Pura comodidad

Wolverine V2, análisis para Xbox Series. El salto generacional de Razer con su nuevo mando

Analizamos en exclusiva para España el nuevo Wolverine de Razer para Xbox. Un mando que da pasos al frente importantes en varios frentes.

Razer sigue con su avanzada a la nueva generación de consolas. Si en el estreno de Xbox Series X|S presentamos sus nuevos cascos Kaira y Kaira Pro, que pudimos analizar en Meristation, ahora es el turno de Wolverine V2, la segunda versión del mando pensado para las plataformas de Microsoft y que quiere competir directamente con el mando de las nuevas Series. Motivos para hacerlo tiene. Tras varios días con el mando, os contamos en exclusiva en España qué ofrece el nuevo control de Razer, que sale a la venta por 119.99 euros.

Lo primero que destaca del mando cuando está en nuestras manos es su diseño ergonómico, tremendamente cómodo. Tanto por los agarres antideslizantes como por la propia forma posterior del mando: genera un hueco pronunciado entre los extremos del mando y la zona posterior donde reposan los dedos que no usamos que nos permite acomodar las manos perfectamente. La sensación es que el diseño está pensado para que acoplemos ambas manos con facilidad. Sobre el peso, es bastante ligero: 274 gramos. En conjunto, el nuevo diseño nos parece más compacto y acertado respecto al primer Wolverine, que aunque también es cómodo, tiene una forma bastante más diferente y arriesgada.

El mando cuenta con tres metros de cable, dos botones extras en la zona superior, posibilidad de bloquear los gatillos y entrada para cable jack, todo ello con una disposición al estilo Xbox: stick izquierdo arriba y stick derecho, abajo. Las sensaciones que transmiten son de calidad por los componentes, y marca la diferencia con el tipo de botones que nos ofrece, del estilo mecánicos (meca-táctiles, como dicen en la propia compañía) y que ofrecen una respuesta inmediata y de precisión. Por su parte, la cruceta también tiene este sistema mecánico, y el avance es de lo más relevante.

Con forma de cruz, el sistema meca-táctil para la cruceta nos permite marcar mucho mejor y con precisión los movimientos que queremos realizar tanto en juegos de lucha como en plataformas 2D. La sensación de estar marcando en cada momento la dirección que queremos es muy satisfactoria, y aunque seguramente las diagonales no tienen el nivel de precisión que podemos ver en el mando de Xbox Series con su nueva propuesta de d-pad, la respuesta aquí es totalmente óptima.

Por otro lado, los sticks analógicos se mueven con suavidad, no tienen puntos muertos y dan la respuesta esperada, además de un diámetro algo mayor que el mando de Series que también responden sin problema alguno. En general, todo el mando está diseñado de tal manera que no hay fallo alguno entre lo que queremos hacer y lo que sale en pantalla, más allá claro está de nuestra habilidad. Incluso los botones superiores extras, que se pueden asignar a diversos botones, se alcanzan con más facilidad que otros mandos de Razer, gracias a que el diseño de éste es mucho más compacto.

Eso sí, siendo una propuesta de estas características, no podemos dejar pasar que nos hubiera gustado tener ya algunos botones o levas posteriores. Por último, la función de bloquear el recorrido de los gatillos para disparar a máxima potencia cuando lo queramos es un añadido ya marca de la casa que se agradece sobre todo en shooters, donde vaciar el cargador más rápido que el rival puede marcar la diferencia.

Naturalmente, no falta el botón de guía, el botón de menú y opciones, así como el de compartir. El mando trae consigo opciones de personalización a través de la app de Razer en Xbox, que es totalmente gratuita. En ella podremos reasignar los dos botones superiores extra, así como recalibrar y darle más o menos sensibilidad a los sticks analógicos, pudiendo probar en el momento las diferencias de lo que queremos calibrar para no estar haciendo ensayo-error en los juegos. Destacar que el mando también es compatible con PC si queremos conectarlo a nuestro compatible y disfrutar ahí con él.

El mando se encuentra disponible en razer.com, tiendas RazerStore y otras tiendas seleccionadas. Se pueden consultar especificaciones técnicas y preguntas frecuentes en este enlace.

Conclusión

El primer mando next gen de Razer eleva expectativas y ofrece una propuesta de calidad. Primero, por un diseño compacto que es un acierto, y que mejora en agarres y en comodidad. Después, por los componentes del mismo: desde los botones y d-pad meca-táctiles, con una gran respuesta y sensibilidad, así como los agarres antedeslizantes. Es de los mandos más cómodos que recordamos por cómo se encajan las manos. La sensibilidad de los sticks analógicos y el bloqueo de gatillos son otros elementos a destacar de un mando con botones extras, aunque no en la zona posterior, que da un paso al frente en diseño respecto a su predecesor. Su principal contratiempo es que no quieras jugar con cable, y que la cruceta, aunque es muy buena (y mejor que la anterior) no llega al nivel de la del mando de Series. Por el resto, estamos ante un mando con una ergonomía y una respuesta excelentes.