Jurassic World Evolution: Complete Edition
Jurassic World Evolution: Complete Edition
Carátula de Jurassic World Evolution: Complete Edition

Jurassic World Evolution Complete Edition, análisis

Jurassic World Evolution regresa a Nintendo Switch con una ampliada Complete Edition de la mano del estudio Frontier Developments.

Jurassic Park es un mito. Un bonito recuerdo para muchos, a pesar de que perduró en el olvido y la nostalgia por el inevitable paso del tiempo desde 1993. Aunque no sería así para siempre. En 2015 la franquicia cambiaría su suerte. Con la exitosa llegada de Jurassic World en la gran pantalla, nos dejó claro de nuevo que la idea de estar a manos de un parque de criaturas cretácicas no es una buena idea. Sabemos precisamente que no es sencillo jugar a ser dios, aunque en esta ocasión lo intentaremos. En Jurassic World Evolution rencarnaremos animales extintos a través de la biotecnología, desarrollaremos nuevas islas, y lo haremos sin Arcas de Noé de por medio.

Jurassic World Evolution (2018) regresa a Nintendo Switch con una ampliada Complete Edition de la mano del estudio Frontier Developments. En esta, se incluyen las tres expansiones narrativas de Retorno a Jurassic Park, Santuario de Claire y Los secretos de Dr. Henry Wu, además de algunos paquetes descargables adicionales. Encendamos nuestra Switch y subámonos al Jeep para regresar a Isla Nublar. Ahora sí, Bienvenidos a Jurassic Park, digo, Jurassic World Evolution Complete Edition.

Dios crea al dinosaurio. Dios destruye al dinosaurio. Dios crea al hombre. El hombre destruye a Dios. El hombre crea al dinosaurio.

Jurassic Park, 1993

De la extinción, al negocio lúdico-festivo

En Jurassic World Evolution deberemos poner a prueba nuestros recursos y habilidades para el negocio para crear nuestro propio parque jurásico con todo lo bueno y malo que conlleva. Un juego de simulación empresarial que tiene en cuenta la premisa principal de la saga, además de estar repleto de contenido y detalles. ¿Cómo ha sido nuestra experiencia? Sin más preámbulos, empecemos con nuestro trabajo propio de arqueología en Jurassic World Evolution.

Nuestra primera campaña empieza en una pequeña isla tropical llamada Matanceros, una reserva de dinosaurios de lo más inusual. Operado inicialmente por el carismático Dr.Ian Malcom (Jeff Goldblum), nos encontramos con un Jurassic World que está todavía por desarrollar. Nos pondremos al mando para construir, financiar y crear nuevas especies en nuestro particular parque. No estaremos solos, ya que también tendremos la ayuda a través de pinganillo de los expertos Owen Grady (Chris Pratt), Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), Alan Grant (Sam Neill) y Ellie Satler (Laura Dern) que se ocuparán de echarnos un cable cuando lo necesitemos, además de solicitarnos alguna que otra misión. Nuestro objetivo es claro: rentabilizar el parque. Con ello debemos crear nuestras propias especies, acomodarlas en sus respectivas instalaciones, y ser un objetivo turístico lo suficientemente interesante para que nuestros visitantes nos visiten. Además de las campañas principales, encontraremos diferentes modos de juego; un modo desafío y un modo sandbox. El modo sandbox puede ser tentador desde el principio, pero recordemos que no lo podemos jugar hasta que no finalicemos las campañas. En esta ocasión, nos encontramos frente a un título de gestión de recursos puro y duro al más estilo Zoo Tycoon o Planet Zoo, aunque con algunas que otras limitaciones.

Desde un principio, la gran mayoría de nuestros recursos estarán bloqueados y deberemos cumplir con nuestras tareas para desbloquearlos poco a poco. Nada más empezar nuestra aventura por el periplo, nos ofrecerán tres contratos diferentes: Ciencia, Entretenimiento y Seguridad. Estas tres modalidades nos proporcionarán misiones que nos ayudarán a mejorar nuestro parque e investigación, obtener mejoras de construcción y avances en la excavación de fósiles en Jurassic World Evolution, al tiempo que obtenemos ingresos en el parque. Estas tres facciones son con las que lidiaremos a lo largo de cada campaña y deberemos completarlas para mantener a flote nuestro Jurassic World, y esto precisamente no será una tarea sencilla, ya que tendremos con ello también muchos gastos.

