor. Remothered o Rebugthered para los amigos, ha ensuciado la franquicia con una jugabilidad que está a día de hoy en mejorables condiciones. Gracias a la salida de constantes parches de mejora, esperamos que mitiguen estos fallos, y poder jugarlo de nuevo en todo su esplendor.

En contraposición, en esta versión encontraremos personajes más orgánicos, vivos, complejos y con más inquietudes que en Remothered: Tormented Fathers. Una interesante historia que ha quedado en saco roto y en la que sin duda ha sido una de las apuestas más fuertes del estudio. No es un mal juego, es un título que está mal pulido, y al que le han podido las prisas para ser publicado. A pesar de todo, destacamos que es una buena propuesta, con una interesante historia digna de un guion de cine o miniserie de Netflix, y que cuenta con algunos personajes más que carismáticos. Un título en el que su narrativa tiene mucha miga y si empezamos comentándola no acabamos nunca seguro. Un título que tiene evidentes carencias técnicas, pero consigue construir una buena historia que merece la pena descubrir solo y exclusivamente por nuestra propia cuenta. Aún así, esperamos la llegada de nuevos parches que mejoren nuestra experiencia de juego en Remothered. Una apuesta por lo alto en todo los sentidos, tanto para bien como para mal.

Nota: 5

LO MEJOR

  • El desarrollo de la historia y personajes
  • La sólidez de su bso y particularmente de su tema principal
  • Su trama contada desde diferentes líneas temporales

LO PEOR

  • Numerosos errores técnicos y de control
  • La traducción de los subtítulos
  • Su uso en "calzador" del inventario
  • Se echa en falta más ingenio en los puzles y nuevas mecánicas
  • Errores en el uso del sonido

CONCLUSIÓN

Remothered: Broken Porcelain no es una mala propuesta, tiene una interesante y compleja narrativa que se ha visto perjudicada por sus numerosos problemas técnicos, afectando directamente en su jugabilidad y en la experiencia del juego.

5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.