Las tres modalidades las tocaremos en mayor o menor medida durante nuestro desarrollo del parque. El contrato de ciencia será una de las razones por la cual los visitantes visitan nuestro parque y motivo por el que deberemos crear e incubar nuevos dinosaurios para llenar las áreas de contención vacías. Mientras, el entretenimiento está centrado en el bienestar de nuestro visitante para crear nuevas atracciones, obtener ingresos, y evitar la problemática caer en la quiebra. Por supuesto, no podemos obviar la seguridad. La seguridad será otra modalidad clave, ya que será uno de los elementos que más nos penalice en el juego, y lo último que queremos ver es que un T-Rex devore a nuestros huéspedes. Es sorprendente lo rápido que perderemos puntos ganados con tanto esfuerzo una vez que nos encontremos en problemas. Porque ya os adelantamos que no todo será un camino de rosas.

Caminando entre dinosaurios

Además del recinto no podemos olvidar lo más importante. La calidad de vida de nuestros dinosaurios. Struthiomimus será nuestra primera especie del juego, y nuestro objetivo será crear un entorno adecuado para él y para el resto de especies que vayamos incorporando. Una vez instalados nuestros dinosaurios, tendremos que alimentarlos, evitar que enfermen, y facilitarles unas instalaciones amplias para mejorar su bienestar. Podremos modificar el entorno, elevar el terreno, añadir árboles, crear lagos, y deberemos garantizar una buena convivencia entre ellos. Las especies más grandes y agresivas no podrán convivir o estar cerca de las más dóciles, por lo que necesitaremos racionar bien nuestro espacio en el parque.

Aquí entra precisamente el inconveniente que encontramos en el juego: el reducido tamaño de las islas. En ese sentido estamos limitados con nuestro terreno de construcción en cada una de las islas, afectando con ello el número de especies que podemos tener en cada una. Aun así, esta idea con el paso del tiempo se perdona, ya que ver a nuestras primeras criaturas en el parque será toda una gozada. En esta ocasión los dinosaurios están lejos de la extinción, ya que estarán repletos de detalles y estaremos más cerca de ellos que nunca.

Jugando con la bioingeniería

En el juego encontramos más de 60 especies de dinosaurios. Es una pena de hecho no encontrarnos con especies acuáticas como el Mosasaurus, o más especies voladoras como el Dimorphodon también vistas en Jurassic World. Especies que esperábamos poder ver y gestionar en el juego, teniendo en cuenta que esta edición incluye todos los DLCS hasta la fecha. En este aspecto, el juego incorpora especies carnívoras y herbívoras clásicos como el T-Rex, o Triceratops, hasta muchas otras hibridas menos conocidas. Cada dinosaurio actúa como lo haría en la pantalla grande, desde las manadas de Velociraptors corriendo por el escenario, hasta la llegada del T-Rex pisando fuerte a través de los árboles. Al igual que en las películas, tenemos la tarea de crear nuestras exhibiciones de dinosaurios y eso significa que necesitaremos ADN. Para crearlos, deberemos enviar a nuestro equipo de paleontólogos a nuevas expediciones para recuperar fósiles, extraer el ADN en el centro fósil una vez que tengamos más del 50% del genoma, e incubar nuestros dinosaurios.

De vuelta en el laboratorio podremos crear nuestras especies y cuanto mayor sea el porcentaje de genoma que hayamos obtenido, más posibilidades tendrá nuestra especie de sobrevivir al período de incubación. Como todo, obviamente, cada incubación nos requerirá una amplia suma de dinero, y en ocasiones nos será escaso. Uno de los claros inconvenientes en este sentido es el uso del temporizador. Tanto la incubación de dinosaurios, la construcción de atracciones, el procesamiento de fósiles y casi todas las demás acciones vienen con un temporizador de dos o tres minutos. Este concepto no habría estado mal planteado para un juego pensado para móvil (con sus propias barras de energía y micropagos), pero en otro tipo de plataformas como es Switch o PC no funciona tan bien, y en ocasiones resulta tremendamente pesado. Si al juego ya le dedicamos una vida entera solo a construir e incubar especies, con el uso del temporizador le dedicaremos dos.

Dinosaurios portátiles: Llegada a Switch

No podemos negar que el estudio Frontier ha hecho un buen trabajo con el título, aunque hay diferencias notables de la versión PC a la de Switch, y era de esperar. En este caso no es una sorpresa descubrir que el mayor cambio en el juego es en el apartado visual. Uno de los primeros aspectos que detectamos al encender el juego es la resolución. Mientras que en el modo TV luce bien, en modo portátil luce con una resolución muy baja y pobre. Si tratamos de hacer zoom o utilizar el modo foto en la modalidad portátil, veremos mucho más esa diferencia. Los dinosaurios están más vivos que nunca y llenos de detalles, pero una vez hagamos zoom en ellos la calidad de imagen se reducirá drásticamente con un evidente downgrate. Con la llegada a Switch la resolución se ha reducido considerablemente, una vez más en un esfuerzo por asegurar un rendimiento estable (añadiendo con ello mucho contenido adicional), y aunque no sea el mejor resultado, podemos decir que en conjunto funciona.

Dado lo detallado que es la totalidad de Jurassic World Evolution, es fácil pensar que los controles también serían complicados de manejar para la versión de Nintendo. Sin embargo, en este caso, el estudio ha conseguido mapear los controles del PC y la consola en los Joy-Cons con éxito, sin hacer que el proceso resulte excesivamente complicado o tosco. De forma bastante intuitiva, tendremos todo nuestro menú y arsenal de acciones en la parte izquierda de la pantalla, facilitando el uso de cada una, y obteniendo la pantalla despejada en todo momento. Algo que se agradece precisamente en este tipo de simuladores pensados en una consola como es Switch.

En cada momento libre que tengamos nos dedicaremos a tareas grandes o pequeñas, como elegir proyectos de investigación, construir nuevas infraestructuras, sistemas eléctricos, e incubar a nuestras propias crías. También podremos hacer uso de vehículos para poder desplazarnos cómodamente por el recinto, ya sea con helicópteros o Jeeps, pudiendo sobrevolar el parque o adentrarnos en la profundidad de la isla a golpe de volante. Los vehículos nos servirán tanto para desplazarnos, reponer comida, usar el modo foto, como para disparar dardos tranquilizantes a los dinosaurios enloquecidos. En ese aspecto, será primordial tener puestos de seguridad armada y refugios a mano en caso de emergencia, no sea que tengamos algún que otro disgusto.

El regreso a las puertas de Jurassic Park

No podemos negar que la estrella del juego son los dinosaurios. Este, sigue siendo el motivo de entrada tanto al parque virtual como en el título en su conjunto. Un título aventajado en cuanto a especies, pero pobre en la gestión de recursos. Sorprende que el estudio Frontier que precisamente tiene experiencia en el género de la simulación y la gestión de parques (Disneyland Adventures o Roller Coaster Tycoon 3) no haya aplicado más conceptos propios de Planet Zoo o Zoo Tycoon; como el uso de ecosistemas, más mejoras financieras, incorporación de criaturas marinas, y más opciones de personalización del propio parque. Un título que se siente algo limitado en cuanto a la creación, personalización de exteriores, incluso en la gestión económica, centrándose en este caso mucho más en las especies.

En contraposición, no deja de ser disfrutable. Podemos decir que Jurassic World Evolution, lejos de ser perfecto, es un título que mantiene bastante intacta la esencia de la franquicia. En este, hemos vivido una experiencia única y llena de nostalgia, que nos recuerda porque amamos tanto la saga. Los fanáticos de Jurassic Park disfrutarán el título con la -breve- llegada del carismático del Dr. Ian Malcom o Owen Grady en nuestras pantallas, con la aparición de los emblemáticos dinosaurios de las primeras películas, y con el regreso al parque original de 1993 con la campaña “Regreso a Jurassic Park”. Sin embargo, incluso para los recién llegados también es fácil sucumbir al atractivo del título y a la idea de criar docenas de miles de dinosaurios. En Jurassic World Evolution Complete Edition disfrutaremos de cada una de las especies, de nuestro periplo por sus islas, y lo haremos acompañados con los personajes más queridos de la franquicia conjuntamente de la magistral banda sonora a cargo de John Williams.

LO MEJOR

  • El nivel de detalle de los dinosaurios
  • La aproximación al universo cinematográfico de la franquicia
  • Su banda sonora y los breves cameos de sus protagonistas

LO PEOR

  • Se echa en falta más libertad de gestión y personalización
  • La ausencia de criaturas acuáticas en una Complete Edition
  • La resolución en modo portátil es muy baja y pobre

CONCLUSIÓN

La experiencia en Jurassic World Evolution Complete Edition es satisfactoria aunque tiene algunas que otras carencias. Su punto fuerte son las especies por encima de todo, aunque nuestras posibilidades de maniobra en el juego serán bastante limitadas en todo momento. Partiendo de esto, los aficionados a este estilo de simuladores se sentirán como en casa, creando nuevas especies, cambiando los precios del mercado y planificando áreas de nuestro recinto para que nuestros visitantes disfruten de la estancia. Una buena adaptación de la franquicia, pero mejorable, y que se siente algo débil y por debajo de las expectativas.

6.8

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.